PANTOMICINA 500 E.S. - Advertencias

Ocasionalmente se ha informado de disfunción hepática, incluyendo elevación de las enzimas hepáticas y hepatitis hepatocelular y/o colestática, con o sin ictericia, durante la terapéutica con Eritromicina. La colitis seudomembranosa ha sido relacionada con casi todos los agentes antibacterianos, incluyendo la Eritromicina, y puede variar en severidad de leve hasta comprometer la vida; por lo tanto es importante considerar este diagnóstico, en pacientes que se presenten con diarrea siguiendo a la administración de agentes antibacterianos. Existen informes que sugieren que la Eritromicina no alcanza al feto en concentraciones adecuadas como para prevenir la sífilis congénita. Los niños nacidos de madres tratadas durante el embarazo con Eritromicina oral por sífilis temprana, deberán ser tratados con un régimen apropiado de penicilina. El tratamiento con agentes antibacterianos altera la flora normal del colon y puede permitir el sobrecrecimiento de clostridios. Los estudios indican que una toxina producida por Clostridium difficile es la causa principal de la colitis asociada a antibióticos. Luego que se haya establecido el diagnóstico de colitis seudomenbranosa, deberán ser iniciadas medidas terapéuticas. Los casos leves de colitis seudomembranosa habitualmente responden a la discontinuación de la droga solamente. En casos moderados a severos, deberá considerarse el manejo con fluidos y electrolitos, suplementación proteica, y tratamiento con una droga antibacteriana clínicamente efectiva contra la colitis por Clostridium difficile. Hubo informes de rabdomiolisis con o sin insuficiencia renal en pacientes críticos que recibían Eritromicina concomitantemente con lovastatina. Por lo tanto, en los pacientes que reciben concomitantemente lovastatina y Eritromicina, deberán monitorearse cuidadosamente la CPK y los niveles séricos de transaminasas.