OSTELIN POTENCIA 100 - Farmacología

El papel fisiológico que cumple la vitamina D es el de un regulador positivo de la homeostasis de Ca++. La vitamina también afecta el metabolismo del fosfato en forma paralela al Ca++. Si bien se considera que la regulación de la homeostasis del Ca++ es su función principal, existen evidencias crecientes de su importancia en otros procesos. Los mecanismos mediante los cuales la vitamina D mantiene la concentración normal de Ca++ y fosfato en el plasma incluyen facilitar su absorción en el intestino delgado, estimular su movilización a partir del hueso y disminuir su excreción por el riñón. Estos procesos permiten mantener el Ca++ y el fosfato plasmático en concentraciones esenciales para la actividad neuromuscular normal, mineralización del hueso y otras funciones que dependen del Ca++. No se ha podido demostrar un papel directo de la vitamina en la mineralización ósea, se cree en cambio que la formación de hueso es normal cuando las concentraciones de Ca++ y fosfato en plasma son adecuadas. Sin embargo, actualmente se sabe que la vitamina D tiene efectos directos e indirectos sobre las células responsables de la remodelación ósea. El mecanismo de acción del calcitriol, la forma activada de la vitamina D, es semejante al de los esteroides y las hormonas tiroideas. Así, el calcitriol se fija a los receptores citosólicos dentro de las células efectoras, el complejo receptor-hormona interacciona con el DNA de ciertos genes incrementando o inhibiendo su transcripción. El análisis estructural del receptor para calcitriol indica que pertenece a la misma familia de supergenes que los receptores para esteroides. El calcitriol también ejerce unos pocos efectos demasiado rápidos para ser explicados por su acción sobre el genoma. Farmacocinética: la vitamina D habitualmente se administra por vía oral y en la mayoría de los casos la absorción gastrointestinal es adecuada. Tanto la vitamina D2 como la D1 son absorbidas en el intestino delgado, aunque la última puede ser absorbida en forma más completa y rápida. La bilis es esencial para la absorción intestinal adecuada de la vitamina D. La vitamina D absorbida circula en la sangre asociada con una proteína fijadora que es una a-globulina específica. La vitamina desaparece del plasma con una vida media de 19 a 25 horas, pero es almacenada en el organismo durante períodos prolongados, aparentemente en los depósitos de grasa. El hígado es el sitio de conversión de la vitamina D en su 25-hidroxi derivado, que también circula asociado con la proteína fijadora de vitamina D. La principal vía de excreción de la vitamina D es la bilis, sólo un pequeño porcentaje de la dosis administrada se encuentra en la orina.