ZERODOL - Reacciones adversas

Los efectos adversos, en general, son más frecuentes con el uso prolongado y las altas dosis de Ketorolac. Según su frecuencia se clasifican en: Frecuentes: Mayores a 10%. Ocasionales: del 1 al 10%. Raras: Menores al 1%. Generales. Ocasionales: edema. Raros: aumento de peso, fiebre, infecciones, astenia. Gastrointestinales. Frecuentes: náuseas, dispepsia, epigastralgia. Ocasionales: constipación, diarrea, flatulencia, vómitos, estomatitis. Raros: gastritis, eructos, anorexia, sangrado rectal, aumento del apetito, hemorragia gastrointestinal. Cardiovasculares. Ocasionales: hipertensión. Raros: palpitaciones, palidez, síncope. Cutáneas, alérgicas y del sitio de inyección. Frecuentes: edema, dolor en el sitio de inyección. Ocasionales: prurito, rash. Raros: anafilaxia, urticaria, broncoespasmo, edemas laríngeo y/o lingual, envejecimiento facial, dermatitis exfoliativa, síndromes de Lyell y de Stevens-Johnson. Hemolinfáticas. Ocasionales: púrpura. Raros: hemorragia posoperatoria, trombocitopenia, leucopenia. Nerviosas. Frecuentes: cefaleas. Ocasionales: mareos, vértigo, sudoración. Raros: temblores, sueños anormales, alucinaciones, euforia, síntomas extrapiramidales, parestesia, depresión, insomnio, nerviosismo, sed excesiva, boca seca, pensamientos anormales, incapacidad de concentración, hiperquinesia, estupor, convulsiones. Respiratorias. Raros: disnea, edema pulmonar, rinitis, tos. Sensoriales. Raros: alteraciones del gusto, visión anormal, visión borrosa, tinnitus, pérdida de la audición. Urogenitales. Raros: hematuria, proteinuria, oliguria, retención urinaria, poliuria, polaquiuria, insuficiencia renal aguda.