Prospecto TRYPTANOL 25 - 75

Composición
Tryptanol 25: cada Comprimido Recubierto contiene: Amitriptilina Clorhidrato (equivalente a 22,10 mg de Amitriptilina) 25 mg. Excipientes: Fosfato Dibásico de Calcio; Almidón de Maíz; Anhídrido Silícico Coloidal; Lactosa; Ácido Esteárico; Estearato de Magnesio; Celulosa Microcristalina; Hipromelosa; Dióxido de Titanio; Triacetina; Amarillo Óxido Férrico; Maltodextrina. Tryptanol 75: cada Comprimido Recubierto contiene: Amitriptilina Clorhidrato (equivalente a 66,30 mg de Amitriptilina) 75 mg. Excipientes: Fosfato Dibásico de Calcio; Almidón de Maíz; Anhídrido Silícico Coloidal; Lactosa; Ácido Esteárico; Estearato de Magnesio; Celulosa Microcristalina; Hipromelosa; Dióxido de Titanio; Triacetina; Amarillo Ocaso F.C.F. Laca Alumínica; Maltodextrina.
Farmacología
Acción farmacológica: Mecanismo de acción: Amitriptilina es un potente antidepresivo con propiedades sedativas. El mecanismo de acción en humanos es desconocido. No es un inhibidor de la monoaminooxidasa y no actúa en forma primaria mediante estimulación del sistema nervioso central. En su amplia utilización clínica, Amitriptilina fue bien tolerado. La Amitriptilina inhibe el mecanismo de la bomba de la membrana responsable de la recaptación de la noradrenalina y la serotonina en las neuronas adrenérgicas y serotoninérgicas. Farmacológicamente, esta acción puede potenciar o prolongar la actividad neuronal ya que la recaptación de estas aminas biógenas es importante fisiológicamente para finalizar la actividad transmisora. Se piensa que esta interferencia en la recaptación de la noradrenalina y/o serotonina es la base de la actividad antidepresiva de la Amitriptilina. Amitriptilina también demostró ser efectivo en el tratamiento de la enuresis en algunos casos en que fue descartada la patología orgánica. El mecanismo de acción de Amitriptilina en la enuresis no se conoce. Sin embargo, tiene propiedades anticolinérgicas, y drogas de este grupo como la belladona, han sido utilizadas en el tratamiento de la enuresis. Farmacocinética: Absorción: La Amitriptilina se absorbe rápidamente tras su administración oral, alcanzando su concentración plasmática máxima aproximadamente a las 6 horas de su administración. Estudios en el hombre tras la administración oral de fármaco marcado con 14C indicaron que la Amitriptilina se absorbe y metaboliza rápidamente. La radiactividad del plasma fue prácticamente despreciable, aunque cantidades significativas de radiactividad aparecieron en la orina durante 4 a 6 horas y entre la mitad y un tercio del fármaco se excretó a lo largo de 24 horas. Distribución: Amitriptilina y nortriptilina se distribuyen ampliamente por el cuerpo con una elevada unión a proteínas plasmáticas (96%) y tejidos. La Amitriptilina y su metabolito activo, la Nortriptilina, son eliminados por la leche materna y atraviesan la barrera hematoencefálica. Metabolismo: Se metaboliza ampliamente en el hígado a su metabolito activo nortriptilina. La Amitriptilina se metaboliza por N-desmetilación y por hidroxilación puente en el hombre, conejo y rata. Eliminación: Es principalmente por vía renal. Prácticamente toda la dosis se excreta como glucurónido o conjugado de sulfato de metabolitos, apareciendo poco fármaco sin modificar en la orina. Otras rutas metabólicas pueden estar implicadas. Se ha estimado una semivida de eliminación que oscila entre 9 y 25 horas.
Indicaciones
Tryptanol 25 - 75 está recomendado en el tratamiento del trastorno depresivo mayor (DSM IV) y enuresis nocturna en la cual se haya excluido la patología orgánica.
Dosificación
Depresión - Consideración para la dosificación: La dosificación debe iniciarse en un nivel bajo e incrementarse gradualmente, observando cuidadosamente la respuesta clínica y cualquier evidencia de intolerancia. Dosificación inicial para pacientes ambulatorios: Usualmente es satisfactorio el uso de 75 mg de Amitriptilina por día en tomas divididas. Si es necesario, puede incrementarse hasta un total de 150 mg por día. Los incrementos se realizan preferentemente con las tomas de las últimas horas de la tarde o al acostarse. El efecto sedante es por lo general evidente en forma rápida. La actividad antidepresiva puede evidenciarse dentro de los 3 a 4 días o puede requerirse hasta 30 días para desarrollarse en forma adecuada. Alternativamente, comenzar el tratamiento con 50 a 100 mg de Amitriptilina preferentemente al anochecer o al acostarse, esta posología puede incrementarse en 25 a 50 mg según necesidad, hasta un total de 150 mg por día. Iniciar el tratamiento con 75 mg preferentemente al anochecer o al acostarse e incrementar, si es necesario, a 150 mg: 75 mg por la mañana y 75 mg por la noche. Dosificación para pacientes hospitalizados: Inicialmente pueden ser necesarios 100 mg por día. Puede incrementarse gradualmente a 200 mg por día si es necesario. Una reducida cantidad de pacientes hospitalizados podrá requerir la administración de 300 mg por día. Dosificación para pacientes adolescentes y añosos: En general, se recomiendan dosis más bajas para estos pacientes. En aquellos adolescentes y pacientes añosos que pudieran no tolerar dosis más altas, 50 mg diarios pueden ser satisfactorios. La dosis diaria requerida puede ser administrada tanto en dosis divididas como en dosis única, preferentemente al anochecer o al acostarse. Dosis de mantenimiento: La dosis habitual de mantenimiento es de 50 a 100 mg de Amitriptilina por día. Para terapia de mantenimiento, la dosis diaria total puede ser administrada en una dosis única preferentemente al anochecer o al acostarse. Cuando se ha alcanzado una mejoría satisfactoria, la dosificación debe reducirse a la cantidad más baja que mantenga el alivio de los síntomas. Es apropiado continuar la terapia de mantenimiento durante 3 meses o más para disminuir la posibilidad de recidiva. Enuresis: Se ha hallado que una dosis de 10 mg al acostarse es efectiva en niños por debajo de los 6 años de edad. En niños mayores, la dosificación debe incrementarse como sea necesario, de acuerdo con el peso y la edad. Los niños de 6 a 10 años de edad pueden recibir 10 a 20 mg de Amitriptilina por día. En el grupo de edad de 11 a 16 años puede requerirse una dosis de 25 a 50 mg. La mayoría de los pacientes responden en los primeros días de tratamiento. En aquellos que responden, existe una tendencia a un incremento en la mejoría a lo largo del tratamiento. Usualmente, se necesita un tratamiento continuado para mantener la respuesta hasta que se restablezca el control. Las dosis de Amitriptilina recomendadas para el tratamiento de la enuresis son bajas en comparación con las que se emplean para el tratamiento de la depresión, aún tomando en cuenta diferencias de edad y de peso. No debe sobrepasarse la dosis recomendada ni administrarse por un tiempo mayor a 3 meses. Esta medicación debe ser mantenida fuera del alcance de los niños. Niveles plasmáticos: Dada la amplia variación en la absorción y distribución de los antidepresivos tricíclicos en los fluidos corporales, es difícil correlacionar los niveles plasmáticos y el efecto terapéutico. Sin embargo, la determinación de los niveles plasmáticos puede ser de utilidad en la identificación de pacientes que evidencian tener efectos tóxicos y pueden tener niveles excesivamente altos o aquellos en que se sospecha falta de absorción o falta de cumplimiento. Los ajustes en la dosificación deben realizarse de acuerdo con la respuesta clínica del paciente y no sobre la base de niveles plasmáticos.
Contraindicaciones
La Amitriptilina está contraindicada en pacientes que han demostrado hipersensibilidad previa a la misma. No debe ser administrada concomitantemente con inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO). Han ocurrido crisis hiperpiréticas, convulsiones severas y muertes en pacientes que recibían un antidepresivo tricíclico y drogas inhibidoras de la monoaminooxidasa en forma concomitante. Cuando se desea sustituir un inhibidor de la monoaminooxidasa por Amitriptilina, se debe mediar un período mínimo de 14 días luego de que el IMAO se haya discontinuado. La Amitriptilina debe iniciarse entonces cuidadosamente con incremento gradual en la dosificación hasta lograr la respuesta óptima. La Amitriptilina está contraindicada en pacientes bajo tratamiento con cisapride, debido a la posibilidad de efectos adversos cardíacos, incluyendo prolongación del intervalo QT, arritmias cardíacas y trastornos de los sistemas de conducción. Esta droga no está recomendada durante la fase aguda de recuperación luego del infarto de miocardio (ver Advertencias).
Reacciones adversas
Incluidos en el siguiente listado se encuentran unas pocas reacciones adversas que no han sido informadas para esta droga específica. Sin embargo, las similitudes farmacológicas entre las drogas antidepresivas tricíclicas requieren que cada una de las reacciones sean consideradas cuando se administre Amitriptilina. Cardiovasculares: Hipotensión, síncope, hipertensión, taquicardia, palpitación, infarto de miocardio, arritmias, bloqueo cardíaco, accidente cerebrovascular, cambios no específicos en ECG y cambios en la conducción AV. Sistema nervioso central y neuromusculares: Estados de confusión, trastornos en la concentración, desorientación, delirio, alucinaciones, excitación, ansiedad, inquietud, somnolencia, insomnio, pesadillas, aturdimiento, hormigueos y parestesias de las extremidades, neuropatía periférica, incoordinación, ataxia, temblores, coma, convulsiones, alteraciones electroencefalográficas, síntomas extrapiramidales incluyendo movimientos involuntarios anormales y discinesia tardía, disartria y tinnitus. Anticolinérgicos: Sequedad en la boca, visión borrosa, midriasis, trastornos de acomodación, incremento de la presión intraocular, constipación, íleo paralítico, hiperpirexia, retención urinaria, dilatación del tracto urinario. Alérgicos: Rash cutáneo, urticaria, fotosensibilidad, edema de la cara y lengua. Hematológicos: Depresión de la médula ósea, incluyendo agranulocitosis, leucopenia, eosinofilia, púrpura, trombocitopenia. Gastrointestinales: Náuseas, molestias epigástricas, vómitos, anorexia, estomatitis, sabor peculiar, diarrea, inflamación de la parótida, oscurecimiento de la lengua, raramente hepatitis (incluyendo función hepática alterada e ictericia). Endocrinos: Inflamación testicular y ginecomastia en los hombres, hipertrofia mamaria y galactorrea en las mujeres, aumento o disminución de la libido, impotencia, elevación o disminución de los niveles de azúcar en la sangre, síndrome de secreción inadecuada de ADH (hormona antidiurética). Otros: Mareos, debilidad, fatiga, cefalea, pérdida o ganancia de peso, edema, aumento de la transpiración, polaquiuria o aumento de la frecuencia miccional, alopecia. Sintomatología por interrupción del tratamiento: La abrupta cesación del tratamiento luego de la administración prolongada puede producir náuseas, cefalea y malestar. Se ha informado que la gradual reducción de la dosificación produce dentro de las dos semanas síntomas pasajeros incluyendo irritabilidad, inquietud y trastornos del sueño y del ensueño. Estos síntomas no son indicativos de adicción. Se han informado pocos casos de manía o hipomanía que ocurrieron dentro de los 2-7 días luego de cesada la terapia crónica con antidepresivos tricíclicos. En el tratamiento de la enuresis: Las dosis de Amitriptilina recomendadas en el tratamiento de la enuresis son bajas comparadas con las que se emplean en el tratamiento de la depresión, aún considerando diferencias en la edad y el peso. Consecuentemente, los efectos colaterales son aún menos frecuentes que cuando la droga se emplea en el tratamiento de la depresión, las reacciones adversas más comunes son: Somnolencia. Esta es poco probable que sea una desventaja dado que la droga se toma al acostarse y de hecho puede ser de utilidad. Efectos anticolinérgicos: Estos también pueden ser de utilidad dado que las drogas anticolinérgicas han sido empleadas desde hace mucho tiempo en el tratamiento de la enuresis. Las únicas reacciones adversas que se han encontrado con las dosis de Tryptanol 25 - 75 recomendadas para la enuresis han sido sudoración y prurito leves, pero han sido infrecuentes. Experiencia poscomercialización: Un síndrome similar al síndrome neuroléptico maligno (SNM) se ha reportado muy raramente después de iniciar o aumentar la dosis de Tryptanol 25 - 75, con y sin medicación concomitante que se sabe que causen SNM. Los síntomas han incluido la rigidez muscular, fiebre, alteraciones del estado mental, diaforesis, taquicardia y temblores. Se han reportado casos de ideación y comportamiento suicida durante el tratamiento con Amitriptilina o poco después de la interrupción del tratamiento (ver Advertencias). Estudios epidemiológicos, realizados principalmente en pacientes de 50 años o más, muestran un aumento del riesgo de fracturas óseas en los pacientes tratados con IRSS y antidepresivos tricíclicos. El mecanismo que conduce a este riesgo es desconocido.
Advertencias
Generales: La Amitriptilina debe emplearse con precaución en pacientes con antecedentes de convulsiones, en pacientes con trastornos de la función hepática y, dada su acción semejante a la atropina, en pacientes con antecedentes de retención urinaria o con glaucoma de ángulo estrecho o presión intraocular aumentada. En pacientes con glaucoma de ángulo estrecho, aún las dosis promedio pueden precipitar un ataque. Se ha informado un caso de disritmia fatal ocurrida 56 horas después de una sobredosis de Amitriptilina. Si es posible se debe discontinuar la droga varios días antes de una cirugía programada. Se ha informado hiperpirexia cuando se han administrado antidepresivos tricíclicos con agentes anticolinérgicos o con drogas neurolépticas, particularmente durante un clima caluroso. Empeoramiento clínico y riesgo de suicidio: El riesgo de intento de suicidio es inherente a la depresión y puede persistir hasta que ocurra una remisión significativa. Este riesgo debe ser considerado en todos los pacientes deprimidos. Los pacientes con depresión pueden experimentar empeoramiento de sus síntomas depresivos y/o la aparición de ideación y comportamiento suicidas estén o no tomando medicamentos antidepresivos, y este riesgo puede persistir hasta que se produzca una significativa remisión. Como la mejoría puede no producirse durante las primeras semanas o más de tratamiento, los pacientes deben ser estrechamente monitorizados para detectar el empeoramiento clínico y tendencias suicidas, especialmente al comienzo del curso de tratamiento, o al momento de cambios en la dosis, sean aumentos o disminuciones. Se debería considerar la posibilidad de modificar el régimen terapéutico, incluyendo la posibilidad de suspender la medicación, en pacientes cuya depresión es persistentemente peor o cuya tendencia emergente al suicidio es severa y de inicio abrupto, o no era parte de los síntomas que presentaba el paciente. Los pacientes y sus cuidadores, deben ser alertados sobre la necesidad de vigilar cualquier empeoramiento de su condición y/o la aparición de ideación o comportamiento suicida o pensamientos de autolesiones y buscar atención médica inmediatamente si se presentan estos síntomas. Los pacientes con depresión co-mórbida asociada con otros trastornos psiquiátricos en tratamiento con antidepresivos deben ser observados de manera similar por empeoramiento clínico y tendencias suicidas. Los síntomas de ansiedad, agitación, ataques de pánico, insomnio, irritabilidad, hostilidad (agresividad), impulsividad, acatisia (inquietud psicomotora), hipomanía y manía, se han reportado en adultos, adolescentes y niños que reciben tratamiento con antidepresivos para el trastorno depresivo mayor así como para otras indicaciones, tanto psiquiátricas como no psiquiátricas. Aunque no ha sido establecida una relación causal entre la aparición de tales síntomas y, el empeoramiento de la depresión y/o la emergencia de impulsos, existe la preocupación de que estos síntomas pueden ser precursores de las tendencias suicidas. Los familiares y cuidadores de niños y adolescentes tratados con antidepresivos por trastorno depresivo mayor o por cualquier otra condición (psiquiátrica o no) deben ser informados sobre la necesidad de vigilar a estos pacientes ante la aparición de agitación, irritabilidad, cambios inusuales en el comportamiento y otros síntomas descriptos anteriormente, así como también la aparición de suicidio, y reportar inmediatamente estos síntomas a sus médicos. Es particularmente importante que el monitoreo se realice durante los primeros meses de tratamiento antidepresivo o en momentos de aumento o disminución de dosis. Las prescripciones de Tryptanol 25 - 75 deben ser realizadas por la menor cantidad de comprimidos de conformidad con un buen manejo del paciente, con el fin de reducir el riesgo de sobredosis. Trastornos cardiovasculares Los pacientes con trastornos cardiovasculares deben ser observados cuidadosamente. Las drogas antidepresivas tricíclicas, incluyendo el Clorhidrato de Amitriptilina y particularmente cuando se la administra en dosis altas, se ha informado que producen arritmias, taquicardia sinusal y prolongación del tiempo de conducción. También se ha informado infarto de miocardio y accidente cerebrovascular (ACV) con este tipo de droga. Alteraciones endocrinas: Se requiere supervisión cuidadosa cuando se administra Amitriptilina a pacientes hipertiroideos o que están recibiendo medicación tiroidea. Alteraciones del sistema nervioso central: La posibilidad de suicidio en pacientes deprimidos continúa durante el tratamiento. Los pacientes no deben tener acceso a grandes cantidades de esta droga durante el tratamiento. Cuando se emplea el Clorhidrato de Amitriptilina para tratar el componente depresivo de la esquizofrenia, los síntomas psicóticos pueden agravarse. De manera similar, en la psicosis maníaco-depresiva, los pacientes depresivos pueden experimentar un cambio hacia la fase maníaca. Las ideas paranoides, con o sin hostilidad asociada, pueden exagerarse. En cualquiera de estas circunstancias, puede ser aconsejable reducir la dosis de Amitriptilina o emplear concomitantemente una droga antipsicótica. Uso en pediatría: No se recomienda el uso de Tryptanol 25 - 75 para el tratamiento de la depresión en personas menores de 18 años de edad. Cualquier uso de este tipo debe ser cuidadosamente vigilado por un médico y debe considerarse la retirada / discontinuación del fármaco si los síntomas sugieren ideas de suicidio y/o si se observa falta de eficacia terapéutica. Embarazo: No existen estudios bien controlados en mujeres embarazadas, por lo tanto, al administrar la droga a pacientes embarazadas o con posibilidad de embarazo, los beneficios potenciales deben sopesarse contra los posibles riesgos para la madre y el hijo. Lactancia: La Amitriptilina es detectable en la leche materna. Dado el potencial de reacciones adversas serias de la Amitriptilina en lactantes, se debe decidir si discontinuar la lactancia o la droga. Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar maquinarias: La droga puede deteriorar los reflejos en algunos pacientes; se debe evitar el manejo de automóviles y otras actividades riesgosas debido a la disminución de los reflejos. Interacciones medicamentosas: Otras drogas antidepresivas: La potencia del Tryptanol 25 - 75 es tal que la adición de otras drogas antidepresivas no trae aparejado ningún beneficio terapéutico adicional. Se han informado reacciones adversas después del uso combinado de agentes antidepresivos que tienen distintos modos de acción. Por lo tanto el uso combinado de Clorhidrato de Amitriptilina y otras drogas antidepresivas debería hacerse solamente teniendo en cuenta la posibilidad de potenciación y con un exacto conocimiento de la farmacología de ambas drogas. No han habido informes de reacciones adversas cuando los pacientes que recibían Amitriptilina fueron cambiados a protriptilina o viceversa. Guanetidina: La Amitriptilina puede bloquear el efecto antihipertensivo de la guanetidina o de compuestos de acción similar a esta. Drogas anticolinérgicas / simpaticomiméticas: Cuando la Amitriptilina se administra con agentes anticolinérgicos o drogas simpaticomiméticas, incluyendo epinefrina combinada con anestésicos locales, se requiere supervisión adecuada y ajuste cuidadoso de la dosificación. Puede ocurrir íleo paralítico en pacientes que están tomando antidepresivos tricíclicos en combinación con drogas del tipo de los anticolinérgicos. Depresores del sistema nervioso central: La Amitriptilina puede aumentar la respuesta al alcohol y los efectos de barbitúricos y otros depresores del sistema nervioso central. Se recomienda precaución si los pacientes reciben grandes dosis de etclorvinol concomitantemente. Se ha informado delirio pasajero en pacientes que fueron tratados con 1 g de etclorvinol y 75-150 mg de Amitriptilina. Disulfiram: Se ha informado delirio con la administración concomitante de Amitriptilina y disulfiram. Terapia de electroshock: La administración concomitante de Amitriptilina y terapia de electroshock puede incrementar los riesgos de la terapia; tal tratamiento debe limitarse a pacientes para quienes sea esencial. Analgésicos: Los antidepresivos tricíclicos pueden incrementar el riesgo de convulsiones en pacientes que estén recibiendo tramadol. Drogas metabolizadas por el citocromo P450 2D6: El uso concomitante de antidepresivos tricíclicos con drogas que pueden inhibir el citocromo P450 2D6 (por ej. quinidina, cimetidina) y aquellos que son sustrato para el P450 2D6 (muchos otros antidepresivos, fenotiazinas y antiarrítmicos del tipo 1C, propafenona y flecainida) pueden requerir dosis más bajas de las habitualmente prescriptas, ya sea para el antidepresivo tricíclico o la otra droga. Cuando alguna de estas drogas es suspendida en el tratamiento concomitante, puede ser requerido un incremento en la dosis del antidepresivo tricíclico. Mientras todos los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (IRSS) (por ej. fluoxetina, sertralina y paroxetina) inhiben el P450 2D6, ellos pueden variar en el nivel de inhibición. Aunque P450 2D6 metaboliza la Amitriptilina a varios metabolitos, estudios in vitro han demostrado el metabolismo de Amitriptilina por múltiples enzimas de P450, incluyendo P450 3A4, 2C19 y 1A2. Estudios clínicos han demostrado que los inhibidores e inductores de P450 3A4 alteran las concentraciones de Amitriptilina. Con respecto a P450 3A4, los inhibidores de la enzima (por ej. ketoconazol, ritonavir, etc.) pueden aumentar las concentraciones plasmáticas de Amitriptilina y su acción. Además, los inductores de la enzima (por ej. carbamazepina, fenitoína, hipérico, etc.) pueden aumentar su metabolismo y disminuir su efecto. Se debe tener precaución al administrar Amitriptilina a pacientes que estén recibiendo fármacos que inhiban o induzcan las enzimas P450. Síndrome serotoninérgico: El síndrome serotoninérgico (alteraciones cognitivas, de la conducta, de la función del sistema nervioso autónomo y de la actividad neuromuscular) ha sido reportado con Amitriptilina cuando se administró en forma concomitante con drogas potenciadoras de la serotonina.
Conservación
Conservar el producto a una temperatura no mayor de 25°C. Mantener en su envase original.
Sobredosificación
Puede ocurrir la muerte en la sobredosificación con este tipo de drogas. La ingestión de múltiples drogas (incluido alcohol) es común en la sobredosificación intencional de antidepresivos tricíclicos. Ya que el manejo de la sobredosificación es complejo y cambiante, se recomienda que el médico tome contacto con un centro de control de intoxicaciones para recibir la información adecuada sobre su tratamiento. Los signos y síntomas de toxicidad se desarrollan rápidamente, luego de la sobredosificación con antidepresivos tricíclicos, por lo cual, el monitoreo intra-hospitalario es requerido lo antes posible. Manifestaciones: Las manifestaciones críticas de sobredosificación incluyen: disritmias cardíacas, prolongación del intervalo QT, hipotensión severa, convulsiones y depresión del SNC, incluyendo el coma. Cambios eletrocardiográficos particularmente en los ejes o amplitud de QRS, son indicadores clínicos significativos de toxicidad de los antidepresivos tricíclicos. Otros signos de sobredosificación pueden incluir: confusión, trastornos de la concentración, alucinaciones visuales pasajeras, pupilas dilatadas, agitación, reflejos hiperactivos, estupor, somnolencia, rigidez muscular, vómitos, hipotermia, hiperpirexia, o cualquiera de los síntomas descriptos como Reacciones adversas. Manejo de la sobredosificación: General: Efectuar ECG e iniciar inmediatamente el monitoreo cardíaco. Proteger la vía respiratoria del paciente, poner una vía intravenosa e iniciar la descontaminación gástrica. Es necesario un período mínimo de seis horas de observación con monitoreo cardíaco y cuidado de los signos de depresión del SNC o respiratorios, hipotensión, disritmias cardíacas y/o bloqueos de la conducción y convulsiones. Si durante este período ocurre cualquier signo de toxicidad, debe extenderse el monitoreo. Se han reportado casos de pacientes que murieron por disritmias fatales pasado bastante tiempo de la sobredosificación. Estos pacientes tenían evidencia clínica de intoxicación significativa previa a la muerte y en su mayoría, la descontaminación gastrointestinal fue inadecuada. El monitoreo de los niveles plasmáticos de la droga no debe guiar el manejo del paciente. Descontaminación gastrointestinal: Todos los pacientes en los que se sospecha sobredosificación con antidepresivos tricíclicos deben recibir descontaminación gastrointestinal. Esta debe incluir, lavado gástrico de gran volumen seguido de carbón activado. Si el estado de conciencia no es adecuado, debe asegurarse la vía de oxigenación previamente al lavado. La emesis inducida está contraindicada. Cardiovascular: Una duración máxima del QRS ≥0,10 segundos puede ser la mejor indicación de la severidad de la sobredosificación. Se debe utilizar bicarbonato de sodio intravenoso para mantener el pH sérico en un rango de 7,45 a 7,55. Si la respuesta al pH es inadecuada, se puede utilizar también la hiperventilación. El uso concomitante de hiperventilación y bicarbonato de sodio, debe hacerse con extrema precaución, y monitoreo frecuente del pH. Un pH > 7,60 o una pCO2 < 20 mmHg no son deseables. Disritmias que no respondan al tratamiento con bicarbonato de sodio o hiperventilación, pueden responder a lidocaína, bretilio o fenitoína. Los antiarrítmicos tipo 1A y 1C están generalmente contraindicados (por ej. quinidina, disopiramida y procainamida). En raras circunstancias, la hemoperfusión puede traer algún beneficio en la inestabilidad aguda cardiovascular refractaria en pacientes con toxicidad aguda. Sin embargo, la hemodiálisis, la diálisis peritoneal, las transfusiones y la diuresis forzada, han sido reportadas como generalmente inefectivas en la sobredosificación con antidepresivos tricíclicos. Sistema nervioso central: En los pacientes con depresión del SNC, se sugiere la temporaria intubación, debido al potencial riesgo abrupto de deterioro. Las convulsiones deben ser controladas con benzodiazepinas, o si no son efectivas, con otros anticonvulsivantes (por ej. fenobarbital y fenitoína). La fisostigmina no se recomienda, salvo para el tratamiento de síntomas que comprometan la vida y no hayan respondido a otros tratamientos, y solamente en consulta estrecha con un centro de control de intoxicaciones. Seguimiento psiquiátrico: Ya que la sobredosificación es frecuentemente intencional, los pacientes pueden intentar otros caminos para el suicidio durante la fase de recuperación. El seguimiento psiquiátrico es lo adecuado. Manejo pediátrico: Los principios de manejo de sobredosificación en adultos o niños son similares. Se recomienda enfáticamente, que el médico se contacte con el centro de control de intoxicaciones para el tratamiento pediátrico específico. Ante la eventualidad de una sobredosificación concurrir al Hospital más cercano o comunicarse con un Centro de Toxicología, en especial: Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, Tel.: (011) 4962-6666/2247, Hospital Pedro de Elizalde (ex Casa Cuna), Tel.: (011) 4300-2115, Hospital Nacional Prof. Dr. Alejandro Posadas, Tel.: (011) 4654-6648 / 4658-7777.
Presentación
Tryptanol 25: Envase conteniendo 30 Comprimidos Recubiertos redondos, grabados con TYP y el logo Bagó, ranurados, color amarillo. Tryptanol 75: Envase conteniendo 30 Comprimidos Recubiertos redondos, grabados con TYP y el logo Bagó, birranurados, color naranja.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *