FLUOXIMESTERONA - Precauciones y advertencias

El uso prolongado y las altas dosis se ha asociado con la aparición de neoplasias hepáticas. No se recomienda durante el embarazo, ya que se produce masculinización de los genitales externos de los fetos femeninos, con clitorimegalia, desarrollo vaginal anormal y fusión de los pliegues genitales para formar una estructura semejante al escroto. El grado de masculinización está relacionado con la dosis administrada y con la edad del feto; es más probable que estos efectos se produzcan cuando la fluoximesterona se administra durante el primer trimestre de embarazo. El tratamiento con dosis elevadas puede producir oligospermia, con posible infertilidad en los varones; la fertilidad reaparece cuando cesa la terapia en dosis elevadas. Se desconoce si se excreta en la leche materna; sin embargo, en los lactantes existe un posible riesgo de efectos adversos, como desarrollo sexual precoz en varones y virilización en mujeres. Debe usarse con precaución en los niños prepúberes debido al posible cierre prematuro de las epífisis en varones y mujeres, o a un desarrollo sexual precoz en varones. En pacientes varones de edad avanzada puede aumentar el riesgo de hipertrofia prostática o de carcinoma de próstata.