TRYPTANOL 25 - 75 - Reacciones adversas

Incluidos en el siguiente listado se encuentran unas pocas reacciones adversas que no han sido informadas para esta droga específica. Sin embargo, las similitudes farmacológicas entre las drogas antidepresivas tricíclicas requieren que cada una de las reacciones sean consideradas cuando se administre Amitriptilina. Cardiovasculares: Hipotensión, síncope, hipertensión, taquicardia, palpitación, infarto de miocardio, arritmias, bloqueo cardíaco, accidente cerebrovascular, cambios no específicos en ECG y cambios en la conducción AV. Sistema nervioso central y neuromusculares: Estados de confusión, trastornos en la concentración, desorientación, delirio, alucinaciones, excitación, ansiedad, inquietud, somnolencia, insomnio, pesadillas, aturdimiento, hormigueos y parestesias de las extremidades, neuropatía periférica, incoordinación, ataxia, temblores, coma, convulsiones, alteraciones electroencefalográficas, síntomas extrapiramidales incluyendo movimientos involuntarios anormales y discinesia tardía, disartria y tinnitus. Anticolinérgicos: Sequedad en la boca, visión borrosa, midriasis, trastornos de acomodación, incremento de la presión intraocular, constipación, íleo paralítico, hiperpirexia, retención urinaria, dilatación del tracto urinario. Alérgicos: Rash cutáneo, urticaria, fotosensibilidad, edema de la cara y lengua. Hematológicos: Depresión de la médula ósea, incluyendo agranulocitosis, leucopenia, eosinofilia, púrpura, trombocitopenia. Gastrointestinales: Náuseas, molestias epigástricas, vómitos, anorexia, estomatitis, sabor peculiar, diarrea, inflamación de la parótida, oscurecimiento de la lengua, raramente hepatitis (incluyendo función hepática alterada e ictericia). Endocrinos: Inflamación testicular y ginecomastia en los hombres, hipertrofia mamaria y galactorrea en las mujeres, aumento o disminución de la libido, impotencia, elevación o disminución de los niveles de azúcar en la sangre, síndrome de secreción inadecuada de ADH (hormona antidiurética). Otros: Mareos, debilidad, fatiga, cefalea, pérdida o ganancia de peso, edema, aumento de la transpiración, polaquiuria o aumento de la frecuencia miccional, alopecia. Sintomatología por interrupción del tratamiento: La abrupta cesación del tratamiento luego de la administración prolongada puede producir náuseas, cefalea y malestar. Se ha informado que la gradual reducción de la dosificación produce dentro de las dos semanas síntomas pasajeros incluyendo irritabilidad, inquietud y trastornos del sueño y del ensueño. Estos síntomas no son indicativos de adicción. Se han informado pocos casos de manía o hipomanía que ocurrieron dentro de los 2-7 días luego de cesada la terapia crónica con antidepresivos tricíclicos. En el tratamiento de la enuresis: Las dosis de Amitriptilina recomendadas en el tratamiento de la enuresis son bajas comparadas con las que se emplean en el tratamiento de la depresión, aún considerando diferencias en la edad y el peso. Consecuentemente, los efectos colaterales son aún menos frecuentes que cuando la droga se emplea en el tratamiento de la depresión, las reacciones adversas más comunes son: Somnolencia. Esta es poco probable que sea una desventaja dado que la droga se toma al acostarse y de hecho puede ser de utilidad. Efectos anticolinérgicos: Estos también pueden ser de utilidad dado que las drogas anticolinérgicas han sido empleadas desde hace mucho tiempo en el tratamiento de la enuresis. Las únicas reacciones adversas que se han encontrado con las dosis de Tryptanol 25 - 75 recomendadas para la enuresis han sido sudoración y prurito leves, pero han sido infrecuentes. Experiencia poscomercialización: Un síndrome similar al síndrome neuroléptico maligno (SNM) se ha reportado muy raramente después de iniciar o aumentar la dosis de Tryptanol 25 - 75, con y sin medicación concomitante que se sabe que causen SNM. Los síntomas han incluido la rigidez muscular, fiebre, alteraciones del estado mental, diaforesis, taquicardia y temblores. Se han reportado casos de ideación y comportamiento suicida durante el tratamiento con Amitriptilina o poco después de la interrupción del tratamiento (ver Advertencias). Estudios epidemiológicos, realizados principalmente en pacientes de 50 años o más, muestran un aumento del riesgo de fracturas óseas en los pacientes tratados con IRSS y antidepresivos tricíclicos. El mecanismo que conduce a este riesgo es desconocido.