ZOTEPINA - Precauciones y advertencias

Se aconseja realizar recuento de glóbulos blancos periódicamente para descartar leucopenia. En pacientes con insuficiencia hepática, se recomienda monitorear la función hepática semanalmente en los 3 primeros meses de tratamiento. En pacientes con antecedentes de hiperuricemia o gota, se recomienda control periódico de la uricemia. Evitar el inicio del tratamiento con zotepina dentro de las 3 semanas de la resolución de un episodio agudo de gota, por el riesgo de formación de cálculos renales de uratos. Como se ha observado una prolongación del intervalo QTc relacionado con el uso de zotepina, se recomienda administrar con precaución a pacientes con riesgo de arritmias debido a enfermedad coronaria, drogas que induzcan prolongación del intervalo QTc o hipopotasemia. Administrar con precaución a pacientes con tumores de la médula adrenal (feocromocitoma o neuroblastoma). Tener en cuenta que la termorregulación corporal puede verse afectada por el tratamiento con zotepina. Se recomienda no emplear drogas depresoras del sistema nervioso central, durante el tratamiento con zotepina, puesto que existe riesgo de aparición de discinesia tardía. Además, la zotepina puede causar un empeoramiento en pacientes con enfermedad de Parkinson. No administrar durante el embarazo o la lactancia, excepto que los beneficios para la madre superen los potenciales riesgos para el feto o bebé. Como la zotepina disminuye el umbral convulsivante, se recomienda no administrar a pacientes con antecedentes personales o familiares de epilepsia, excepto que el beneficio supere los riesgos. Debido a su actividad bloqueante alfaadrenérgica, la zotepina puede causar hipotensión ortostática, especialmente al inicio del tratamiento y con el aumento de la dosificación. Por ello, se recomienda advertir a los pacientes que deben incorporarse lentamente y monitorear la presión arterial. Puesto que la zotepina puede producir taquicardia, se aconseja emplear con precaución en pacientes con angina de pecho debido a enfermedad coronaria. También se recomienda administrar con precaución a pacientes con hipertrofia prostática, retención urinaria, glaucoma de ángulo cerrado o íleo paralítico, ya que tiene propiedades anticolinérgicas. Se aconseja advertir a los pacientes sobre la posibilidad de aumento de peso. En caso de aparición del síndrome neuroléptico maligno (SNM), se recomienda suspender inmediatamente su administración.