Prospecto COROVAL B

Composición
Cada cápsula contiene: Coroval B 2,5 mg/ 10 mg: Amlodipina (como besilato) 2,5 mg, Benazepril clorhidrato 10,0 mg. Excipientes: Anhídrido silícico coloidal, Estearato de magnesio, Polivinilpirrolidona CL, Carboximetilalmidón sódico, Celulosa microcristalina pH102, Lactosa DT, Fosfato dibásico de calcio, Opadry 85G28725, Talco micronizado, Dióxido de titanio coloidal, c.s. Coroval B 5,0 mg/10 mg: Amlodipina (como besilato) 5,0 mg, Benazepril clorhidrato 10,0 mg. Excipientes: Anhídrido silícico coloidal, Estearato de magnesio, Polivinilpirrolidona CL, Carboximetilalmidón sódico, Celulosa microcristalina pH102, Lactosa DT, Fosfato dibásico de calcio, Opadry 85G28725, Talco micronizado, Dióxido de titanio coloidal, c.s. Coroval B 5,0 mg/20 mg: Amlodipina (coma besilato) 5,0 mg, Benazepril clorhidrato 20,0 mg. Excipientes: Anhídrido silícico coloidal, Estearato de magnesio, Polivinilpirrolidona CL, Carboximetilalmidón sódico, Celulosa microcristalina pH102, Lactosa DT, Fosfato dibásico de calcio, Opadry 85G28725, Talco micronizado, Dióxido de titanio coloidal, Amarillo de quinoleína (laca alumínica), c.s.
Farmacología
El Benazepril se convierte en Benazeprilato por transformación hepática. El Benazeprilato es un inhibidor de la enzima conversora de la angiotensina I (ECA) en angiotensina II. La Amlodipina es una antagonista del calcio perteneciente al grupo de las dihidropiridinas. La asociación de ambas drogas se basa en el principio de que la asociación de pequeñas dosis de drogas antihipertensivas con mecanismo de acción diferente permite lograr efectos similares o mayores (aditivos o sinérgicos) que los obtenidos con dosis mayores de las drogas por separado y normalmente con menor incidencia de efectos secundarios (edema) dependientes de la dosis.
Indicaciones
COROVAL B está indicado en el tratamiento de la hipertensión arterial. Esta asociación fija no está indicada para el tratamiento inicial de la hipertensión (ver Posología y Forma de administración).
Dosificación
La Amlodipina es un tratamiento efectivo de la hipertensión en dosis de una toma diaria de 2,5 a 10 mg mientras que el Benazepril es efectivo en dosis de 10 a 80 mg. Es conveniente iniciar el tratamiento con COROVAL B sólo cuando: a) no se haya logrado el efecto antihipertensivo deseado con uno u otro tratamiento por separado, o bien b) el tratamiento con Amlodipina no haya logrado un efecto antihipertensivo suficiente sin desarrollar edema. Titulación de la dosis: puede iniciarse el tratamiento con COROVAL B en los pacientes cuya presión arterial no está suficientemente controlada con Amlodipina (u otra dihidropiridina) o con Benazepril (u otro inhibidor de la ECA) solos. La posología deberá adecuarse a la respuesta clínica. Los niveles constantes de Benazepril y Amlodipina se alcanzarán después de aproximadamente 2 y 7 días de tratamiento respectivamente. En los pacientes cuya presión arterial está suficientemente controlada con Amlodipina pero que experimentan un edema inaceptable el tratamiento con COROVAL B puede alcanzar un control similar (o mejor) de la presión arterial sin edema. Puede ser prudente reducir la dosis de Amlodipina al agregar la administración de Benazepril al esquema, para minimizar el riesgo de una respuesta excesiva. Tratamiento de reemplazo: los pacientes bajo tratamiento concomitante con Amlodipina y Benazepril en comprimidos separados pueden ser tratados con COROVAL B en las mismas dosis que recibían de los componentes por separado. Insuficiencia renal, hepática u otros trastornos metabólicos: en los pacientes con trastornos de la función renal con clearance de creatinina > 30 ml/min/1.73 m2 creatinina sérica de aproximadamente < 3 mg/día o 265 mmol/l no es necesario modificar el esquema de tratamiento con COROVAL B. El uso de COROVAL B está contraindicado en pacientes con deterioro renal más severo. En pacientes ancianos, debilitados, o de contextura pequeña o con trastornos de la función hepática, la dosis inicial recomendada de Amlodipina en forma de tratamiento único como componente de un tratamiento combinado, es de 2,5 mg.
Contraindicaciones
COROVAL B está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad al Benazepril, a cualquier otro inhibidor de la ECA o a la Amlodipina. Pacientes con insuficiencia renal con clearance de creatinina < 30 ml/min/1.73 m2 (creatinina sérica > 3 mg/dl o 265 mmol/I). Embarazo, lactancia. Niños.
Reacciones adversas
Las reacciones adversas informadas con la asociación de Benazepril y Amlodipina fueron por lo general leves y transitorias y no hubo relación, entre estas reacciones y la edad, el sexo, la raza o la duración del tratamiento. Fue necesario discontinuar el tratamiento a causa de los efectos colaterales en aproximadamente el 4% de los pacientes tratados con la asociación de Benazepril y Amlodipina y el 3% de los pacientes tratados con placebo. Las razones más comunes para interrumpir el tratamiento fueron la tos y el edema. La siguiente tabla muestra los efectos colaterales considerados con una relación posible o probable con la asociación de Benazepril y Amlodipina que se presentaron en más del 1% de los pacientes de los ensayos prolongados con placebo.

La incidencia de edema fue estadísticamente mayor en pacientes tratados con Amlodipina con tratamiento único que en pacientes tratados con la asociación. La aparición de edema y otros efectos colaterales determinados se asocian con el tratamiento único a base de Amlodipina en forma dependiente de la dosis y parecen afectar a las muieres más que a los hombres. La adición de Benazepril disminuyó las incidencias como se muestra en la siguiente tabla. El efecto protector del Benazepril fue independiente de la raza y (dentro del rango de las dosis probadas) de la dosis.

Otros efectos colaterales considerados con una relación posible o probable con la asociación de Benazepril y Amlodipina que se presentaron en ensayos controlados con placebo, fueron los siguientes: Angioedema (incluye edema de los labios o el rostro sin otras manifestaciones de angioedema). Astenia y fatiga. Sequedad bucal, náuseas, dolor abdominal, constipación, diarrea, dispepsia y esofagitis. Raras veces ha habido informes de pancreatitis en pacientes que recibieron inhibidores de la ECA. Raras veces ha habido informe de anemia hemolítica en pacientes que recibieron inhibidores de la ECA. Hipopotasemia. Dolor de espaldas, dolor músculo esquelético, calambres musculares. Insomnio, nerviosismo, ansiedad, temblores y disminución de la líbido. Faringitis, rubor, accesos de calor, erupción cutánea (rash), nódulos de la piel y dermatitis. Trastornos sexuales tales como impotencia. Poliuria. En los ensayos clínicos se observaron otras reacciones informadas con poca frecuencia (relación causal improbable), entre las que se encuentran dolor de pecho, extrasístoles ventriculares, gota, neuritis y tinnitus. Hallazgos en los análisis clínicos: Electrólitos séricos: ver Precauciones y Advertencias. Creatinina: se observaron aumentos leves y reversibles de la creatinina sérica en pacientes con hipertensión arterial tratados con la asociación de Benazepril y Amlopidina. Es más probable que los incrementos de creatinina se presenten en pacientes con insuficiencia renal o en aquellos tratados previamente con diuréticos y, basados en la experiencia con otros inhibidores de la ECA se espera que sea especialmente probable en pacientes con estenosis arterial renal (ver Precauciones y Advertencias). Otros (relaciones causales desconocidas): se han informado elevaciones de la bilirrubina sérica y del ácido úrico e incidentes aislados de aumento de las enzimas hepáticas.
Precauciones
Los pacientes que reciben inhibidores de la ECA (incluso COROVAL B) pueden experimentar una variedad de reacciones adversas, algunas de ellas serias. Estas reacciones se presentan, por lo general, después de las primeras dosis del inhibidor de la ECA pero algunas veces no aparecen hasta después de meses de tratamiento. Se ha informado angioedema del rostro, las extremidades, los labios, la lengua, la glotis y la laringe en pacientes tratados con inhibidores de la ECA. El angioedema asociado con edema laríngeo puede ser fatal. Si se presentan estridor laríngeo o angioedema del rostro, la lengua o la glotis, se deberá interrumpir el tratamiento con COROVAL B y requerir asistencia médica de inmediato. Existen antecedentes de casos aislados de reacciones anafilactoides en pacientes bajo tratamiento con inhibidores de la ECA sometidos a tratamiento desensibilizante con veneno de himenópteros, en pacientes dializados con membranas de flujo alto y en pacientes sometidos a aféresis de lipoproteínas de baja densidad con absorción de sulfato de dextrano. En raras ocasiones, los pacientes, particularmente aquellos con enfermedad obstructiva severa de las arterias coronarias, han desarrollado un aumento documentado de la frecuencia, la duración y/o gravedad de la angina o infarto agudo de miocardio al iniciar el tratamiento con antagonistas del calcio o en el momento de incrementar la dosis. En raras oportunidades COROVAL B puede causar hipotensión sintomática. Es más probable que la hipotensión sintomática se presente en pacientes deplecionados de volumen y/o sal como resultado de un tratamiento diurético prolongado, dietas hiposódicas, diálisis, diarrea o vómitos. La depleción de volumen y/o sal se deberá corregir antes de iniciar la terapia con COROVAL B. Dado que la vasodilatación inducida por la administración de Amlodipina se inicia en forma gradual, raras veces se han informado casos de hipotensión aguda después de la administración oral de Amlodipina. Sin embargo, se deberá actuar con precaución al administrar COROVAL B como con cualquier otro vasodilalador periférico, particularmente en pacientes con estenosis aórtica severa. En pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva, con o sin insuficiencia renal asociada, cuya función renal puede depender de la actividad del sistema renina-angiotensina-aldosterona, el tratamiento con inhibidores de la ECA puede causar hipotensión excesiva, que se puede asociar con oliguria, aumento de la urea y (raras veces) insuficiencia renal aguda e incluso la muerte. En estos pacientes, el tratamiento con COROVAL B se deberá iniciar bajo estricta supervisión médica que se prolongará durante las primeras 2 semanas de tratamiento y cada vez que se aumente la dosis de Benazepril o se agregue la administración de un diurético o se incremente su dosis. Si se presenta hipotensión, se deberá colocar en posición supina y en caso necesario, se deberá tratar con infusión intravenosa de solución salina fisiológica. El tratamiento con COROVAL B por lo general, se puede continuar después de restablecer la presión arterial y el volumen. Debido a los antecedentes de agranulocitosis y depresión de la médula ósea observados con el captopril (otro inhibidor de la ECA), se deberá considerar el monitoreo del recuento de glóbulos blancos en pacientes con enfermedades del colágeno (lupus eritematoso sistemático, esclerodermia) especialmente si la enfermedad está asociada con deterioro de la función renal. Raras veces, los inhibidores de la ECA se han asociado con un síndrome que comienza con ictericia colestática y progresa hasta la necrosis hepática. Los pacientes bajo tratamiento con inhibidores ECA que desarrollen ictericia o elevaciones marcadas de las enzimas hepáticas deberán discontinuar la administración del inhibidor de la ECA y recibir un seguimiento médico apropiado. COROVAL B se deberá emplear con precaución en pacientes con enfermedades renales severas. En pacientes hipertensos con estenosis arterial renal unilateral o bilateral, el tratamiento con Benazepril puede producir incrementos del nitrógeno ureico en sangre y de la creatinina sérica. Estos aumentos son en general reversibles al discontinuar el tratamiento con Benazepril. Cuando se administre COROVAL B a estos pacientes se deberá monitorear la función renal durante las primeras semanas de tratamiento. Algunos pacientes hipertensos sin enfermedad vascular renal preexistente evidente tratados con Benazepril, han desarrollado incrementos del nitrógeno ureico en sangre y de la creatinina sérica, por lo general, de caracter menor y transitorio, especialmente cuando el Benazepril se administró en forma concomitante con un diurético. En estas situaciones puede ser necesario reducir la evaluación de la función renal. En los ensayos clínicos realizados con la asociación de Benazepril y Amlodipina se presentó hipercaliemia (potasio sérico por lo menos 0,5 mEq/I mayor que el límite superior del valor normal) en aproximadamente el 1,5% de los pacientes hipertensos que recibieron la asociación. Los aumentos de potasio sérico fueron, por lo general, reversibles. Los factores de riesgo del desarrollo de hipercaliemia incluyen insuficiencia renal, diabetes mellitus y el uso concomitante de diuréticos ahorradores de potasio suplementos con potasio y/o sustitutos de la sal que contienen potasio. Por lo general, todos los antagonistas del calcio se deberán usar con precaución en pacientes con insuficiencia cardíaca. Como la Amlodipina se metaboliza en forma extensa en el hígado y la vida media de eliminación plasmática (t½) es de 56 horas en pacientes con deterioro de la función hepática, se deberá actuar con precaución al administrar COROVAL B a pacientes con alteración severa de la función hepática. Se ha informado tos no producida persistente con todos los inhibidores de la ECA, la cual siempre se resuelve después de discontinuar el tratamiento. La tos inducida por el inhibidor de la ECA se deberá considerar en el diagnóstico diferencial de la tos. Durante la cirugía o la anestesia con agentes que producen hipotensión, el Benazepril bloqueará la formación de angiotensina II resultante de la liberación compensatoria de renina. La hipotensión que se presenta como resultado de este mecanismo se puede corregir con expansores de volumen. Uso geriátrico: la experiencia clínica no ha identificado diferencias significativas en la eficacia y seguridad entre los pacientes de edad avanzada y los más jóvenes. No obstante no se puede excluir una mayor sensibilidad de algunos pacientes de edad avanzada. Uso pediátrico: no se ha establecido la seguridad y la eficacia en niños, por lo tanto su uso está contraindicado. Embarazo: los inhibidores de la ECA pueden producir morbilidad y mortalidad fetal y neonatal cuando se administran a mujeres embarazadas, por lo tanto COROVAL B está contraindicado durante el embarazo. Es conveniente constatar la ausencia de embarazo antes de iniciar el tratamiento con COROVAL B y adoptar las medidas necesarias para evitarlo mientras dure el tratamiento. Si se produjera un embarazo, se deberá discontinuar la administración de COROVAL B lo antes posible. Madres en período de lactancia: el Benazepril y el Benazeprilato se eliminan en la leche en cantidades mínimas (equivalentes al 0.1% de las dosis maternas). Se desconoce si la Amlodipina se elimina en la leche materna. Por lo tanto el médico deberá decidir sobre la conveniencia de interrumpir la lactancia durante el tratamiento con COROVAL B o la elección de un tratamiento alternativo.
Interacciones
Diuréticos: los pacientes sometidos a tratamiento con diuréticos, especialmente aquellos en los cuales el tratamiento diurético se instituyó en forma reciente, pueden experimentar una reducción excesiva de la presión arterial, después de iniciar el tratamiento con COROVAL B. Se puede disminuir la posibilidad de este efecto hipotensor mediante la discontinuación del diurético o un incremento del consumo de sal antes de iniciar el tratamiento con COROVAL B. Suplemento con potasio y diuréticos ahorradores de potasio: el Benazepril puede atenuar la pérdida de potasio causada por la administración de diuréticos tiazídicos. Los diuréticos ahorradores de potasio (como la espironolactona, la Amilorida, el triamtireno y otros) o los suplementos con potasio pueden incrementar el riesgo de hipercalemía. Si se indica la administración concomitante de estos agentes, ésta se deberá efectuar con precaución, y se deberán monitorear con frecuencia los niveles de potasio séricos del paciente. Litio: se han informado aumentos de los niveles séricos de litio y síntomas de toxicidad por litio en pacientes que recibieron inhibidores de la ECA durante el tratamiento con litio. La administración concomitante de COROVAL B y litio se deberá realizar con precaución, y se recomienda un monitoreo frecuente de los niveles séricos de litio. Otras: el Benazepril se ha administrado en forma concomitante con anticoagulantes orales, agentes beta-adrenérgicos, antagonistas del calcio, cimetidina, diuréticos, digoxina, hidralazina y naproxeno sin evidencia de interacciones adversas clínicamente importantes. La Amlodipina se ha administrado en forma segura con diuréticos tiazídicos, beta-bloqueantes, inhibidores de la ECA, nitratos de acción prolongada, nitroglicerina sublingual, digoxina, warfarina, antiinflamatorios no esteroides, antibióticos y drogas hipoglucemiantes orales. Los datos provenientes de los estudios In vitro realizados en plasma humano indican que la Amlodipina no ejerce efectos sobre la unión proteica de la digoxina, la fenitoína, la warfarina y la indometacina. Otros estudios indicaron que la administración concomitante de Amlodipina y digoxina no altera las concentraciones séricas de digoxina o el clearance renal de digoxina en voluntarios normales. La administración concomitante de Amlodipina y cimetidina no alteró la farmacocinética de la Amlodipina y la administración simultánea de Amlodipina y warfarina no modificó el tiempo de protrombina inducido por la warfarina.
Conservación
Conservar en lugar seco a temperatura inferior a 25°C. Protegido de la humedad.
Sobredosificación
No se han informado casos de sobredosis con ninguna asociación de Amlodipina y Benazepril. Sólo se han informado unos pocos casos de sobredosis humana con Amlodipina. En los informes de sobredosis con Benazepril y otros inhibidores de la ECA, no hay informes de muerte. El efecto más probable de sobredosis con COROVAL B es la vasodilatación, con la consiguiente hipotensión arterial y taquicardia. La simple elevación de los miembros inferiores en posición supina y Ia infusión de solución salina puede ser un tratamiento suficiente, pero puede ser necesaria la administración de drogas presoras (norepinefrina o dopamina). Se ha informado el tratamiento de la sobredosis de otras dihidropiridinas antagonistas del calcio con cloruro de calcio y glucagón, pero no existen evidencias suficientes sobre su eficacia. En las sobredosis con dihidropiridinas antagonistas del calcio, debe completarse la posible aparición de edema pulmonar tras el retorno abrupto del tono vascular periférico. No están ampliamente difundidos los métodos de dosaje de Amlodipina Benazepril o sus metabolitos y no se conoce, su valor en el tratamiento de la sobredosis o su pronóstico. El Benazeprilato es sólo ligeramente dializable. La elevada unión proteica de la Amlodipina hace improbable que la diálisis sea útil como medio de eliminación. La angiotensina II podría servir como antídoto antagonista específico del Benazepril. Ante la eventualidad de una sobredosificación, concurrir al Hospital más cercano o comunicarse con los siguientes Centros de Toxicología: Hospital de Pediatría Ricardo Gutiérrez: (011) 4962-6666 / 2247. Hospital A. Posadas: (011) 4654-6648 / 4658-7777.
Presentación
Coroval B Cápsulas 2,5/10 mg: envases conteniendo 30 cápsulas. Coroval B Cápsulas 5/10 mg: envases conteniendo 30 cápsulas. Coroval B Cápsulas 5/20 mg: envases conteniendo 30 cápsulas.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *