LASIRIDE® - Precauciones

El tratamiento requiere supervisión médica regular, especialmente en pacientes con: hipotensión; predisposición a sufrir caídas indeseablemente pronunciadas de la presión sanguínea; diabetes mellitus latente o manifiesta; gota; obstrucción del tracto urinario, especialmente durante los estadios iniciales del tratamiento; cirrosis hepática acompañada de función renal deteriorada (esta puede deteriorarse más); hipoproteinemia (por ej., asociada con síndrome nefrótico), ya que podría debilitarse el efecto de furosemida pero potenciarse su ototoxicidad. Controlar regularmente sodio sérico, potasio, creatinina y glucosa sanguínea. Controlar con frecuencia el potasio sérico en pacientes con función renal deteriorada y clearance de creatinina debajo de 60 ml/min por 1,73 m2 de área de superficie corporal y también en los casos en que Lasiride® se ingiera simultáneamente con otras drogas que puedan llevar a un aumento de la concentración de potasio. La hipovolemia o deshidratación, así como un desequilibrio significativo de algún electrólito o del equilibrio ácido-base, debe ser corregido. Esto puede requerir discontinuación temporaria de Lasiride®. Efectos sobre la aptitud para conducir vehículos y la utilización de máquinas: Durante el tratamiento con Lasiride® algunos efectos adversos (por ejemplo caída en la presión arterial) pueden afectar la capacidad de concentración y reacción perjudicando la habilidad para conducir u operar maquinarias. Esto se intensifica al comienzo del tratamiento o luego de consumir alcohol. No se dispone de experiencia con el uso de Lasiride® en niños.