TESTOSTERONA - Reacciones adversas

El tratamiento en el largo plazo con andrógenos puede asociarse con neoplasias hepáticas, incluso con el carcinoma hepatocelular. Los efectos secundarios del enantato y del cipionato de testosterona no se pueden revertir en forma rápida con la interrupción del tratamiento, debido a la larga duración de la actividad de estos fármacos. Son de incidencia más frecuente en mujeres: acné, hipertrofia del clítoris, alopecia, ronquera o voz grave, alteraciones del ciclo menstrual. En varones: erección frecuente, sensibilización de las mamas, irritabilidad vesical. En ambos sexos: confusión, disnea, mareos, cefaleas continuas, cansancio no habitual, edemas, hemorragias no habituales, coluria, acolia y anorexia.