DICARPEN® - Precauciones

Función renal: Raramente se ha observado un deterioro reversible en la función renal durante el tratamiento con carvedilol en pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva con presión arterial baja (presión sanguínea sistólica < 100 mm Hg), cardiopatía isquémica, enfermedades vasculares difusas y/o insuficiencia renal subyacente. En este caso se recomienda monitorear la función renal particularmente durante el período de ajuste y si la función renal empeora reducir la dosis o discontinuar el tratamiento con carvedilol. Feocromocitoma: En pacientes con feocromocitoma, deben usarse como primera alternativa terapéutica agentes alfa-bloqueantes. Aunque no existen experiencias, carvedilol por poseer actividad farmacológica alfa y beta-bloqueante puede ser usado en esta patología con precaución. Bradicardia: Si la frecuencia de las pulsaciones cae por debajo de 55 lat/min, es necesario reducir la dosis de carvedilol. Angor de Prinzmetal: Agentes beta-bloqueantes no selectivos pueden provocar dolor de pecho en pacientes con angina vasoespastica de Prinzmetal. Aunque la actividad alfa-bloqueante puede prevenir este síntoma, se recomienda administrar con precaución en estos pacientes. Embarazo y lactancia: El carvedilol puede ser usado durante el embarazo únicamente si se evaluara que el beneficio potencial para la madre justifique el riesgo fetal. En experimentos en animales, se ha observado que el carvedilol y/o sus metabolitos son excretados en la leche materna, por lo que no se recomienda su administración durante la lactancia. Uso pediátrico: La seguridad y eficacia en menores de 18 años no ha sido establecida. Uso geriátrico: no existe diferencia significativa en el efecto terapéutico o en la incidencia de efectos adversos entre los ancianos y los pacientes jóvenes. Psoriasis: En los pacientes con historia reconocida de psoriasis la administración de betabloqueantes, puede agravar los síntomas de esta afección o inducir erupciones cutáneas semejantes. En estos casos deberá evaluarse cuidadosamente la relación riesgo-beneficio. Reacciones alérgicas: Al igual que con otros betabloqueantes existe el riesgo de un aumento de sensibilidad frente a diferentes alérgenos o de la gravedad de las reacciones anafilácticas. Portadores de lentes de contacto: En caso de usar lentes de contacto debe recordarse la posibilidad de disminución de la secreción lacrimal. Broncoespasmo no alérgico: Los pacientes con enfermedades broncoespásticas no deberían en general recibir beta-bloqueantes. Sin embargo, carvedilol puede usarse con precaución en aquellos que no responden o no toleran otros agentes antihipertensivos. Se recomienda administrar la mínima dosis efectiva y reducir la dosis ante la menor evidencia de broncoespasmo.