GALANTAMINA - Interacciones

Asociada con otros inhibidores de la colinesterasa (donepecilo, rivastigmina, tacrina) puede producir efectos aditivos, lo mismo que con parasimpaticomiméticos como el betanecol. Las drogas que tienen propiedades anticolinérgicas -como amantadina, amoxapina, clozapina, ciclobenzaprina, difenoxilato, disopiramida, bloqueadores H1 sedativos, maprotilina, meclizina, mirtazapina, molindone, olanzapina, orfenadrina, fenotiazinas, prociclidina, quetiapina y antidepresivos tricíclicos- pueden interferir la actividad de los inhibidores de la colinesterasa. El incremento del tono vagal inducido por algunos inhibidores de la colinesterasa puede producir bradicardia, hipotensión o síncope, que pueden hacerse más evidentes cuando son administrados en forma conjunta con otras drogas bradicardizantes como la digoxina y los betabloqueantes. Los anestésicos locales pueden antagonizar los efectos de los inhibidores de la colinesterasa como la galantamina, por inhibición de la neurotransmisión en el musculoesquelético. Los AINE pueden causar efectos gastrointestinales aditivos cuando son administrados en forma conjunta con los inhibidores de la colinesterasa. La galantamina se metaboliza, al menos parcialmente, a través del sistema microsomal hepático CYP450. Su biodisponibilidad aumenta en aproximadamente un 40% cuando se administra junto con el inhibidor de CYP2D6 y 3A4, paroxetina. Otros inhibidores de la CYP2D6 que potencialmente pueden afectar la tolerancia de la galantamina por aumento de su biodisponibilidad incluyen: amiodarona, etanol, fluoxetina, quinidina, ritonavir y terbinafina. En los estudios de interacción de drogas en seres humanos la cimetidina incrementó la biodisponibilidad de galantamina en un 16%, mientras que la ranitidina no tuvo efectos en su farmacocinética. La CYP3A4 es parcialmente responsable del metabolismo de la galantamina y la biodisponibilidad de ésta incrementa en un 30% cuando se administra en forma conjunta con ketoconazol y en un 12% con eritromicina, ambos inhibidores de la mencionada isoenzima. Otros inhibidores de la CYP3A4 que potencialmente incrementan los niveles plasmáticos de la galantamina incluyen: amiodarona, antirretrovirales, inhibidores de proteasa, antifúngicos azoles sistémicos, cimetidina, diltiazem, fluoxetina, fluoxamina, imatinib, STI-571, algunos macrólidos (claritromicina y troleandomicina), nefazodona, quinina, verapamilo y zafirlukast. Los inhibidores de la recaptación de serotonina (sertralina y paroxetina), son inhibidores menores de la CYP3A4. Dado el metabolismo parcial a través de la isoenzima CYP3A4, su efectividad puede reducirse teóricamente con el uso concomitante de inductores de esta isoenzima, como los barbitúricos, la carbamazepina, fosfofenitoína, fenitoína, Hiperycum perforatum, oxcarbamazepina, pioglitazona, rifabutina, rifampina, rifapentina y troglitazona.