Prospecto GLUCAMINOL® FORTE 850

Composición
Cada comprimido recubierto contiene: clorhidrato de metformina 850mg.
Indicaciones
Asociadas con el régimen dietético: diabetes no insulinodependiente (diabetes tipo 2), que no presenta acetonuria, donde la estricta aplicación del régimen dietético no haya permitido la normalización del peso y de la glucemia. En la complementación de la insulinoterapia en la diabetes tratada con insulina, en diabetes insulinorresistente.
Dosificación
Será establecida por el médico según el cuadro clínico. Las dosis serán individualizadas acorde con el control metabólico de cada paciente. Como orientación, sin embargo, se sugieren las siguientes pautas. Diabéticos no insulinodependientes: el tratamiento debe comenzar con 1 comprimido (850mg) por día y se aumenta a las 2 semanas (aproximadamente) según el control metabólico; la dosis usual es de 2 comprimidos diarios. La dosis máxima admitida es de 3 comprimidos diarios. Las tomas deberán hacerse con el desayuno en caso de requerir 1 comprimido; con el desayuno y la cena en caso de 2 comprimidos. Se recomienda ingerir los comprimidos con las comidas o después de ellas. Cuando se asocian sulfonilureas, administrar GLUCAMINOL® FORTE 850 en una dosis de 1 o 2 comprimidos diarios, ajustando la posología según los controles glucémicos. Diabéticos insulinodependientes: si la dosis de insulina es inferior a las 40UI por día, la metformina puede ser administrada de la siguiente manera: 1 comprimido de 850mg por la mañana, y de ser necesario, otro por la noche. Simultáneamente se recomienda reducir la dosis de insulina a razón de 2 a 4UI, cada 2 días. Si la dosis de insulina es superior a las 40UI diarias, debe establecerse una estricta vigilancia del paciente. La reducción de la dosis diaria de insulina puede llegar al 30% y aun más, con dosis de metformina similares a las anteriormente recomendadas. Debe monitorearse cuidadosamente la glucemia.
Contraindicaciones
Trastornos que aumentan el riesgo de acidosis láctica: insuficiencia renal orgánica o funcional moderada, insuficiencia hepática, antecedentes de acidosis láctica, intoxicación alcohólica, insuficiencia cardíaca, insuficiencia respiratoria y todas las afecciones cardiovasculares (trastornos de la circulación periférica, gangrena, shock, embolismo pulmonar) agudas o crónicas predisponentes de hipoxia tisular; tratamiento aislado de la diabetes insulinodependiente, en particular la diabetes juvenil, complicaciones agudas de la diabetes (acidosis metabólica, infecciones o gangrena, coma), pacientes con dietas reducidas (ingestión calórica inferior a 1.000 calorías por día), infecciones severas y traumatismos. En los pacientes en los que se realizarán procedimientos radiológicos con medio de contraste endovenoso, la metformina debe suspenderse 48 horas antes del estudio y retomar el tratamiento no antes de dos días después de su realización. En período preoperatorio y posoperatorio, embarazo, hipersensibilidad conocida al fármaco. No existe informe sobre el uso de metformina durante la lactancia.
Reacciones adversas
Sistema gastrointestinal: anorexia, gusto metálico, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea, pérdida de peso. En general, estos síntomas, transitorios y relacionados con la dosis, no requieren la suspensión del tratamiento. En casos aislados se ha presentado síndrome de malabsorción de vitamina B12, que puede derivar en anemia megaloblástica. Debilidad, lasitud, urticaria. Acidosis láctica.
Interacciones
La metformina, administrada como fármaco único, no produce hipoglucemia; sin embargo, debe prestarse atención a la posibilidad de incremento del efecto hipoglucemiante cuando la metformina es administrada simultáneamente con otros agentes hipoglucemiantes orales. Clorpromazina, corticoides, nicotinatos, saluréticos, hormonas tiroideas, simpaticomiméticos y anticonceptivos orales pueden incrementar la glucemia, lo que disminuye el efecto de la metformina por una menor tolerancia a la glucosa. Los antiinflamatorios no esteroides, la aspirina y la cimetidina pueden reducir la excreción renal de la metformina y así aumentar el riesgo de acidosis láctica cuando se administran junto con metformina. El consumo de alcohol, agudo o crónico, puede aumentar la hipoglucemia e incrementar el lactato sérico, intensificando los efectos de la metformina en forma impredecible.
Presentación
Envases con 30 y 60 comprimidos recubiertos.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *