RIFAPRIM® - Precauciones

Los pacientes con deficiencias en el funcionamiento hepático sólo deben recibir RIFAPRIM® en caso de necesidad, con precaución y bajo supervisión médica. Si se detectan signos de daño hepatocelular, la rifampicina debe suspenderse inmediatamente. Rifaprim puede producir una coloración rojiza de la orina, el esputo y de las lágrimas. Las lentes de contacto blandas pueden teñirse. Se han reportado casos de exacerbación de la porfiria. Cuando la rifampicina se administra en forma intermitente (menos de 2-3 dosis por semana), pueden presentarse reacciones inmunológicas. RIFAPRIM® jarabe contiene metabisulfito de potasio el cual puede desarrollar reacciones alérgicas, incluyendo shock anafiláctico o episodios asmáticos. Insuficiencia renal, deficiencia de folatos. La trimetoprima puede interferir con la hematopoyesis. Si se presentan signos de depresión medular, debe suspenderse la administración de RIFAPRIM®.