DIFLORASONA - Precauciones y advertencias

Es aconsejable tener en cuenta la relación riesgo-beneficio en el embarazo, debido a que estudios en animales indican que cuando la diflorasona se usa en forma prolongada se absorbe sistémicamente y puede producir malformaciones congénitas en el feto. No se recomienda la administración simultánea de vacunas de virus vivos, ya que puede potenciarse la replicación de los virus de la vacuna. Durante el tratamiento aumenta el riesgo de infección y, en pacientes pediátricos o geriátricos, el de efectos adversos. Se recomienda la administración de la dosis mínima eficaz durante el tratamiento más corto posible. Es muy probable que los pacientes de edad avanzada en tratamiento con corticoides desarrollen hipertensión y estén más propensos a presentar osteoporosis inducida por corticoides. La aplicación prolongada, en amplias áreas, y los vendajes oclusivos, favorecen el incremento de la absorción sistémica de la diflorasona. El uso en niños, en la mujer embarazada y en la mujer que amamanta debe estar restringido a corto tiempo y áreas pequeñas de piel. La administración de diflorasona se debe evaluar en la relación riesgo-beneficio en presencia de sida, cardiopatía, insuficiencia cardíaca congestiva, hipertensión, diabetes mellitus, glaucoma de ángulo abierto, disfunción hepática, miastenia gravis, hipertiroidismo, osteoporosis, lupus eritematoso, tuberculosis activa y disfunción renal severa.