SIMPONI® 50 MG/0,5 ML - Dosificación

El tratamiento con SIMPONI® debe ser instituido y supervisado por médicos calificados con experiencia en el diagnóstico y el tratamiento de la artritis reumatoidea, la artritis psoriásica o la espondilitis anquilosante. Después de un adecuado entrenamiento en la técnica de la inyección subcutánea, los pacientes pueden autoaplicarse SIMPONI® en muslos, abdomen o antebrazos, si el médico determina que es adecuado que lo hagan, con seguimiento médico según sea necesario. Adultos (≥ 18 años): Artritis reumatoidea: La dosis de 50 mg de SIMPONI® se aplica como inyección subcutánea una vez al mes, el mismo día de cada mes. Artritis psoriásica: La dosis de 50 mg de SIMPONI® se aplica como inyección subcutánea una vez por mes, el mismo día de cada mes. Espondilitis anquilosante: La dosis de 50 mg de SIMPONI® se aplica como inyección subcutánea una vez por mes, el mismo día de cada mes. Pacientes geriátricos (≥ 65 años): No es necesario ajustar la dosis en pacientes geriátricos. Pacientes pediátricos ( < 18 años): No se recomienda el uso de SIMPONI® en niños menores de 18 años, debido a la falta de datos sobre su seguridad y eficacia. Pacientes con deterioro de la función renal y/o hepática: No se ha estudiado SIMPONI® en estas poblaciones de pacientes. No pueden efectuarse recomendaciones sobre la dosis. Instrucciones para la administración y la eliminación: En ausencia de estudios de compatibilidad, este producto medicinal no debe mezclarse con otros productos medicinales. El producto restante y los materiales descartables deben eliminarse según las exigencias locales. Embarazo: No existen datos adecuados sobre el uso en mujeres embarazadas, por lo que no se recomienda el uso. Debido a que las inmunoglobulinas se excretan en la leche humana, debe tomarse la decisión de interrumpir la lactancia o interrumpir el tratamiento durante la lactancia. Los datos disponibles sugieren que la respuesta clínica se alcanza generalmente dentro de las 12 a 14 semanas de tratamiento (después de 3-4 dosis). Se debe reconsiderar continuar con el tratamiento en pacientes en los que no se observe beneficio terapéutico tras ese periodo de tiempo. En pacientes que pesen más de 100 kg y que no alcancen una respuesta clínica adecuada después de 3 o 4 dosis, se puede considerar el aumentar la dosis de golimumab a 100 mg administrados una vez al mes. Se debe reconsiderar continuar el tratamiento en pacientes en los que no se observe beneficio terapéutico después de recibir entre 3 y 4 dosis adicionales de 100 mg.