DOYLE® - Advertencias

Severas reacciones alérgicas que incluyen angioedema, anafilaxia y reacciones epidérmicas tóxicas han sido informadas en raras ocasiones en pacientes con terapia de azitromicina. Ocasionalmente, se han informado casos fatales. A pesar del éxito inicial del tratamiento sintomático, es posible la reaparición de la alergia probablemente debido a la prolongada vida media de la asociación. Ante la aparición de la reacción alérgica debe discontinuarse la terapia y debe tenerse en cuenta la posible reaparición de los síntomas. En el tratamiento de la neumonía, sólo se ha demostrado que la azitromicina es segura y efectiva en el tratamiento de la neumonía adquirida en comunidad debida a Chlamydia pneumoniae, Haemophilus influenzae, Mycoplasma pneumoniae o Streptococcus pneumoniae y en pacientes aptos para terapia oral debido a enfermedad moderada a severa o con factores de riesgo tales como cualquiera de los siguientes: pacientes con fibrosis quística, pacientes con infecciones adquiridas en ambiente hospitalario. Pacientes con bacteriemia conocida o sospechada, pacientes que requieren hospitalización, pacientes ancianos o debilitados, o pacientes con significativos problemas subyacentes de salud que pueden comprometer su capacidad de respuesta a su enfermedad (incluyendo inmunodeficiencia o asplenia funcional). Es posible la aparición de colitis pseudomembranosa de carácter leve a muy grave, por lo que debe tenerse presente este diagnóstico ante la aparición de diarrea; establecido el diagnóstico, debe iniciarse el tratamiento. En casos leves, basta con la supresión del tratamiento. En otros casos debe iniciarse la medicación contra el Clostridium difficile.