Prospecto PROGRAF®

Composición
Inyectable. PROGRAF® 5 mg. Cada ml contiene: tacrolimus 5 mg; excipientes c.s. Cápsulas. PROGRAF® 0,5: Tacrolimus 0,5 mg. PROGRAF® 1: Tacrolimus 1 mg. PROGRAF® 5: Tacrolimus 5 mg. Excipientes c.s.
Indicaciones
Inmunosupresión primaria en individuos receptores de trasplantes alogénicos de hígado y riñón. Rechazo del injerto alogénico de hígado, riñón o corazón, resistente al tratamiento inmunosupresor convencional. Tratamiento de la enfermedad injerto vs. huésped post-trasplante de médula ósea.
Dosificación
Para la administración oral de PROGRAF® se recomienda dividir la dosis diaria en dos tomas; las cápsulas deben ingerirse con líquido (preferentemente agua) y con el estómago vacío o al menos 1 hora antes ó 2-3 horas después de las comidas. Para la administración parenteral, reconstituir el contenido de la ampolla del concentrado para infusión en una solución de dextrosa al 5% contenida en envases de polietileno o vidrio o en una solución salina fisiológica contenida en envases de polietileno; una vez abierta la ampolla, el contenido debe ser utilizado inmediatamente. Importante: No utilizar tubuladuras o materiales conteniendo algunos plásticos como el cloruro de polivinilo (PVC). La dosis de tacrolimus debe ser adaptada a las necesidades de cada paciente, en función de los resultados obtenidos en el monitoreo de las concentraciones de tacrolimus en sangre. En la mayoría de los casos los resultados pueden ser óptimos si las concentraciones sanguíneas de la droga se mantienen dentro del rango de 5-20 ng/ml. En general, tacrolimus es administrado conjuntamente con corticoides u otros inmunosupresores. Los esquemas que se exponen a continuación son orientativos. Inmunosupresión primaria en individuos receptores de injertos alogénicos de hígado: Dosis intravenosa inicial: 0,01-0,05 mg/kg en infusión continua durante un período de 24 horas, comenzando aproximadamente 6 horas después de finalizada la cirugía. Dosis oral inicial: 0,10-0,20 mg/kg/día. Los pacientes imposibilitados para recibir PROGRAF® por vía oral, deberán iniciar el tratamiento por vía intravenosa y continuarlo por la vía oral lo más precozmente posible. Inmunosupresión primaria en individuos receptores de trasplantes alogénicos de riñón: Dosis oral inicial: 0,15-0,30 mg/kg/día. Si la dosis no puede ser administrada por vía oral, iniciar el tratamiento con 0,05-0,10 mg/kg por infusión intravenosa continua durante 24 horas dentro de las 24 horas posteriores a la finalización de la cirugía. Rechazo de injertos alogénicos resistentes a los regímenes inmunosupresores convencionales: Injertos alogénicos de hígado o riñón: Comenzar el tratamiento con la dosis inicial de PROGRAF® recomendada para la inmunosupresión primaria para el órgano correspondiente. Injertos alogénicos de corazón: Por vía oral 0,10-0,30 mg/kg/día; la dosis intravenosa es de 0,05 mg/kg por infusión continua durante 24 hs. Tratamiento de la enfermedad injerto vs. huésped post-trasplante de médula ósea: Dosis oral: 0,30 mg/kg/día. Dosis intravenosa: 0,05 mg/kg administrados por infusión continua durante un período de 4 a 12 horas, dos veces por día. Uso en pediatría: Se recomienda iniciar el tratamiento intravenoso y oral con las dosis máximas recomendadas para adultos: 0,05 mg/kg/día y 0,1 mg/kg/día por vía endovenosa para trasplantes hepático y renal respectivamente, y 0,3 mg/kg/día por vía oral. Pacientes con insuficiencia renal o hepática: Se deberá recibir la dosis inferior en el rango terapéutico recomendado, o incluso menor.
Contraindicaciones
Hipersensibilidad conocida al tacrolimus, otros macrólidos o a alguno de los componentes del producto. El concentrado para infusión no debe ser utilizado en pacientes con hipersensibilidad conocida al aceite de castor polioxietilado hidrogenado. Embarazo.
Reacciones adversas
Frecuentes: hipertensión arterial; temblor, cefalea, insomnio, trastornos perceptivos, trastornos visuales; anormalidades en la función renal; constipación, diarrea, náuseas; hipercalemia, hiperglucemia, hipofosfatemia; leucocitosis. Ocasionales: angina de pecho, taquicardia, derrame pericárdico; depresión, neuropatía, nerviosismo, ansiedad, hipertonía, incoordinación, labilidad emocional, amnesia, encefalopatía; lesión tisular renal; colangitis, vómitos, anormalidades en las pruebas funcionales hepáticas, ictericia, cambios en el peso y el apetito, úlcera, dispepsia; diabetes mellitus, trastornos en el equilibrio ácido-base, hipervolemia, hipocalemia, hiperuricemia, incremento de la amilasa sérica; calambres; disnea, atelectasias; alopecia, prurito, sudoración, rash, fotosensibilidad; leucopenia, anemia; edema en diferentes órganos o sistemas, dolor localizado (artralgia, neuralgia, dolor abdominal, dolor torácico), astenia, fiebre. Raros: hipotensión arterial, anormalidades en el ECG, arritmias cardíacas, paro cardíaco, tromboflebitis, hemorragia cerebral, insuficiencia cardíaca, cardiomegalia, bradicardia, hipertrofia ventricular y/o septal; migraña, confusión, mareos, hiporreflexia, somnolencia, alucinaciones, anormalidades en el sueño y en el pensamiento, agitación, psicosis, glaucoma, trastornos otológicos, fotofobia; insuficiencia renal con requerimiento de diálisis, proteinuria, hematuria, hidronefrosis; lesión tisular hepática, hemorragia digestiva alta, íleo, ascitis, disfagia; hipomagnesemia, hipocalcemia, hiponatremia, hipoproteinemia, hipercalcemia, hiperfosfatemia, deshidratación, hiperlipemia, hipoglucemia; osteoporosis; asma; ginecomastia, hirsutismo, urticaria; trombocitopenia, eosinofilia, esplenomegalia. Como ocurre con otros potentes agentes inmunosupresores, los pacientes tratados con tacrolimus presentan un elevado riesgo de infecciones, pudiendo agravarse la evolución de infecciones prexistentes; asimismo, es mayor el riesgo de sufrir neoplasias tanto benignas como malignas. Se han observado reacciones alérgicas y anafilactoides, además de enfermedades autoinmunes (vasculitis, síndrome de Lyell, síndrome de Stevens-Johnson).
Advertencias
El tratamiento con PROGRAF® requiere de un cuidadoso control médico y de laboratorio. No se recomienda la administración de PROGRAF® en asociación con ciclosporina, ya que puede aumentar la vida media de esta última y potenciar la toxicidad por acción sinérgica y/o aditiva; PROGRAF® o la ciclosporina deben ser suspendidos por lo menos 24 horas previas al inicio del tratamiento con la otra droga, recomendándose controlar los niveles de ciclosporina en sangre antes y después de la administración de PROGRAF®, definiendo el momento oportuno para iniciar esta terapia en base a dichos niveles (pudiendo retrasarse en presencia de niveles elevados de ciclosporina) y las condiciones clínicas del paciente. Se recomienda el inicio de la administración oral de PROGRAF® de manera precoz. Deben realizarse controles seriados de las concentraciones de la droga durante el período temprano post-trasplante y posterior a cada ajuste de la dosis, luego de los cambios en el régimen inmunosupresor y al inicio de la administración concomitante de otras drogas que pueden modificar las concentraciones sanguíneas de PROGRAF®, de acuerdo a las condiciones del paciente. PROGRAF® puede producir nefrotoxicidad y neurotoxicidad cuando es administrado en altas dosis. Los pacientes con insuficiencia renal deben ser vigilados, considerando el cambio de terapia inmunosupresora ante elevaciones persistentes de la creatinina plasmática y que no responden a los ajustes de las dosis. Se requiere cautela con la administración concomitante con otras drogas nefrotóxicas. Durante los primeros meses posteriores al trasplante deben monitorearse regularmente: tensión arterial, ECG, estado visual, glucemia, electrolitos (particularmente potasio), funciones renal y hepática, parámetros hematológicos, pruebas de coagulación. Se han registrado casos de cardiomiopatía hipertrófica en pacientes con concentraciones constantes en sangre mayores a 25 ng/ml, generalmente reversibles al reducir la dosis o suspender la droga; otros factores que pueden contribuir en el riesgo a padecerla incluyen enfermedad cardíaca prexistente, hipertensión arterial, sobrecarga hídrica, uso de corticoides y disfunción hepática y/o renal, por lo que se recomienda el control ecocardiográfico y la consideración de reducción de la dosis o la suspensión del tratamiento ante anormalidades. Se han registrado casos de desarrollo de trastornos linfoproliferativos relacionados con el virus Epstein-Barr (VEB) en pacientes inmunosuprimidos por trasplantes de órganos; debe determinarse el perfil serológico para el VEB previo al tratamiento con tacrolimus. Los pacientes que han cambiado por la terapia de rescate con PROGRAF® no deben recibir concomitantemente tratamiento antilinfocítico. La sobre-inmunosupresión del sistema inmunológico puede incrementar la susceptibilidad a infecciones. Como ocurre con otros agentes inmunosupresores, debe minimizarse la exposición al sol y a los rayos UV. El concentrado de tacrolimus para infusión contiene aceite de castor polioxietilado hidrogenado que puede provocar reacciones anafilactoides, recomendándose precaución al emplear en pacientes que hayan recibido preparados con dicho componente y con predisposición a desarrollar reacciones alérgicas. Aquellos pacientes que presenten trastornos visuales y/o neurológicos, deben evitar conducir vehículos u operar maquinarias peligrosas. Embarazo y lactancia: PROGRAF® no debe ser administrado durante el embarazo. Las pacientes deben ser advertidas sobre los riesgos del embarazo mientras reciben tacrolimus. Se recomienda a las madres no amamantar mientras reciben la droga. Interacciones medicamentosas: La administración concomitante de PROGRAF® con agentes potencialmente nefrotóxicos o neurotóxicos puede aumentar el nivel de toxicidad (por ejemplo, antibióticos aminoglucósidos, anfotericina B, cisplatino, ciclosporina, ganciclovir, aciclovir). En pacientes con riesgo de hipercalemia deben evitarse los diuréticos ahorradores de potasio, suplementos de potasio u otros agentes que aumentan los niveles de potasio sérico. El tacrolimus es intensamente metabolizado a nivel hepático a través de CYP3A4, pudiendo a su vez tener un efecto inductor o inhibitorio sobre esta enzima. Las drogas que inhiben el complejo enzimático del citocromo P-450 pueden incrementar los niveles sanguíneos o plasmáticos del tacrolimus; las drogas inductoras de estas enzimas los disminuyen. Los agentes que pueden aumentar los niveles sanguíneos del tacrolimus son: diltiazem, nifedipina, nilvadipina, nicardipina, verapamilo, mibefradil, lidocaína, quinidina, clotrimazol, fluconazol, itraconazol, ketoconazol, claritromicina, eritromicina, troleandomicina, josamicina, inhibidores de proteasa, dapsona, cimetidina, metoclopramida, cisaprida, ciclosporina, danazol, metilprednisolona, ergotamina, bromocriptina, etinilestradiol, noretindrona, gestodeno y tamoxifeno; los siguientes pueden disminuirlos: carbamazepina, fenobarbital, fenitoína, rifampicina, rifabutina, isoniacida, metamizol, además también del jugo de pomelo. PROGRAF® ha demostrado in vitro inhibir el metabolismo de la cortisona y testosterona, y podría interferir sobre el metabolismo de las hormonas sexuales, reduciendo la eficacia de los anticonceptivos orales hormonales. Durante el tratamiento con tacrolimus, las vacunas pueden ser menos eficaces y deberá evitarse la administración de aquellas a microrganismos vivos.
Presentación
Inyectable. Envase con 1 ampolla de 1 ml conteniendo 5 mg. Cápsulas. Cápsulas 1 mg: Envase con 100 cápsulas - Cápsulas 0,5 y 5 mg: Envase con 50 cápsulas.
Revisión
ANMAT: Abr-1998/Jun-2001.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *