DICASONE 0,6 / DICASONE - Dosificación

Recomendaciones generales para la dosificación: la equivalencia antiinflamatoria (equipotencia) de 1mg de betametasona (bajo la forma de sal soluble) es: 1,25mg de dexametasona = 6,5mg de triamcinolona o de metilprednisolona = 8,5mg de prednisona o de prednisolona = 35mg de hidrocortisona = 40mg de cortisona. La posología debe ser individualizada y adaptada en función de la gravedad de la enfermedad y de la respuesta del paciente al tratamiento. La dosis inicial deberá mantenerse o ajustarse hasta alcanzar el efecto terapéutico deseado. Posteriormente, se establecerá una dosis de mantenimiento apropiada mediante disminuciones graduales de la posología y a intervalos determinados, hasta alcanzar la dosis mínima eficaz. Es necesario vigilar constantemente la evolución de la enfermedad para poder ajustar la posología en caso de cambios en el estado clínico (remisión, exacerbación), para permitir una adaptación de la dosis a la reacción individual del paciente a la medicación. Situaciones de estrés, sin relación directa con la enfermedad (infección grave, traumatismos, intervención quirúrgica, etc.), exigen un aumento pasajero de la dosis de DICASONE. Si luego de un tiempo adecuado los resultados del tratamiento son insuficientes, DICASONE deberá discontinuarse y se instaurará una terapia apropiada. Luego de un tratamiento prolongado, no debe interrumpirse bruscamente el tratamiento sino que se deberá disminuir progresivamente la dosis diaria. Adultos: dosis inicial habitual: según la naturaleza de la afección, 0,25-8mg/día. En los casos más leves, una dosis más baja es generalmente suficiente mientras que en ciertos casos puede ser necesaria una posología más elevada. Instrucciones posológicas particulares: artritis reumatoidea y trastornos reumáticos: se recomienda una dosis diaria inicial de 1-2,5mg hasta obtener una respuesta satisfactoria, generalmente a los 3 o 4 días o en el lapso de 7 días. En algunos casos pueden necesitarse dosis mayores para lograr la respuesta inicial deseada. Si dentro de los 7 días no se obtiene respuesta adecuada, se recomienda verificar el diagnóstico. Una vez obtenida una respuesta adecuada, se recomienda reducir la dosis a razón de 0,25mg cada dos o tres días hasta alcanzar la dosis de mantenimiento apropiada, generalmente de 0,5-1,5mg diarios. En el tratamiento de ataques agudos de gota, se deberá continuar con el tratamiento hasta unos días después de que cedan los síntomas. La corticoterapia en pacientes con artritis reumatoidea no excluye la necesidad de recurrir a medidas coadyuvantes cuando sean necesarias. Fiebre reumática aguda: la dosis diaria inicial es de 6-8mg. Una vez que se alcanza la respuesta adecuada, la dosis diaria total puede reducirse en 0,25-0,5mg/día hasta alcanzar un nivel de mantenimiento satisfactorio. El tratamiento se mantendrá a ese nivel durante al menos 4-8 semanas. Una vez discontinuado el tratamiento, este deberá reinstituirse si ocurre reactivación de la enfermedad. Bursitis: se recomienda una dosis inicial de 1-2,5mg/día en dosis divididas. Generalmente se obtiene una respuesta clínica satisfactoria a los 2-3 días de tratamiento, luego se reducirá gradualmente la dosis, hasta interrumpir finalmente el fármaco. Habitualmente, sólo se requiere un tratamiento relativamente breve. En caso de recurrencia, se recomienda un segundo ciclo de tratamiento. Estados asmáticos: pueden ser necesarios 3,5-4,5mg/día durante uno o dos días para combatir la crisis. Posteriormente, se recomienda reducir la dosis en 0,25-0,5mg en días alternos hasta alcanzar la dosis de mantenimiento o discontinuar el tratamiento. Asma crónico refractario: se recomiendan dosis iniciales de 3,5-4,5mg/día hasta obtener una respuesta satisfactoria o durante un período arbitrario de 7 días. Posteriormente, se reducirá la dosis en 0,25-0,5mg/día hasta alcanzar una dosis de mantenimiento satisfactoria. Enfisema o fibrosis pulmonar: en general el tratamiento se iniciará con 2-3,5mg/día, en dosis divididas, durante varios días hasta observarse una mejoría satisfactoria. Posteriormente, se disminuirá la posología en 0,5mg cada 2 o 3 días hasta alcanzar una dosis de mantenimiento adecuada, usualmente entre 1 y 2,5mg. Fiebre del heno rebelde (polinosis): el tratamiento está dirigido a lograr un alivio sintomático adecuado durante la estación de máxima concentración de polen. El primer día debe administrarse 1,5-2,5mg, en dosis divididas, y posteriormente debe disminuirse en 0,5mg/día, hasta la desaparición de los síntomas. La dosis deberá ajustarse y mantenerse a ese nivel durante la estación de mayor concentración de polen (generalmente no más de 10 a 14 días) suspendiéndose posteriormente. DICASONE debe utilizarse como coadyuvante de un tratamiento antialérgico adecuado, solamente cuando sea necesario. Lupus eritematoso diseminado: la dosis inicial habitual es de 1-1,5mg tres veces al día durante varios días; aunque ocasionalmente se necesitan dosis mayores para obtener una respuesta satisfactoria. A continuación, se disminuirá gradualmente la dosis hasta alcanzar la dosis de mantenimiento adecuada (generalmente entre 1,5-3,0mg/día). Afecciones dermatológicas: la dosis inicial varía de 2,5-4,5mg/día hasta alcanzar un control adecuado, después de lo cual las dosis diarias se reducirán en 0,25-0,5mg cada dos o tres días hasta establecer una dosis de mantenimiento satisfactoria. En trastornos autolimitantes y de corta duración, el tratamiento generalmente puede suspenderse sin riesgo de recurrencias una vez logrado el control del proceso durante varios días. Afecciones oftálmicas inflamatorias (segmento posterior): el tratamiento inicial es de 2,5-4,5mg/día en dosis divididas durante un período arbitrario de siete días o hasta alcanzar una respuesta satisfactoria, si esto último es más corto. Posteriormente, la dosis se disminuye en 0,5mg/día hasta alcanzar el nivel de mantenimiento para aquellos trastornos crónicos que requieran tratamiento continuo. En afecciones normalmente autolimitantes o agudas, el tratamiento se suspende después de un intervalo adecuado. Síndrome adrenogenital: la dosis debe individualizarse y ajustarse para mantener los niveles de 17 cetosteroides dentro de límites normales, resultando generalmente eficaz la administración de 1-1,5mg/día, en dosis divididas. Pacientes pediátricos: la dosis inicial pediátrica varía de 0,017 a 0,25mg/kg de peso corporal/día o 0,5 a 7,5mg/m2 de superficie corporal/día. La posología en lactantes y niños depende de la severidad de la enfermedad más que de la edad, peso o talla del paciente, y debe basarse en los mismos criterios seguidos para los adultos. Forma de administración: dosis única diaria: para conveniencia del paciente y para asegurar un mejor cumplimiento del tratamiento, la dosis diaria total de mantenimiento puede administrarse en una única toma diaria, temprano por la mañana. Tratamiento en días alternos: debido a la vida media biológica prolongada (36 a 54 horas) y a los efectos supresores del eje hipotálamo-hipófisis asociados, no se recomienda el tratamiento en días alternos. Si se requiere un tratamiento oral prolongado, se debe considerar el esquema en días alternos utilizando corticoides de acción intermedia (prednisona, prednisolona o metilprednisolona).