GALANTAMINA - Precauciones y advertencias

Hipersensibilidad a la droga. Por su mecanismo de acción los inhibidores de la colinesterasa pueden interferir la actividad de los anticolinérgicos, y viceversa. El AUC y la vida media de la galantamina se incrementan en aproximadamente un 30% en aquellos individuos con insuficiencia hepática moderada o severa. Se recomienda no usar en pacientes con clearance de creatinina menor de 9ml/minuto. Los mareos y la somnolencia pueden ocurrir durante el tratamiento con galantamina, por lo que se aconseja no participar en tareas que requieran vigilancia o alerta, como manejo de maquinaria o conducción de vehículos. Debido a los efectos colinérgicos la galantamina puede exacerbar los cuadros intestinales agudos. Se utilizará con precaución en pacientes con asma, EPOC y otras enfermedades pulmonares obstructivas. Se recomienda cautela en pacientes con cardiopatías, como en la enfermedad del nódulo sinusal, arritmias o alteraciones de la conducción (bloqueo sinoauricular, bloqueo AV o bradicardia). En la enfermedad de Alzheimer los colinérgicos pueden inducir o exacerbar convulsiones, lo mismo que en pacientes predispuestos a convulsiones (por ej.: traumatismo de cráneo, aumento de la presión intracraneana, alteraciones metabólicas). La galantamina puede exacerbar los síntomas de la enfermedad de Parkinson y, como es un inhibidor de la acetilcolinesterasa, puede aumentar la relajación muscular bajo anestesia durante la cirugía y podría generar una depresión respiratoria por prolongación del bloqueo neuromuscular. Utilización durante el embarazo y la lactancia: no se ha establecido su seguridad.