DELTISONA® B - Precauciones

La dosificación indicada debe ser estrictamente acatada. Interrumpir o suspender el tratamiento sólo bajo control médico. El retiro rápido de la terapia corticoidea puede inducir insuficiencia suprarrenal secundaria (retirar gradualmente). Puede persistir un estado de insuficiencia relativa durante varios meses por lo que una situación de estrés podría requerir la restitución de la corticoterapia o el aumento de la dosis. Considerar la administración concomitante de mineralocorticoides y/o recomendar el consumo de sal de mesa. Podría reactivarse una amebiasis latente (descartar antes de iniciar la terapia). Usar con gran cuidado en pacientes con estrongiloidiasis conocida o sospechada. Emplear con precaución en caso de antecedentes de úlcera gastroduodenal, gástrica o duodenal, trastornos síquicos, osteoporosis, hipertensión arterial, insuficiencia renal severa, infecciones severas, tratamientos prolongados (efectuar controles periódicos), enfermedades virales, pacientes con reactividad a tuberculina, miastenia gravis, diabetes, hipertensión severa y/o falla cardíaca, hipotiroidismo, cirrosis hepática. Usar solamente en casos imprescindibles en pacientes con colitis ulcerosa, diverticulitis o anastomosis intestinales recientes. Considerar la retención de sodio, fluidos y tendencia a la hipocalemia, especialmente después de tratamientos prolongados con dosis relativamente altas. Usar en niños sólo por razones apremiantes, ya que puede producir retardo de crecimiento. Algunos efectos adversos podrían alterar las capacidades de concentración y reacción. Meprednisona es una sustancia prohibida por Comités de deportes.