PRAVASTATíN - Precauciones y advertencias

Antes de iniciar el tratamiento con pravastatín sódico se deberá confirmar la existencia de niveles elevados de LDL-colesterol, debiéndose descartar la existencia de hipercolesterolemia secundaria a obesidad, diabetes mellitus mal controlada, hipotiroidismo, síndrome nefrótico y enfermedad biliar obstructiva. El pravastatín, como otros agentes hipolipemiantes, puede producir anomalías en la función, que se reflejan en un aumento de las transaminasas séricas. En el caso de prescribirse en concomitancia resinas secuestrantes de ácidos biliares, deberá tomarse 1 hora antes o 4 horas después de la administración de aquellas.