TUBOCURARINA - Propiedades

Es un relajante muscular no despolarizante. Ejerce bloqueo competitivo de los receptores colinérgicos en la placa motora, sin cambiar el potencial de reposo de la membrana muscular. Su acción se inicia con rapidez luego de la inyección IV y alcanza un efecto máximo entre 5 y 6 minutos. La duración de la acción no pudo establecerse con precisión, aunque se puede esperar una duración de la parálisis muscular de un rango de 25 a 90 minutos. La parálisis que se produce es inicialmente selectiva, y alcanza gradual y consecutivamente los siguientes músculos: elevadores de los párpados, de la masticación, de los miembros, músculos abdominales, de la glotis y, finalmente, intercostales y diafragma. No tiene efecto sobre el nivel de conciencia; el paciente puede estar sufriendo dolor severo y ser incapaz de comunicarlo al anestesista. Tampoco tiene efecto sobre el músculo liso. Los neonatos son especialmente sensibles a esta droga. La eliminación se ajusta a un modelo de tres compartimientos, con una vida media de la primera fase de eliminación de 5 minutos; sigue una segunda fase de vida media de eliminación de 7 a 40 minutos y una tercera fase con vida media de eliminación de alrededor de 2 horas. Las dosis repetidas poseen efecto acumulativo. Se elimina en forma inalterada por la orina y en parte por el tracto biliar. La insuficiencia renal prolonga la vida media. El fármaco pasa a la placenta y se detecta bloqueo neuromuscular en recién nacidos cuyas madres recibieron la droga para el tratamiento de la eclampsia. Puede producir hipotensión en forma indirecta, debido al incremento de la liberación de histamina en el tejido pulmonar y al bloqueo ganglionar. La inyección rápida puede provocar una gran liberación de histamina en los pulmones, lo que puede reducir la capacidad respiratoria debido al broncospasmo y a la parálisis de los músculos respiratorios.