XANAX - Precauciones

General: Suicidio: Como ocurre con otros medicamentos psicotrópicos, se debe tener especial cuidado en lo que respecta a la administración del fármaco y el tamaño de la prescripción para aquellos pacientes severamente deprimidos o a aquellos en quienes existen razones para esperar ideas o planes suicidas. El trastorno de angustia (trastorno de pánico) se ha asociado con trastornos depresivos primarios y mayores, y aumento de los informes de suicidio en pacientes no tratados. Manía: Se han informado episodios de hipomanía y manía asociados a la administración de Xanax en pacientes con depresión. Efecto uricosúrico: El alprazolam tiene un efecto uricosúrico débil. Aunque se informó que otras medicaciones con efecto uricosúrico débil pueden causar insuficiencia renal aguda, no se informaron casos de insuficiencia renal aguda atribuibles al tratamiento con XANAX. Uso en pacientes con enfermedades concomitantes: Se recomienda limitar la dosis a la menor dosis efectiva posible para impedir el desarrollo de ataxia o sedación excesiva, que podrían ser problemas particulares en ancianos o pacientes debilitados. (Ver Dosificación). Deben observarse las precauciones habituales en el tratamiento de pacientes con disfunción renal, hepática o pulmonar. Se informaron casos fatales en pacientes con enfermedad pulmonar severa poco tiempo después del inicio del tratamiento con XANAX. Se observó una disminución de la velocidad de eliminación sistémica de alprazolam (es decir, vida media plasmática aumentada) en pacientes con hepatopatía alcohólica y obesos que recibieron XANAX (ver Farmacología). Información para el paciente: Para garantizar la segura y efectiva administración de benzodiazepinas, la información e instrucciones siguientes deben ser dadas a los pacientes: 1. Informar al médico sobre consumo de alcohol y/o medicinas que se estén tomando en ese momento, incluyendo fármacos que se puedan comprar sin prescripción. No debe ingerirse alcohol durante el tratamiento con benzodiazepinas. 2. No se recomienda su uso durante el embarazo. Por ello, informar al médico si se está embarazada, o si se planea tener un hijo, o si se queda embarazada durante la administración de la medicación. 3. Informar al médico si se está amamantando. 4. No manejar un automóvil u operar maquinarias potencialmente peligrosas, hasta no asegurarse cómo se comporta con la medicación. 5. No aumentar la dosis aunque se piense que la droga no produce efecto, sin antes consultar al médico. Las benzodiazepinas, incluso cuando su uso está recomendado, pueden producir dependencia emocional y física. 6. No discontinuar abruptamente o disminuir la dosis del medicamento, sin consultar al médico, ya que pueden manifestarse síntomas de abstinencia de la droga. Información adicional para los trastornos de angustia (trastornos de pánico): El uso de XANAX en dosis mayores de 4 mg/día, a menudo necesario para tratar el trastorno de angustia (trastorno de pánico), se acompaña de riesgos que se deben considerar cuidadosamente. Cuando se utiliza en dosis mayores a 4 mg/día, que podrían requerirse para el tratamiento o no, Xanax tiene el potencial de provocar severa dependencia emocional y física en algunos pacientes y éstos pueden tener muchas dificultades para discontinuar el tratamiento. En dos estudios controlados de 6 a 8 semanas de duración, en los que se midió la capacidad de los pacientes para discontinuar la medicación, 7 a 29% de los tratados con XANAX no discontinuaron completamente el tratamiento. En un estudio controlado de discontinuación post-comercialización en pacientes con trastorno de angustia (trastorno de pánico), los tratados con dosis de XANAX superiores a 4 mg/día tuvieron mayores dificultades para disminuir gradualmente la dosis hasta cero que aquellos tratados con menos de 4 mg/día. En todos los casos es importante que el médico ayude a discontinuar la medicación en forma cuidadosa y segura para evitar el uso excesivamente prolongado de Xanax. Además, con la utilización del medicamento durante períodos más largos y con dosis más altas de 4 mg/día se incrementarían los síntomas de abstinencia cuando se discontinúa la medicación. Estos son generalmente menores, pero pueden aparecer convulsiones, especialmente si la dosis se reduce muy rápidamente o si se discontinúa la medicación muy abruptamente. Las convulsiones pueden poner en peligro la vida. Pruebas de laboratorio: Habitualmente no se requieren pruebas de laboratorio en pacientes sanos en otros aspectos. No obstante, cuando el tratamiento es prolongado, se recomienda realizar recuentos hematológicos periódicos, análisis de orina y análisis bioquímicos de sangre de acuerdo con la buena práctica médica.