XANAX - Dependencia

Dependencia física y psicológica: Se han presentado síntomas de abstinencia similares a aquellos manifestados con sedantes/hipnóticos y alcohol, luego de la discontinuación de las benzodiazepinas, incluido Xanax. Los síntomas pueden variar desde leve disforia e insomnio hasta un síndrome mayor que puede incluir calambres abdominales y musculares, vómitos, sudor, temblor y convulsiones. A menudo es difícil distinguir entre signos y síntomas por abstinencia y la recurrencia de la enfermedad en pacientes en quienes se disminuye la dosis. La estrategia a largo plazo para el tratamiento de estos fenómenos variará con su causa y el objetivo terapéutico. Cuando sea necesario, el manejo inmediato de los síntomas de abstinencia requiere la reinstitución del tratamiento en dosis de XANAX suficientes para suprimir los síntomas. Se informó el fracaso de otras benzodiacepinas para suprimir por completo esos síntomas de abstinencia. Estos fracasos se atribuyeron a tolerancia cruzada incompleta pero también podrían reflejar el uso de un régimen posológico inadecuado de la benzodiacepina de reemplazo o los efectos de medicaciones concomitantes. Aunque es difícil distinguir entre abstinencia y recurrencia en ciertos pacientes, pueden ser útiles para el diagnóstico la evolución en el tiempo y la naturaleza de los síntomas. Un síndrome de abstinencia típicamente incluye la aparición de nuevos síntomas, tiende a manifestarse hacia el final del período de disminución gradual o poco tiempo después de la discontinuación y disminuirá con el tiempo. En el trastorno de angustia (trastorno de pánico) recurrente, los síntomas similares a los observados antes del tratamiento pueden recidivar en forma temprana o tardía y persistirán. Si bien la severidad y la incidencia de los fenómenos de abstinencia estarían relacionadas con la dosis y con la duración del tratamiento, se informaron síntomas de abstinencia, incluidas convulsiones, después de tratamientos breves con XANAX en dosis correspondientes al rango recomendado para el tratamiento de la ansiedad (por ejemplo, 0,75 a 4 mg/día). Los signos y síntomas de abstinencia a menudo son más prominentes después de la disminución rápida o la discontinuación abrupta de la dosis. El riesgo de convulsiones por abstinencia podría ser mayor con dosis superiores a 4 mg/día (ver Advertencias). Los pacientes especialmente aquellos con antecedentes de convulsiones o epilepsia, no deben discontinuar en forma abrupta ningún agente depresor del SNC, incluido XANAX. Se recomienda que todos los pacientes tratados con XANAX que requieren una disminución de la dosis deben reducirla en forma gradual, bajo control atento (ver Advertencias y Dosificación). La dependencia psicológica es un riesgo con todas las benzodiacepinas, incluido XANAX. El riesgo de dependencia psicológica también podría ser mayor con dosis superiores a 4 mg/día y con el uso prolongado, así como en pacientes con antecedentes de abuso de alcohol o drogas. Algunos pacientes han experimentado considerables dificultades para disminuir gradualmente y discontinuar la administración de XANAX, en especial los que recibían dosis mayores por períodos prolongados. Los individuos propensos a las adicciones deben ser controlados atentamente cuando reciben XANAX. Como sucede con todos los ansiolíticos, las prescripciones repetidas deben limitarse a aquellos que se encuentran bajo supervisión médica.