Prospecto MELERIL

Composición
Meleril Comprimidos recubiertos 10 mg: Cada comprimido recubierto contiene Tioridazina clorhidrato 10 mg. Excipientes: Dióxido de silicio coloidal; Croscarmelosa sódica; Estearato de magnesio; Lactosa monohidrato; Celulosa polvo; Hidroxipropilmetilcelulosa; Triacetina; Laca alumínica de índigo carmín; Óxido de hierro amarillo; Dióxido de titanio. Meleril Comprimidos recubiertos 25 mg: Cada comprimido recubierto contiene Tioridazina clorhidrato 25 mg. Excipientes: Dióxido de silicio coloidal; Croscarmelosa sódica; Estearato de magnesio; Celulosa polvo; Hidroxipropilmetilcelulosa; Triacetina; Dióxido de titanio; Lactosa monohidrato; Óxido de hierro pardo; Óxido de hierro amarillo; Dióxido de titanio; Talco. Meleril Retard Comprimidos retard 200 mg: Cada comprimido contiene Tioridazina clorhidrato 200 mg. Excipientes: Estearato de magnesio; Alcohol cetílico; Simeticona; Celacefato; Celulosa microcristalina; Acetato de polivinilo; Óxido de hierro rojo; Óxido de hierro amarillo.
Farmacología
Acción farmacológica: El perfil farmacológico básico de la Tioridazina, el principio activo de Meleril, es análogo al de las otras fenotiazinas (su principal acción es antipsicótica), pero existen diferencias significativas en el espectro clínico si se lo compara con otros agentes de esta clase. Las características distintivas del Meleril son su baja propensión a causar efectos secundarios extrapiramidales y su baja actividad antiemética. Farmacocinética: Meleril se absorbe rápida y completamente a partir del tracto gastrointestinal. Las concentraciones plasmáticas máximas se alcanzan 2-4 horas después de la ingestión. La biodisponibilidad sistémica promedio es del 60% aproximadamente. El volumen de distribución relativo es de alrededor de 10 l / kg. La unión a las proteínas es elevada (más del 95%). La Tioridazina se metaboliza en el hígado; algunos de los metabolitos (p. Ej.: Mesoridazina, sulforidazina) poseen propiedades farmacodinámicas análogas a las de la sustancia original. La excreción tiene lugar principalmente por las heces (50%), pero también por el riñón (menos del 4% en forma de fármaco inalterado y alrededor del 30% como metabolitos). La vida media plasmática de eliminación es de 10 hs aproximadamente. La Tioridazina atraviesa la barrera placentaria y pasa a la leche de la madre. Con Meleril Retard comprimidos, la absorción se prolonga alcanzándose las concentraciones plasmáticas máximas 2-4 hs más tarde que con las formas no retard.
Indicaciones
Múltiples síntomas de trastornos mentales psicóticos y algunos otros síntomas tales como tensión, agitación, depresión con síntomas psicóticos, trastornos del sueño que formen parte de otros cuadros psiquiátricos comunes aunque no típicamente psicosis. Meleril es útil: En pacientes psicóticos crónicos hospitalizados. En pacientes psicóticos ambulatorios. En pacientes con agitación, ansiedad o estados mixtos de ansiedad y depresión severa, asociados a un síndrome cerebral orgánico de cierta gravedad. Durante las primeras etapas de la suspensión del alcohol, como tratamiento coadyuvante en el alivio de los síntomas tales como ansiedad, agitación, hostilidad o alucinaciones. Como tratamiento coadyuvante de la depresión asociada a síntomas psicóticos. En niños con problemas severos de comportamiento tales como inestabilidad emocional, hiperexcitabilidad, hiperactividad y agresividad siempre que otras terapéuticas no farmacológicas hayan fracasado.
Dosificación
Antes de iniciar el tratamiento con Meleril, deberá realizarse un ECG basal con el objeto de excluir a pacientes con enfermedad cardiovascular preexistente relevante. La posología debe ser adecuada a cada individuo de acuerdo a la naturaleza y severidad de los síntomas. Se recomienda que la dosis inicial sea la más baja dentro de los rangos mencionados más abajo y sea incrementada gradualmente hasta obtener el nivel claramente eficaz. La dosis diaria de Meleril se administrará generalmente en 2 a 4 tomas. Meleril Retard no debe masticarse. Adultos: Como neuroléptico:


Como sedante: 10 - 75 mg. Niños 2 años o más: Como neuroléptico: 1 - 4 mg / kg de peso corporal / día. Como sedante: 0,5 - 2,0 mg / kg / día. En pacientes de bajo peso, en pacientes con enfermedades hepática o renal, y en pacientes de edad avanzada, se recomienda comenzar con dosis bajas e incrementarlas gradualmente.
Contraindicaciones
Estados comatosos o depresión grave del sistema nervioso central; historia de hipersensibilidad a otras fenotiazinas, a Tioridazina clorhidrato, a la Tioridazina base o a cualquiera de los excipientes. Historia de patología hematológica grave (Ej.: Depresión de médula ósea); antecedentes de reacciones de hipersensibilidad, como fotosensibilidad severa. Trastornos cardíacos graves, especialmente arritmias clínicamente relevantes (Ej.: Torzada de puntas, Síndrome congénito del QT prolongado). Pacientes medicados concomitantemente con drogas que producen prolongación del intervalo QTc. Pacientes medicados concomitantemente con inhibidores de la recaptación de serotonina u otras drogas que sean metabolizadas por el citocromo P450 isoenzima 2D6 (ver interacciones con otros productos medicinales). Meleril no debe ser administrado a niños menores de 2 años.
Reacciones adversas
Como otras fenotiazinas, los efectos colaterales de Meleril son dosis-dependientes y habitualmente representan efectos farmacológicos exagerados. Los eventos adversos mencionados abajo han sido reportados con Meleril. La mayoría son leves y transitorios dentro reportados con Meleril. La mayoría son leves y transitorios dentro de los rangos de dosis recomendados. Aquellos que son más severos han sido principalmente observados con altas dosis en los casos donde Meleril se usó como neuroléptico. A dosis más bajas, cuando Meleril se usa como sedante, su frecuencia es muy baja y los efectos adversos como síntomas extrapiramidales o trastornos sanguíneos son extremadamente raros. Sistema nervioso central: Frecuente: Sedación y somnolencia. Ocasional: Mareos. Raros: Confusión, agitación, alucinaciones, irritabilidad, cefalea; pseudoparkinsonismo, convulsiones, síntomas extrapiramidales (temblor, rigidez muscular, acatisia, disquinesia, distonía), hiperquinesia, disquinesia tardía; depresión, insomnio, pesadillas, reacciones psicóticas, Síndrome Neuroléptico Maligno (rigidez muscular, hipertermia, estado mental alterado, inestabilidad autonómica). Sistema nervioso autónomo / Efectos anticolinérgicos: Ocasional: Sequedad de boca, visión borrosa, trastornos de la acomodación, congestión nasal. Raros: Náuseas, vómitos, diarrea, constipación, pérdida del apetito, retención urinaria o incontinencia, palidez, temblor, íleo paralítico. Aparato cardiovascular: Ocasional: Hipotensión ortostática. Raros: Cambios ECG como prolongación del intervalo QT, taquicardia; arritmias, torzadas de punta, muerte súbita. Nota: Ver Contraindicaciones, Advertencias y Precauciones para mayores detalles relacionados a enfermedades cardiovasculares. Sistema endócrino: Ocasional: Galactorrea. Raros: Amenorrea, irregularidades menstruales, cambios en el peso corporal, trastornos de la erección, inhibición de la eyaculación. Priapismo. Congestión mamaria, edema periférico. Sangre: Raros: Leucopenia, agranulocitosis, trombocitopenia, anemia, leucocitosis. Hígado y vías biliares: Raros: Anormalidades de las enzimas hepáticas, hepatitis. Piel: Raros: Dermatitis, erupciones cutáneas, urticaria, exantemas alérgicos, fotosensibilidad. Otros: Raros: Tumefacción parotídea, hipertermia, depresión respiratoria. Se han reportado raros casos de retinopatía pigmentaria después de un tratamiento a largo plazo, en su mayoría en pacientes tratados con dosis superiores a la máxima recomendada de 800 mg al día.
Precauciones
Propiedades anticolinérgicas: Teniendo en cuenta sus propiedades anticolinérgicas, debe tenerse precaución en pacientes con aumento de la presión ocular, glaucoma de ángulo estrecho, hipertrofia prostática, retención urinaria y constipación crónica. Discrasias sanguíneas: Aún cuando el Meleril raramente causa leucopenia o agranulocitosis, como en toda fenotiazinoterapia, se llevarán a cabo regularmente recuentos globulares durante los primeros tres a cuatro meses de tratamiento, debiendo efectuarse inmediatamente cuando se presenten signos que sugieran una discrasia sanguínea. Trastornos hepáticos: En pacientes con enfermedades hepáticas es necesario un control regular de la función hepática. Presión arterial: En pacientes que reciben Tioridazina se observa frecuentemente hipotensión ortostática. Se aconseja controlar la presión arterial al iniciar tratamiento con Meleril, especialmente en ancianos y en pacientes con hipotensión arterial o labilidad circulatoria. Alcohol: Dado que el alcohol puede potenciar el riesgo de reacciones hepatotóxicas, golpe de calor, acatisia, distonía u otros trastornos del SNC, debe evitarse su consumición durante el tratamiento con Tioridazina. Pacientes ancianos: Los pacientes ancianos parecen ser de la sensibilidad a los efectos anticolinérgicos y sedantes de las fenotiazinas. Además son más susceptibles a los efectos adversos extrapiramidales como disquinesia tardía y parkinsonismo. Por lo tanto, se aconseja una observación cuidadosa durante el tratamiento y, si es necesario, un ajuste de la dosis. Niños: Los niños tratados con fenotiazinas parecen ser más propensos a reacciones neuromusculares o extrapiramidales, especialmente distonía, y deben ser monitoreados estrechamente mientras reciben dosis terapéuticas de fenotiazinas. Tolerancia: Se ha reportado tolerancia a los efectos sedativos de las fenotiazinas y tolerancia cruzada entre las drogas antipsicóticas. La tolerancia también puede subyacer al fenómeno clínico de disfunciones que surgen luego de la suspensión de la medicación (véase Posología). Efectos sobre la capacidad de conducir vehículos y utilizar maquinarias: Los pacientes que reciben Meleril deben ser advertidos de que pueden aparecer visión borrosa, somnolencia y otros síntomas del SNC, en cuyo caso no deben conducir vehículos, operar maquinaria ni desempeñar ninguna otra actividad que requiera alerta. Los pacientes deben ser también advertidos de que el alcohol u otras drogas pueden potenciar estos efectos (véase Interacciones). El Meleril ha mostrado ser eficaz en el tratamiento de los trastornos del comportamiento en pacientes epilépticos; en tales casos, se continuará la medicación con anticonvulsivos y se considerará el ajuste de la dosis (véase Interacciones). Se han señalado casos de retinopatía pigmentaria después de un tratamiento a largo plazo, en su mayoría en pacientes tratados con dosis superiores a la máxima recomendada de 800 mg al día. Meleril debe ponerse fuera del alcance de los niños. Embarazo y lactancia: No se han realizado estudios adecuados y bien controlados en embarazadas. Los estudios de embriotoxicidad en animales no han demostrado un efecto teratogénico del Meleril. La droga debería ser usada durante el embarazo sólo si los potenciales beneficios superan los posibles riesgos para el feto. La Tioridazina atraviesa la placenta y pasa a la leche materna, causando posiblemente somnolencia y aumento del riesgo de distonía y disquinesia tardía en el lactante. El uso de Tioridazina durante la lactancia debe por lo tanto evitarse.
Advertencias
Trastornos extrapiramidales: Con muchas drogas antipsicóticas ocurre una variedad de síndromes neurológicos, en particular los que comprometen el sistema extrapiramidal: Distonía aguda, acatisia, parkinsonismo y disquinesia tardía. A pesar de que el riesgo con Tioridazina es relativamente bajo y virtualmente ausente al nivel de dosis más bajo, pueden ocurrir síntomas extrapiramidales, especialmente con altas dosis de Meleril como neuroléptico. Raramente se han reportado casos de disquinesia tardía. A pesar de que no se demostró una asociación clara entre el desarrollo de este síndrome y la duración del tratamiento antipsicótico farmacológico, se debe considerar la discontinuación o reducción de la dosis a la mínima dosis efectiva en estos pacientes. Tales síntomas pueden empeorar gradualmente o inclusive ocurrir luego de la discontinuación del tratamiento. Se han observado casos aislados de Síndrome Neuroléptico Maligno (SNM). Este síndrome se ha reportado en muy raros casos en asociación con Tioridazina. El SNM es un trastorno potencialmente fatal caracterizado por rigidez muscular, hipertermia, inestabilidad autonómica (pulso o presión arterial irregular, taquicardia, diaforesis y disritmias cardíacas) y alteración del estado de conciencia. Signos adicionales son aumento de la creatinfosfokinasa, mioglobinuria (rabdomiólisis) e insuficiencia renal aguda. En los casos en que se desarrolla SNM y en pacientes con fiebre alta inexplicable sin manifestaciones clínicas adicionales de SNM, Meleril debe discontinuarse. Si un paciente requiere tratamiento con antipsicóticos luego de recuperarse de un SNM, la reintroducción de la droga debe considerarse cuidadosamente, dado que se han reportado recurrencias del SNM. Umbral convulsivo: Muchos neurolépticos, incluyendo la Tioridazina, pueden disminuir el umbral convulsivo e inducir patrones de descarga en el EEG que se asocian con trastornos caracterizados por crisis epilépticas. No obstante, Meleril ha demostrado ser útil en el tratamiento de trastornos conductuales en pacientes epilépticos; en tales casos se debe mantener la medicación anticonvulsivante, aumentando la dosis del antipsicótico en forma gradual y considerarse la posibilidad de interacciones y ajuste de dosis del antiepiléptico (véase Interacciones). Enfermedad cardiovascular: Se deberá ejercer precaución en pacientes con antecedentes de enfermedad cardiovascular, especialmente en ancianos y en aquellos con insuficiencia cardíaca congestiva, trastornos de la conducción, arritmias, síndrome congénito del QT prolongado o labilidad circulatoria (véase Contraindicaciones). Antes de iniciar el tratamiento con Meleril, deberá realizarse un ECG basal con el objeto de excluir a pacientes con enfermedad cardiovascular pre-existente relevante. Se han reportado, como con otras fenotiazinas, aumentos del intervalo QT, arritmias cardíacas y muy raramente torzadas de punta en asociación con Tioridazina. Esos cambios están usualmente relacionados a dosis altas, y más comúnmente ocurren con niveles de potasio en sangre bajos. Reportes ocasionales han implicado el tratamiento con fenotiazinas en algunos casos de muerte súbita. A pesar de que tales casos retrospectivos son difíciles de interpretar, los casos aislados de muerte súbita en individuos jóvenes aparentemente sanos podrían ser directamente atribuibles a arritmias cardíacas consecutivas a un tratamiento con Tioridazina.
Interacciones
Interacciones farmacodinámicas: Depresores del SNC: Las fenotiazinas entre las que se incluye la Tioridazina, pueden potenciar los efectos depresores del alcohol sobre el SNC y otros depresores del SNC tales como benzodiazepinas, maprotilina o anestésicos generales. Inhibidores de la MAO: El uso concomitante puede prolongar e intensificar el efecto sedante y anticolinérgico de las fenotiazinas o del IMAO. Litio: Se han descripto severas complicaciones neurotóxicas, efectos colaterales extrapiramidales y episodios de sonambulismo en pacientes tratados concomitantemente con litio y fenotiazinas, incluyendo Tioridazina. Agentes anticolinérgicos: El uso concurrente con fenotiazinas puede exacerbar los efectos colaterales anticolinérgicos, incluyendo psicosis tipo atropínicas, constipación severa e íleo adinámico y los efectos hiperpiréticos podrían conducir a un cuadro similar al golpe de calor. Cuando Meleril es administrado concomitantemente con drogas tales como antihistamínicos, antidepresivos tricíclicos o compuestos tipo atropínicos, se requiere una estricta supervisión y ajuste de dosis. Antiparkinsonianos: Tanto los efectos de la levodopa como los del Meleril pueden ser inhibidos cuando se usan concomitantemente. Vasoconstrictores adrenérgicos: Debido a su acción adrenolítica, las fenotiazinas pueden reducir el efecto presor de los vasoconstrictores adrenérgicos (p. Ej.: Efedrina, fenilefrina). Quinidina: La administración concurrente con Tioridazina puede conducir a mayor depresión miocárdica. Antiarrítmicos / Prolongación del intervalo QT: Dado que las fenotiazinas, incluyendo el Meleril, pueden inducir cambios ECG tales como prolongación del intervalo QT, la co-medicación con otras drogas que producen prolongación del intervalo QTc está contraindicada. Diuréticos tiazídicos: El uso concurrente con fenotiazinas puede resultar en hipotensión severa y la hipokalemia inducida por diuréticos puede potenciar la cardiotoxicidad inducida por Tioridazina. Antidiabéticos: Las fenotiazinas afectan el metabolismo de los hidratos de carbono y por ende puede interferir con el control de los pacientes diabéticos. Antiácidos y antidiarreicos: Estas drogas pueden reducir la absorción gastrointestinal de las fenotiazinas administradas por vía oral. Interacciones farmacocinéticas: Citocromo P450 2D6: La Tioridazina es metabolizada por el citocromo P450 2D6 y es por sí misma inhibidora de esta vía. Los efectos de la Tioridazina pueden, por ende, ser aumentados y prolongados por drogas que inhiben esta isoforma del citocromo P450, como cimetidina, fluoxetina, paroxetina, otros inhibidores de la recaptación de serotonina, moclobemida. La administración concomitante de Meleril y estas drogas está contraindicada. Antidepresivos tricíclicos: La administración concomitante de Meleril con drogas metabolizadas por el citocromo P450 2D6 está contraindicada. La co-medicación resultará en un aumento de los niveles plasmáticos de los antidepresivos tricíclicos y/o fenotiazinas. Como resultado, se reportaron arritmias cardíacas en pacientes tomando Tioridazina y antidepresivos tricíclicos en forma concomitante. Antipsicóticos: La administración concomitante de Meleril con drogas metabolizadas por el citocromo P450 2D6 está contraindicada. Antiepilépticos: Las fenotiazinas, incluyendo la Tioridazina, pueden reducir el umbral convulsivo. Los niveles séricos de la fenitoína pueden ser aumentados o disminuidos por el uso de Tioridazina y puede ser necesario un ajuste de la dosis. Se halló que el uso concomitante de carbamazepina no ejerce efecto sobre los niveles séricos de ninguna de estas dos drogas. Barbitúricos: El uso concomitante con fenotiazinas puede resultar en reducción de los niveles séricos de ambas drogas y en un aumento de la respuesta si una de las dos es suspendida. Antihipertensivos y b-bloqueantes: Como resultado de inhibición del metabolismo, la co-medicación con fenotiazinas puede causar un aumento de las concentraciones plasmáticas de cada medicación, pudiendo resultar en hipotensión severa, arritmias cardíacas o efectos colaterales a nivel del SNC (ver también Citocromo P450 2D6). Anticoagulantes: La co-medicación con fenotiazinas puede causar un aumento del efecto hipoprotrombinémico, presumiblemente debido a competencia enzimática, necesitando cuidadoso monitoreo de la protrombina plasmática.
Conservación
Conservar en lugar seco a temperatura inferior a 30°C. Proteger de la luz.
Sobredosificación
Definida como las manifestaciones clínicas observadas, cuando el principio activo o sus metabolitos se encuentran en el organismo en concentraciones superiores a las consideradas terapéuticas. Esas manifestaciones son: Sequedad de la boca, náuseas, vómitos, íleo paralítico, congestión nasal, retención urinaria, visión borrosa, rabdomiólisis, sedación, confusión, agitación, somnolencia, desorientación, efectos extrapiramidales, hiperquinesia, hipertermia, convulsiones, coma; arritmia cardíaca, taquicardia, hipotensión severa, colapso; depresión respiratoria, paro respiratorio, edema pulmonar. Tratamiento: Lavado de estómago* seguido de la administración de carbón activado. La inducción de la émesis debería ser evitada, por el riesgo de reacciones distónicas y potencial aspiración del vómito. Medidas sintomáticas de sostén con vigilancia rigurosa de los sistemas cardiovascular, respiratorio y nervioso central. En caso de hipotensión: Puede requerirse fluídos intravenosos y vasopresores. La potente propiedad bloqueante a-adrenérgica de las fenotiazinas hace inapropiado el uso de vasopresores con propiedades agonistas mixtas a y b adrenérgica, incluyendo la adrenalina y dopamina. Paradójicamente puede provocar vasodilatación e hipotensión. Si ocurren convulsiones, deben evitarse los barbitúricos, ya que ellos pueden potenciar a la fenotiazinas e inducir depresión respiratoria. *Nota: En el caso de sobredosificación aguda con Meleril Retard comprimidos 200 mg, utilizar la sonda gástrica con la mayor luz posible. Ante la eventualidad de una sobredosificación, concurrir al hospital más cercano o comunicarse con los Centros de Toxicología: Hospital de Pediatría Ricardo Gutierrez: (011) 4962-6666 / 2247, Hospital A. Posadas: (011) 4654-6648 / 4658-7777. Este medicamento debe ser usado exclusivamente bajo prescripción y vigilancia médica y no puede repetirse sin nueva receta médica.
Presentación
Meleril Comprimidos recubiertos 10 mg: Envase conteniendo 25 comprimidos recubiertos. Meleril Comprimidos recubiertos 25 mg: Envase conteniendo 25 comprimidos recubiertos. Meleril Retard Comprimidos retard 200 mg: Envase conteniendo 20 comprimidos.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *