Prospecto DISARVAL

Composición
DISARVAL 5/160: cada comprimido recubierto contiene: amlodipina (como amlodipina besilato) 5mg, valsartán 160mg. DISARVAL 10/160: cada comprimido recubierto contiene: amlodipina (como amlodipina besilato) 10mg, valsartán 160mg.
Indicaciones
Tratamiento de la hipertensión arterial en pacientes que no hayan respondido adecuadamente a la monoterapia con valsartán o amlodipina.
Dosificación
La dosis habitualmente efectiva de amlodipina para el tratamiento de la hipertensión arterial es de 2,5 a 10mg/día, mientras que la de valsartán es de 80 a 320mg/día. En estudios clínicos con dosis de 5 a 10mg de amlodipina y 160 a 320mg de valsartán, se observó un efecto antihipertensivo creciente con el incremento de la dosis. La dosis recomendada es de 1 comprimido diario. En función de la respuesta clínica, la dosis diaria puede aumentarse, luego de 3-4 semanas de tratamiento, hasta un máximo de 10mg de amlodipina + 320mg de valsartán. Pacientes tratados con amlodipina y valsartán por separado pueden ser transferidos a DISARVAL en las dosis tituladas. Poblaciones especiales: insuficiencia hepática: no se requiere un ajuste de la posología en pacientes con insuficiencia hepática de origen no biliar y sin colestasis. Forma de administración: el producto puede administrarse con o fuera de las comidas.
Contraindicaciones
Hipersensibilidad a cualquiera de los componentes del producto o a las dihidropiridinas. Embarazo (véase Advertencias, Morbimortalidad fetal y neonatal). Lactancia. Shock cardiogénico. Angina inestable (excluida angina Prinzmetal). Hipotensión severa.
Reacciones adversas
La seguridad de amlodipina + valsartán ha sido evaluada en más de 2.600 pacientes con hipertensión. Un total de 1.440 de estos pacientes fueron tratados durante 6 meses como mínimo y más de 500 durante al menos 1 año. Las reacciones adversas fueron por lo general leves y transitorias y sólo infrecuentemente condujeron a la discontinuación del tratamiento. Las reacciones adversas más comúnmente observadas en estudios clínicos controlados contra placebo, reportadas con una incidencia ≥2% y superior a la de placebo fueron: edema periférico, rinofaringitis, infección del tracto respiratorio superior y mareos. En menos del 1% de los pacientes se reportaron eventos ortostáticos (hipotensión arterial, mareo postural). Las reacciones adversas asociadas con la discontinuación del tratamiento afectaron al 1,8% de los pacientes tratados con amlodipina+valsartán, en comparación con el 2,1% de los pacientes del grupo placebo. Las más comúnmente observadas fueron edema periférico y vértigo. Otras reacciones adversas reportadas con una incidencia ≥ 0,2%, fueron: hematológicas: linfoadenopatía. Cardiovasculares: palpitaciones, taquicardia. Sensoriales: dolor de oído. Gastrointestinales: diarrea, náuseas, constipación, dispepsia, dolor abdominal, gastritis, vómitos, disconfort abdominal, hemorroides, distensión abdominal, sequedad bucal, flatulencia, dolor dental, colitis. Inmunológicas: alergia estacional. Infecciosas: sinusitis, gripe, bronquitis, faringitis, infección del tracto urinario, gastroenteritis, faringoamigdalitis, infección viral, abscesos dentales, cistitis, neumonía. Musculoesqueléticas: contusión, epicondilitis, esguince, dolor, artralgia, espasmo muscular, mialgia, osteoartritris, inflamación articular. Metabólicas y nutricionales: gota, diabetes mellitus tipo 2, hipercolesterolemia. Nerviosas: cefalea, ciática, parestesia, síndrome cervicobraquial, síndrome del túnel carpiano, hipoestesia, cefalea sinusal, somnolencia. Psiquiátricas: insomnio, ansiedad, depresión. Genitourinarias: hematuria, nefrolitiasis, polaquiuria, disfunción eréctil. Respiratorias: tos, dolor faringolaríngeo, rinitis, disnea, epistaxis, disfonía. Dermatológicas: prurito, rash, hiperhidrosis, eczema, eritema. Vasculares: enrojecimiento, tuforadas. Otras: fatiga, dolor de pecho, astenia, fiebre, edema, dolor. Amlodipina: los efectos adversos son dosis, dependientes. El patrón de efectos adversos es similar en pacientes sin y con insuficiencia cardíaca. Los más frecuentemente observados (con una incidencia mayor en mujeres) son: edema, eritema, palpitaciones, somnolencia, cefaleas. Raramente (con una incidencia de 0,1%-1%) se han reportado: cardiovasculares: arritmia (incluida taquicardia ventricular y fibrilación auricular), bradicardia, dolor torácico, hipotensión, isquemia periférica, síncope, taquicardia, mareos posturales, hipotensión postural, vasculitis. SNC y periférico: hipoestesia, parestesia, temblor, vértigo, neuropatía periférica. Gastrointestinales: anorexia, constipación, dispepsia, diarrea, flatulencia, vómitos, hiperplasia gingival, disfagia, pancreatitis. Generales: astenia y dorsalgia, tuforadas, malestar, dolor, rigidez, aumento de peso, disminución de peso. Musculoesqueléticos: artralgia, calambres musculares, mialgia, artrosis. Psiquiátricos: insomnio, nerviosismo, depresión, disfunciones sexuales, ansiedad, despersonalización. Respiratorios: disnea, epistaxis. Piel y anexos: prurito, rash, angioedema, eritema multiforme. Sensoriales: disturbios en la visión, conjuntivitis, diplopía, dolor ocular, tinnitus. Sistema nervioso autónomo: sequedad bucal, aumento de la sudoración. Urinarios: frecuencia miccional, trastornos miccionales, nocturia. Metabólicos: sed, hiperglucemia. Hematopoyético: púrpura, trombocitopenia. El tratamiento con amlodipina no se ha asociado a alteraciones en los parámetros de laboratorio. Reportes poscomercialización: desde la introducción de la amlodipina en el mercado se han reportado los siguientes eventos adversos (que pueden no tener relación causal con la droga): ginecomastia, ictericia y elevación de las enzimas hepáticas concordante con colestasis o hepatitis. Valsartán: la seguridad de valsartán para el tratamiento de la hipertensión arterial ha sido evaluada en más de 4.000 individuos. Un 2,3% de los pacientes tratados con valsartán y un 2% de los pacientes que recibieron placebo discontinuaron el tratamiento debido a eventos adversos. Las reacciones adversas más comunes asociadas con la discontinuación del tratamiento fueron: cefaleas y mareos. Los efectos adversos encontrados en estudios placebo controlados, ocurridos en al menos el 1% de los pacientes tratados con valsartán y que fueron más frecuentes con valsartán que con placebo fueron: infección viral (3% vs. 2%), fatiga (2% vs. 1%), dolor abdominal (2% vs. 1%). Las reacciones adversas reportadas en ≥1% de los pacientes tratados con valsartán y con una incidencia similar a placebo en estudios placebo controlados, fueron: cefaleas, mareos, infección del tracto respiratorio superior, tos, diarrea, rinitis, sinusitis, náuseas, faringitis, edema y artralgia. Experiencias poscomercialización: en estudios posmarketing se han reportado las siguientes reacciones adversas adicionales: reacciones de hipersensibilidad: raros casos de angioedema. Digestivas: enzimas hepáticas elevadas y muy raramente, hepatitis. Renales: insuficiencia renal. Dermatológicas: alopecia. Otras: hiperkalemia. Hallazgos en los análisis de laboratorio: creatinina: incrementos leves en la creatinina sérica fueron observados en 0,8% de los pacientes con hipertensión esencial tratados con valsartán. Hemoglobina y hematócrito: disminuciones > 20% en la hemoglobina y en el hematócrito fueron observadas en 0,4% y 0,8% de los pacientes tratados con valsartán, respectivamente. Test de la función hepática: se han reportado elevaciones ocasionales de los valores de la función hepática. Potasio: en pacientes hipertensos, se observaron incrementos superiores al 20% en el potasio sérico en pacientes tratados con valsartán. Uremia: en estudios clínicos en pacientes con insuficiencia cardíaca, se observaron incrementos en la uremia superiores al 50% en los pacientes tratados con valsartán.
Precauciones
Metabolismo mineral: generales: debido a que la vasodilatación inducida por amlodipina es gradual, raramente se ha observado hipotensión aguda durante el tratamiento con amlodipina como monoterapia. No obstante, se recomienda precaución durante la administración del producto, al igual que con otro vasodilatador periférico, en especial en pacientes con estenosis aórtica. Habilidad para manejar o utilizar máquinas: al igual que con otros antihipertensivos, se recomienda precaución cuando se conducen vehículos o se operan maquinarias. Suspensión del betabloqueante: la amlodipina no brinda protección contra los riesgos de una suspensión abrupta del tratamiento con un betabloqueante, en consecuencia la reducción de dosis del betabloqueante debe ser gradual. Deterioro de la función renal: como consecuencia de la inhibición del sistema renina-angiotensina, se han informado alteraciones en la función renal en individuos susceptibles. En pacientes cuya función renal depende de la actividad del sistema renina-angiotensina-aldosterona, el tratamiento con inhibidores de la ECA y antagonistas de la angiotensina se ha asociado con oliguria y/o aumentos progresivos de la uremia, y en raros casos con falla renal aguda y/o muerte. Puede anticiparse similares resultados en pacientes tratados con valsartán. En pacientes con estenosis arterial renal unilateral o bilateral tratados con inhibidores de la ECA, se ha reportado un aumento de la creatinina sérica o de la uremia. La administración de valsartán a corto plazo en 12 pacientes con hipertensión renovascular secundaria a estenosis unilateral de la arteria renal no indujo ningún cambio significativo en la hemodinamia renal, la creatininemia o la uremia. Sin embargo, valsartán no ha sido usado en tratamientos prolongados en pacientes con estenosis arterial renal unilateral o bilateral, por lo cual se recomienda una vigilancia especial de estos pacientes durante el tratamiento con el producto. Al presente no se dispone de información sobre la farmacocinética de valsartán en pacientes con insuficiencia renal severa (clearance de creatinina < 10ml/min); se recomienda precaución durante la administración del producto en estos pacientes. Insuficiencia cardíaca: debido al leve riesgo de un efecto inotrópico negativo de la amlodipina y a los reportes de disminución de la presión arterial observados en pacientes tratados con valsartán como monoterapia, el producto debe usarse con precaución en pacientes con insuficiencia cardíaca o post-infarto de miocardio. Algunos pacientes con insuficiencia cardíaca tratados con valsartán como monoterapia presentaron incrementos, generalmente menores y pasajeros, de los niveles séricos de urea, creatinina y potasio. Estos incrementos son más probables en pacientes con insuficiencia renal preexistente. La evaluación de los pacientes con insuficiencia cardíaca debe siempre incluir la evaluación de la función renal. Deterioro hepático: dado que valsartán se elimina principalmente en forma inalterada por vía biliar y que la vida media de amlodipina se encuentra prolongada en pacientes con alteración de la función hepática, se recomienda precaución durante el tratamiento de estos pacientes (ver Farmacocinética). Empleo en ancianos: dado que no puede descartarse una mayor sensibilidad al producto en algunos ancianos, se recomienda precaución durante su administración en este grupo etario. Empleo en pediatría: no se ha demostrado la eficacia y seguridad del producto en niños. Lactancia: se desconoce si la amlodipina o el valsartán se excretan en la leche humana. Debido a los potenciales efectos adversos en los lactantes, se deberá optar por discontinuar la lactancia o el tratamiento, teniendo en cuenta la importancia que el producto posea para la madre.
Advertencias
Morbimortalidad fetal y neonatal: el uso de inhibidores de drogas que actúan sobre el sistema renina-angiotensina durante el segundo y tercer trimestre del embarazo se ha asociado a daño fetal y neonatal, incluyendo hipotensión, malformaciones craneales neonatales, anuria, falla renal reversible e irreversible y muerte. También se ha detectado la aparición de oligohidramnios presumiblemente como resultado de una disminución de la función renal fetal. La presencia de oligohidramnios se ha asociado con contracturas de los miembros fetales, deformación craneofacial y desarrollo hipoplásico de los pulmones. Estos efectos no aparecen como resultado de la exposición a la droga durante el primer trimestre del embarazo. Si se observa el desarrollo de oligohidramnios el producto debe suspenderse, a menos que esta conducta ponga en peligro la vida de la madre. Debe considerarse que los oligohidramnios pueden aparecer recién después que el feto haya sufrido un daño irreversible. Los niños con antecedentes de exposición in útero a antagonistas de la angiotensina II deben ser cuidadosamente vigilados ante el riesgo de aparición de hipotensión, oliguria e hipercalemia. Si se produce oliguria deben controlarse principalmente la tensión arterial y la perfusión renal. Puede ser necesario el empleo de exanguinotransfusión y diálisis peritoneal. Si bien en ratas tratadas con amlodipina no se han evidenciado efectos teratogénicos o embriotóxicos, el número de muertes intrauterinas aumentó cinco veces y el tamaño de la cría disminuyó aproximadamente un 50%. Si la paciente queda embarazada, durante el tratamiento con el producto, el mismo deberá discontinuarse tan rápido como sea posible. Hipotensión y equilibrio hidroelectrolítico: se ha observado hipotensión excesiva en 0,4% de los pacientes con hipertensión no complicada tratados con amlodipina+valsartán. Los pacientes con el sistema renina-angiotensina activado, tales como pacientes deplecionados de volumen y/o sales (ej. pacientes tratados con diuréticos) pueden presentar un cuadro de hipotensión sintomática. Esta condición debe corregirse antes de comenzar el tratamiento o el mismo debe comenzarse bajo cuidadosa supervisión médica. Si ocurriera hipotensión, el paciente debe ser colocado en posición supina y, si fuera necesario, administrar en forma intravenosa solución salina normal. Un cuadro de hipotensión pasajero no es una contraindicación para continuar con el tratamiento, el cual usualmente puede reanudarse sin dificultad inmediatamente después de que la presión arterial ha sido estabilizada. Riesgo de angina y/o infarto de miocardio: en casos aislados se ha observado, al comienzo del tratamiento con antagonistas cálcicos o durante el incremento de la dosis, aumento de la frecuencia, y/o gravedad de la angina o infarto agudo de miocardio, particularmente en pacientes con una enfermedad arterial obstructiva.
Interacciones
Con amlodipina: la administración de amlodipina juntamente con diuréticos tiazídicos, alfabloqueantes, betabloqueantes, inhibidores de la ECA, nitratos de acción prolongada, nitroglicerina, antiinflamatorios no esteroides, antibióticos e hipoglucemiantes orales ha resultado segura. Digoxina: la administración simultánea de amlodipina y digoxina no modificó las concentraciones séricas ni el aclaramiento renal de digoxina. Warfarina: la administración concomitante de amlodipina no altera significativamente el efecto de la warfarina sobre el tiempo de respuesta a la protrombina. Cimetidina: la administración simultánea con amlodipina no modifica la farmacocinética de amlodipina. Fármacos con alta unión a proteínas: estudios in vitro demuestran que la amlodipina carece de efectos sobre la unión a proteínas de digoxina, fenitoína, warfarina, indometacina. Fármacos metabolizados por el CYP450: los antagonistas del calcio pueden inhibir el metabolismo, dependiente del citocromo P-450, de la ciclosporina, de la teofilina y de la ergotamina. Datos procedentes de estudios clínicos indican que amlodipina no modifica los principales parámetros farmacocinéticos de la ciclosporina. Dado que no existen estudios sobre la posible interacción de la teofilina y la ergotamina con amlodipina, se recomienda monitorear los niveles plasmáticos cuando se administre amlodipina concomitantemente con alguna de estas drogas. Rifampicina/itraconazol: durante la administración concomitante con antagonistas cálcicos se observó disminución de las concentraciones plasmáticas de éstos por aumento del metabolismo hepático. En consecuencia, se recomienda supervisión clínica y en caso de ser necesario, adaptación de la posología de amlodipina. Anestésicos, hidrocarburos de inhalación: aunque los antagonistas cálcicos pueden ser útiles para prevenir taquicardias supraventriculares, hipertensión y espasmos coronarios durante las cirugías, la administración concomitante de anestésicos con amlodipina debe realizarse con precaución a fin de evitar una hipotensión por efecto aditivo. Betabloqueantes: si bien no se han reportado efectos adversos resultantes de la administración concomitante de amlodipina con betabloqueantes, existe el riesgo potencial de una excesiva hipotensión arterial y raramente de insuficiencia cardíaca congestiva, por lo tanto, se recomienda precaución durante la administración conjunta. Hipotensores/alfa1-bloqueantes: puede potenciarse el efecto antihipertensivo. Aunque en algunos pacientes la administración conjunta ofrece una ventaja terapéutica, el tratamiento concomitante puede necesitar un ajuste de dosis. Litio: el uso concomitante puede potencialmente resultar en neurotoxicidad que se manifiesta en forma de náuseas, diarrea, ataxia, temblor y/o tinnitus. Simpaticomiméticos: el uso concomitante puede reducir el efecto antihipertensivo de amlodipina. Dantrolene (perfusión): se recomienda precaución durante la administración concomitante con amlodipina. Antidepresivos imipramínicos (tricíclicos)/neurolépticos: durante la administración conjunta existe el riesgo de una hipotensión ortostática por un efecto antihipertensivo aditivo. Estrógenos/corticoides: potencial disminución del efecto antihipertensivo de la amlodipina por la retención hídrica producida por estas drogas. Con valsartán: no se han detectado interacciones clínicamente significativas en estudios con amlodipina, atenolol, cimetidina, furosemida, glibenclamida, hidroclorotiazida, digoxina e indometacina. Puesto que valsartán no es metabolizado en forma significativa, no serían de esperar interacciones medicamentosas clínicamente relevantes debidas a la inducción o a la inhibición del CYP450. Si bien valsartán posee una alta unión a proteínas plasmáticas, no se han detectado interacciones clínicamente significativas en estudios in vitro con drogas que presentan una alta unión a proteínas plasmáticas tales como diclofenac, furosemida y warfarina. Diuréticos: como con otros fármacos que bloquean la angiotensina II o sus efectos, el uso concomitante de diuréticos ahorradores de potasio (ej.: espironolactona, triamtereno y amilorida), suplementos de potasio, o sustitutos de la sal que contengan potasio puede producir un incremento del potasio sérico y, en pacientes con insuficiencia cardíaca, de la creatinina sérica. Se recomienda precaución durante el tratamiento concomitante. Litio: se carece de información acerca del tratamiento concomitante de valsartán y litio. Durante el tratamiento concomitante es indispensable un control regular de la litemia.
Conservación
Mantener en lugar seco, a temperatura no superior a 30°C.
Presentación
DISARVAL 5/160: envases con 30 comprimidos recubiertos. DISARVAL 10/160: envases con 30 comprimidos recubiertos.
Nota
Para mayor información, ver prospecto del producto.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *