Prospecto PENTASA®

Composición
Cada enema contiene: mesalazina 1g, edetato disódico 20 mg, metabisulfito de sodio 100 mg, acetato de sodio 630 mg, ácido clorhídrico y agua purificada.
Farmacología
La mesalazina, principio activo de Pentasa® enema es un antiinflamatorio que se administra en las enteropatías inflamatorias crónicas, del tipo de la rectocolitis hemorrágica y la proctosigmoiditis.
Indicaciones
Tratamiento de las colopatías inflamatorias. Pentasa® enema es administrado en la rectocolitis ulcerosa leve que afecta en promedio el recto y el colon sigmoideo (proctosigmoiditis ulcerosa).
Dosificación
Adultos: aplicar un enema (1 g de mesalazina) por día, por la noche, antes de acostarse, durante 2 a 4 semanas.
Contraindicaciones
No administrar Pentasa® en caso de alergia a los salicilatos. No utilizar Pentasa® en caso de disfunciones hepáticas o renales severas. No administrar en caso de úlcera gástrica o duodenal. No administrar en caso de patología con marcada tendencia a las hemorragias. No utilizar Pentasa® en niños menores de dos años.
Reacciones adversas
Raramente pueden presentarse cefaleas, náuseas, vómitos y vértigo. Los pacientes alérgicos a los salicilatos reaccionan de manera análoga con la mesalazina. Ocasionalmente pueden presentarse reacciones de hipersensibilidad independientes de las dosis bajo la administración de 5-ASA, por ejemplo exantemas alérgicos, fiebre medicamentosa, broncoespasmos y síntomas del tipo del lupus eritematoso. Se han descripto casos aislados de miocarditis, pericarditis y alveolitis. No puede excluirse la posibilidad de aparición de una pancreatitis y nefritis intersticial. Se ha señalado un trastorno de la función hepática, con elevación de los índices enzimáticos y de las transaminasas. Se han informado casos aislados de efectos hematológicos, como trombopenia y neutropenia. No puede excluirse la influencia de la mesalazina sobre la eritropoyesis, expresada como una metahemoglobinemia.
Interacciones
El producto puede potenciar la acción hipoglucemiante de las sulfonilureas e incrementar las hemorragias gastrointestinales de origen cumarínico. La mesalazina puede aumentar la toxicidad del metotrexate y restringir la acción uricosúrica del probenecid y de la sulfinpirazona, el efecto diurético de la furosemida y de la espironolactona y la actividad antituberculosa de la rifampicina. La mesalazina puede acentuar los efectos secundarios gástricos de los glucocorticoides. La mesalazina puede restringir la reabsorción de la digoxina.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *