SOLFIDIN® FLASH - Advertencias

Se han informado ideación y comportamiento suicida en pacientes tratados con agentes antiepilépticos en diferentes indicaciones. Un meta-análisis de ensayos aleatorios controlados con placebo de fármacos antiepilépticos también ha mostrado un pequeño aumento del riesgo de ideación y comportamiento suicida. El mecanismo de este riesgo no se conoce y los datos disponibles no excluyen la posibilidad de un riesgo mayor para Clonazepam. Debido a esto los pacientes deben ser monitorizados para detectar signos de ideación y conductas suicidas, debiendo considerarse el tratamiento adecuado. Los pacientes (y cuidadores de los pacientes) deben ser advertidos de buscar consejo médico si aparecen signos de ideación o comportamiento suicida. Los pacientes con antecedentes de depresión y/o intentos de suicidio deben mantenerse bajo supervisión estrecha. El Clonazepam debe utilizarse con precaución en pacientes con insuficiencia pulmonar crónica o con insuficiencia de la función renal o hepática, y en los ancianos o personas debilitadas. En estos casos la dosis generalmente debe reducirse. Al igual que con todos los otros medicamentos antiepilépticos, el tratamiento con Clonazepam, aunque de corta duración, no debe ser interrumpido de forma abrupta, sino que debe retirarse mediante reducción gradual de la dosis teniendo en cuenta el riesgo de precipitar el estado epiléptico. Esta precaución también se debe tomar cuando se retira el otro medicamento mientras el paciente todavía está recibiendo tratamiento con Clonazepam. El uso prolongado de las benzodiazepinas puede dar como resultado el desarrollo de dependencia con síntomas de abstinencia al abandonar el uso. El Clonazepam sólo puede utilizarse con especial precaución en pacientes con ataxia espinal o cerebelosa, en caso de intoxicación aguda con alcohol o drogas y en pacientes con daño hepático grave (por ejemplo, cirrosis del hígado). El Clonazepam debe utilizarse con extrema precaución en pacientes con antecedentes de abuso de alcohol o drogas. En lactantes y niños pequeños el Clonazepam puede causar un aumento en la producción de saliva y la secreción bronquial. Por lo tanto se debe prestar especial atención a mantener la permeabilidad de las vías respiratorias. La dosificación de Clonazepam debe ajustarse cuidadosamente a las necesidades individuales de los pacientes con enfermedad preexistente del sistema respiratorio (por ejemplo, enfermedad pulmonar obstructiva crónica) o del hígado y en pacientes sometidos a tratamiento con otros medicamentos de acción central o agentes anticonvulsivantes (antiepilépticos). El Clonazepam se considera probablemente no porfirogénico a dosis bajas, aunque hay algunas evidencias contradictorias de porfirogenicidad a dosis más altas. Por lo tanto, en pacientes con porfiria, el Clonazepam debe utilizarse con cuidado. Al igual que todos los medicamentos de este tipo, el Clonazepam puede, en función de la dosis, la administración y la susceptibilidad individual, modificar las reacciones del paciente (por ejemplo, la capacidad de conducción, comportamiento en el tráfico). En casos de pérdida o duelo, la adaptación psicológica puede ser inhibida por las benzodiazepinas. Los pacientes con problemas hereditarios raros de intolerancia a la galactosa, deficiencia de lactasa Lapp o mal absorción de glucosa-galactosa, no deben tomar este medicamento.