SOLUCION FISIOLOGICA ESTERIL - Farmacología

La administración de una Solución Isotónica de Cloruro de Sodio -0.85 a 0.9%-, ya sea por vía bucal o intravenosa lenta (por goteo), no produce cambio de la presión osmótica cristaloide pero sí descenso (por dilución) de la presión coloidoosmótica u oncólica de las proteínas; pasa entonces líquido al compartimiento intersticial aumentando el volumen total del líquido extracelular incluido el plasma; como no existe modificación de la presión osmótica del líquido extracelular, es decir de su osmolaridad, no hay pasaje de agua al compartimiento intracelular -y desde luego la sal (sodio) no puede penetrar prácticamente en la célula-. Al no haber cambios de la de la presión osmótica del líquido extracelular, no hay intervención de los osmorreceptores y no existe aumento notable de la diuresis al principio, pero luego, después de 6 a 8 horas, el riñón excreta el agua y la sal en exceso, en las proporciones existentes en la solución isotónica; dichas diuresis se debe sobre todo a la estimulación de los receptores de volumen, aurícula izquierda, aparato yuxtaglomerular de las arteriolas aferentes del riñón, que actúan especialmente reduciendo la secreción de aldosterona el segundo -aumento de la excreción renal de Sodio- y de la hormona antidiurética la primera -eliminación de agua-. Farmacocinética: El Ion Sodio se excreta especialmente por el riñón -un 95%- y el resto en las heces y la piel (sudor). La excreción renal -filtración glomerular y reabsorción tubular (experimentos de micropunción)- varía desde luego con la cantidad administrada, pero toda alteración brusca de dicho aporte no provoca inme-diatamente la modificación correspondiente en la excreción renal, pues los procesos funcionales en ese sentido son lentos, sino al cabo de varios días.