DEFAS® - Reacciones adversas

La incidencia de efectos adversos previsibles, incluyendo la supresión hipotálamo-hipófisis-suprarrenal se relaciona con la potencia relativa del fármaco, la dosis, el momento de administración y la duración del tratamiento (ver Advertencias y Precauciones). Endocrinos/Metabólicos: Supresión del eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal, supresión del crecimiento en la infancia, la niñez y la adolescencia, irregularidades menstruales y amenorrea. Facies cushingoide, hirsutismo, aumento de peso, alteración de la tolerancia a los carbohidratos con mayor necesidad de terapia antidiabética. Balance negativo de proteínas y calcio. Aumento del apetito. Efectos antiinflamatorios e inmunosupresores: Aumento de la susceptibilidad y la gravedad de las infecciones con supresión de síntomas y signos clínicos, infecciones oportunistas, recurrencia de la tuberculosis latente (ver Advertencias y Precauciones). Músculo-esqueléticos: Osteoporosis, fracturas vertebrales y de huesos largos, osteonecrosis avascular, ruptura de tendones. Pérdida de masa muscular o miopatía (puede precipitarse miopatía aguda por los relajantes musculares no despolarizantes), balance de nitrógeno negativo. Alteraciones de fluidos y electrolitos: Retención de sodio y agua con hipertensión, edema e insuficiencia cardiaca, pérdida de potasio, alcalosis hipokalémica. Neuropsiquiátricos: Cefaleas, vértigo, dependencia psicológica, hipomanía o depresión, inquietud. Aumento de la presión intracraneal con papiledema en niños (pseudotumor cerebral), por lo general después de la suspensión del tratamiento. Agravamiento de la epilepsia. Se reportó una amplia gama de reacciones psiquiátricas incluyendo trastornos afectivos (tales como irritabilidad, euforia, depresión e inestabilidad emocional, y pensamientos suicidas), reacciones psicóticas (incluyendo manía, delirios, alucinaciones, y agravamiento de la esquizofrenia), trastornos del comportamiento, irritabilidad, ansiedad, trastornos del sueño, y disfunción cognitiva, incluyendo confusión y amnesia. Estas reacciones son comunes y pueden ocurrir tanto en adultos como en niños. En los adultos, la frecuencia de reacciones graves se estimó en 5,6%. Se han reportado efectos psicológicos con la suspensión de los corticoides; la frecuencia es desconocida. Oftálmicos: Aumento de la presión intraocular, glaucoma, papiledema, catarata subcapsular posterior especialmente en niños, adelgazamiento corneal o escleral y exacerbación de las enfermedades oftalmológicas virales o fúngicas. Gastrointestinales: Dispepsia, úlcera péptica con perforación y hemorragia, pancreatitis aguda (especialmente en niños), candidiasis. Náuseas. Dermatológicos: Alteración de la cicatrización, atrofia cutánea, hematomas, telangiectasias, estrías, acné. Generales: Se reportó hipersensibilidad, incluyendo anafilaxia. Leucocitosis. Tromboembolismo. Incidencia rara de hipertensión intracraneal benigna. Signos y síntomas de abstinencia: Una reducción demasiado rápida de la dosis de corticosteroides después de un tratamiento prolongado puede llevar a insuficiencia suprarrenal aguda, hipotensión y muerte (ver Advertencias). También puede ocurrir un "síndrome de abstinencia" que incluye fiebre, mialgia, artralgia, rinitis, conjuntivitis, nódulos cutáneos dolorosos pruriginosos y pérdida de peso. Esto puede ocurrir en los pacientes incluso sin evidencia de insuficiencia adrenal.