XANAX - Advertencias

Reacciones de dependencia y abstinencia, incluyendo convulsiones. Ciertos eventos adversos clínicos, algunos potencialmente mortales, son una consecuencia directa de la dependencia física al tratamiento con Xanax. Entre éstos se incluye un espectro de síntomas de abstinencia; las convulsiones son los más importantes (ver Dependencia). Incluso después de su utilización por períodos relativamente breves a las dosis recomendadas para el tratamiento de cuadros transitorios de ansiedad y trastornos de ansiedad (0,75 a4 mg/día) existe cierto riesgo de dependencia. Los datos del sistema de notificación espontánea sugieren que el riesgo de dependencia y su severidad serían mayores en pacientes tratados con dosis mayores de 4 mg/día y por períodos prolongados (más de 12 semanas). Sin embargo, en un estudio controlado post-comercialización de discontinuación en pacientes con trastorno de angustia (trastorno de pánico), la duración del tratamiento (3 meses en comparación con 6 meses) no tuvo efectos sobre la capacidad de los pacientes para disminuir gradualmente la dosis hasta cero. Por el contrario, los pacientes tratados con dosis de XANAX mayores de 4 mg/día mostraron mayor dificultad en disminuir gradualmente su dosis hasta cero que los tratados con menos de 4 mg/día. Importancia de la dosis y riesgos de XANAX como tratamiento del trastorno de angustia (trastorno de pánico): Debido a que el manejo del trastorno de angustia (trastorno de pánico) a menudo requiere la utilización de dosis diarias promedio de XANAX superiores a 4 mg, el riesgo de dependencia entre los pacientes con trastorno de angustia (trastorno de pánico) podría ser mayor que en aquellos tratados por ansiedad de menor severidad. La experiencia en estudios de discontinuación aleatorizados, controlados con placebo, en pacientes con trastorno de angustia (trastorno de pánico) mostró una elevada tasa de rebote y síntomas de abstinencia en pacientes tratados con XANAX en comparación con aquellos tratados con placebo. La recidiva o retorno de la enfermedad se definió como el retorno de los síntomas característicos de trastorno de angustia (trastorno de pánico) (principalmente ataques de pánico) hasta niveles aproximadamente iguales a los observados en la evaluación basal previa al tratamiento activo. Por rebote se entiende un retorno de los síntomas de trastorno de angustia (trastorno de pánico) hasta un nivel de frecuencia sustancialmente mayor o de mayor intensidad que la observada en la evaluación basal. Los síntomas de abstinencia se identificaron como aquellos que en general no son característicos del trastorno de angustia (trastorno de pánico) y que se produjeron por primera vez con mayor frecuencia durante la discontinuación que durante la evaluación basal. En un estudio clínico controlado en el cual 63 pacientes se aleatorizaron al tratamiento con XANAX y en el que se buscaron específicamente síntomas de abstinencia, los siguientes se identificaron como tales: percepción sensitiva aumentada, alteración de la concentración, disosmia, sensorio deprimido, parestesias, calambres musculares, contracciones musculares, diarrea, visión borrosa, disminución del apetito y descenso de peso. Otros síntomas, como ansiedad e insomnio, se observaron con frecuencia durante la discontinuación, pero no fue posible determinar si se debían al retorno de la enfermedad, a rebote o a abstinencia. En dos estudios controlados de 6 a 8 semanas de duración, en los que se midió la capacidad de los pacientes para discontinuar la medicación, 71%-93% de los pacientes tratados con XANAX disminuyeron gradualmente su tratamiento hasta la discontinuación, en comparación con 89%-96% de los tratados con placebo. En un estudio controlado de discontinuación post-comercialización en pacientes con trastorno de angustia (trastorno de pánico), la duración del tratamiento (3 meses contra 6 meses) no tuvo efectos sobre la capacidad para disminuir la dosis hasta cero. Se observaron convulsiones atribuibles a XANAX después de la discontinuación del medicamento o de la reducción de la dosis en 8 de 1980 pacientes con trastorno de angustia (trastorno de pánico) o en sujetos que participaron en estudios clínicos en los que se permitieron dosis de XANAX mayores de 4 mg/día durante más de 3 meses. Cinco de estos casos se produjeron claramente durante la disminución abrupta de la dosis o tras la discontinuación de dosis diarias de 2 a 10 mg. Tres casos se produjeron en situaciones en las cuales no se demostró una relación clara con la disminución abrupta de la dosis o la discontinuación. En un caso se produjeron convulsiones después de la discontinuación de una dosis única de 1 mg tras la disminución a razón de 1 mg cada 3 días a partir de una dosis de 6 mg diarios. En otros dos casos, la relación con la disminución de la dosis fue indeterminada; en ambos, los pacientes habían estado recibiendo dosis de 3 mg diarios antes de la convulsión. La duración del uso en los 8 casos mencionados varió entre 4 y 22 semanas. Ocasionalmente se recibieron informes voluntarios de pacientes que presentaron convulsiones mientras realizaban, aparentemente, la disminución gradual de la dosis de XANAX. El riesgo de convulsiones sería mayor 24-72 horas después de la discontinuación (ver el esquema recomendado de disminución gradual y discontinuación en Dosificación). Estado epiléptico y su tratamiento: El sistema de notificación voluntaria de eventos adversos muestra que se informaron convulsiones por abstinencia asociadas con la discontinuación de XANAX. En la mayoría de los casos sólo se informó una convulsión; no obstante, también se informaron múltiples convulsiones y estado epiléptico. Síntomas entre las dosis: Se informó ansiedad en las primeras horas de la mañana y aparición de síntomas de ansiedad entre las dosis de XANAX en pacientes con trastorno de angustia (trastorno de pánico) que tomaban dosis de mantenimiento recetadas de XANAX. Estos síntomas pueden reflejar el desarrollo de tolerancia o un intervalo de tiempo entre dosis más prolongado que la duración de la acción clínica de la dosis administrada. En cualquier caso, se presume que la dosis prescripta no es suficiente para mantener los niveles plasmáticos por encima de los necesarios para prevenir la recidiva, el rebote o los síntomas de abstinencia a lo largo de todo el intervalo de dosificación. En estos casos, se recomienda administrar la misma dosis total dividida en administraciones más frecuentes (ver Dosificación). Riesgo de la disminución de la dosis: Pueden producirse reacciones de abstinencia cuando se disminuye la dosis por cualquier motivo. Éstos incluyen disminución intencional, pero también disminución inadvertida de la dosis (por ejemplo, olvido, internación del paciente). Por lo tanto, la dosis de XANAX debe disminuirse o discontinuarse en forma gradual (ver Dosificación). Depresión del SNC y alteración del desempeño: Debido a sus efectos depresores sobre el SNC, se debe advertir a los pacientes que reciben XANAX que no intervengan en ocupaciones peligrosas o actividades que requieran un estado de alerta mental pleno, como operar maquinarias o conducir automotores. Por la misma razón, se debe advertir a los pacientes sobre la ingestión simultánea de alcohol u otros fármacos depresores del SNC durante el tratamiento con XANAX. Riesgo de daño fetal: Las benzodiacepinas potencialmente pueden causar daño fetal cuando se administran a mujeres embarazadas. Si se utiliza XANAX durante el embarazo o si la paciente quedara embarazada durante el tratamiento con este fármaco, se le debe informar sobre el riesgo potencial para el feto. Debido a la experiencia con otros miembros de la clase de las benzodiacepinas, se presume que XANAX puede tener un mayor riesgo de provocar anomalías congénitas cuando se administra a una mujer embarazada durante el primer trimestre. Como el uso de estos fármacos rara vez es una urgencia, casi siempre debe evitarse su utilización en el primer trimestre de gestación. Se debe considerar la posibilidad de que una mujer con potencial fértil esté embarazada cuando se instituye el tratamiento. Se debe aconsejar a las pacientes que si quedaran embarazadas durante el tratamiento o si están planeando un embarazo deben comunicarse con su médico acerca de la conveniencia de discontinuar el tratamiento. Interacción del alprazolam con fármacos que inhiben el metabolismo a través del citocromo P4503A: El paso inicial en el metabolismo del alprazolam es la hidroxilación catalizada por el citocromo P450 3A (CYP3A). Los fármacos que inhiben esta vía metabólica pueden tener un profundo efecto sobre la depuración del alprazolam (ver Contraindicaciones- Interacciones).