ULTRANEURAL - Farmacología

Gabapentin está relacionado estructuralmente con el neurotransmisor GABA (ácido gamma-aminobutírico), pero su mecanismo de acción es diferente del de otros fármacos que interaccionan con las sinapsis del GABA, incluyendo el valproato, barbitúricos, benzodiazepinas, inhibidores de la GABA transaminasa, inhibidores de la recaptación de GABA, agonistas del GABA y profármacos del GABA. Los estudios in vitro con gabapentin radiomarcado han caracterizado un nuevo lugar de unión de péptidos en los tejidos cerebrales de rata incluyendo el neocortex y el hipocampo que pueden estar relacionados con la actividad anticonvulsivante de gabapentin y sus derivados estructurales. No obstante, la identificación y función de estos puntos de unión de gabapentin han de ser aún clarificadas. Gabapentin a concentraciones terapéuticas no se une a los receptores de otros fármacos comunes o receptores de los neurotransmisores cerebrales, incluyendo los receptores del GABA, GABA, benzodiazepinas, AB1glutamato, glicina o N-metil-d-aspartato. Gabapentin no interacciona con los canales del sodio in vitro y en consecuencia difiere de fenitoína y carbamazepina. El gabapentin reduce parcialmente la respuesta al agonista del glutamato N-metil-d-aspartato (NMDA) en algunos sistemas de ensayo in vitro, pero sólo a concentraciones superiores a 100 mM, que no se alcanzan in vivo. Gabapentin reduce ligeramente la liberación de los monoamino neurotransmisores in vitro. La administración de gabapentin a ratas aumenta el recambio de GABA en varias áreas cerebrales de forma similar al valproato sódico, pero en distintas regiones del cerebro. La importancia de estas distintas acciones de gabapentin para sus efectos anticonvulsivantes no ha sido aún establecida. En los animales, gabapentin penetra fácilmente en el cerebro e impide las convulsiones del electroshock máximo, de los convulsivantes químicos incluyendo los inhibidores de la síntesis del GABA, y en los modelos genéticos de crisis. No se conoce si estos modelos son adecuados para la epilepsia humana. Asimismo, se ha demostrado la actividad analgésica de gabapentin en modelos animales de inflamación y dolor neuropático, así como en ensayos clínicos en pacientes con las mismas alteraciones.