OPTAMOX - Precauciones

Se han observado cambios en los exámenes de la función hepática en algunos pacientes que recibieron OPTAMOX. No se sabe exactamente cuál es el significado clínico de estos cambios, pero aun así OPTAMOX se deberá administrar con precaución en aquellos pacientes con evidencia de disfunción hepática. Se han manifestado raramente casos de ictericia colestática, la cual puede ser grave, aunque normalmente es reversible. Puede que los signos y los síntomas no aparezcan hasta transcurridas seis semanas después de finalizar el tratamiento. En aquellos pacientes con insuficiencia renal moderada o grave, se deberá ajustar la dosificación de OPTAMOX, tal y como se recomienda en el apartado Dosificación. Se han observado algunas reacciones de hipersensibilidad (anafilaxis) graves, y ocasionalmente fatales, en pacientes tratados con penicilina. Es más probable que dichas reacciones ocurran en pacientes con historia de hipersensibilidad a la penicilina (ver Contraindicaciones). Se han asociado las erupciones eritematosas con mononucleosis en pacientes tratados con amoxicilina. El uso prolongado también puede resultar en ocasiones, en un supercrecimiento de microorganismos no susceptibles. Interacciones: se ha observado una prolongación del tiempo de sangrado y de protrombina en algunos pacientes tratados con OPTAMOX. OPTAMOX debe usarse con precaución en pacientes que estén bajo tratamiento anticoagulante. Al igual que con otros antibióticos de amplio espectro, OPTAMOX puede disminuir la eficacia de los anticonceptivos orales por lo que se recomienda advertir a la paciente. No se recomienda el uso simultáneo de probenecid y OPTAMOX. La secreción tubular renal de amoxicilina es disminuida por el probenecid, produciendo aumento y prolongación de los niveles de amoxicilina en sangre, pero no de ácido clavulánico. El uso simultáneo de allopurinol durante el tratamiento con amoxicilina puede incrementar las reacciones alérgicas en piel. No hay datos sobre el uso concomitante de OPTAMOX y allopurinol. Uso durante el embarazo y la lactancia: los estudios de reproducción realizados con animales (ratones y ratas) a los que se les administró OPTAMOX por vía oral y parenteral, no han mostrado tener efectos teratogénicos. Existe limitada experiencia sobre el empleo de OPTAMOX en el embarazo humano. Al igual que con el resto de los medicamentos, se deberá evitar su uso durante el embarazo, sobre todo durante el primer trimestre, a menos que el médico lo considere esencial. OPTAMOX se puede administrar durante el período de lactancia. No se han observado efectos perjudiciales para el lactante, salvo el riesgo de sensibilización asociado con la eliminación de restos (trazas) en la leche materna.