COPEGUS® - Reacciones adversas

Para más información sobre las reacciones adversas, consultar también los prospectos de envase de peginterferón alfa-2a e interferón alfa-2a. La mayoría de los eventos adversos fueron de intensidad leve a moderada y no ocasionaron ninguna restricción de orden terapéutico. La naturaleza y frecuencia de estos episodios durante el tratamiento asociado concuerdan con los perfiles de tolerancia conocidos de peginterferón alfa-2a y de interferón alfa-2a, así como con el perfil de reacciones adversas vinculadas con la administración de ribavirina. Pacientes infectados por VHC con niveles normales de ALT: El perfil de seguridad de Copegus asociado con peginterferón alfa-2a en pacientes infectados por el VHC con tasas normales de ALT fue similar al observado previamente en pacientes con VHC con tasas elevadas de ALT. El tratamiento combinado durante 24 semanas es igualmente tan bien tolerado como el de 48 semanas (véase Tabla 16 columna VHC/ ALT-n). Asociación Copegus/interferón alfa-2a: En la Tabla 14 se detallan las reacciones adversas registradas durante los estudios comparativos (n = 49 en Roferón-A + ribavirina; n = 50 Roferón-A + placebo) en ≥ 4% de los pacientes tratados con ribavirina e interferón alfa-2a.


Las reacciones adversas detalladas a continuación se presentaron con una frecuencia de < 4% en los pacientes que recibieron el tratamiento asociado. Infecciones e infestaciones: Abscesos, infección por herpes simple, infecciones virales y fúngicas. Trastornos de la sangre y del sistema linfático: Linfopenia. Trastornos endócrinos: Hipertiroidismo. Trastornos psiquiátricos: Amnesia, trastornos del pensamiento. Trastornos del sistema nervioso: Migraña, neuritis óptica, vértigo. Trastornos cardíacos: Fluctuaciones de la presión arterial, hipotensión. Trastornos vasculares: Enrojecimiento de las mejillas. Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: Disnea y palpitaciones, rinitis y faringitis, sinusitis, traqueítis. Trastornos gastrointestinales: Queilitis, colitis, flatulencia, gastroenteritis, glositis, hemorroides, colon irritable, proctalgia. Trastornos hepatobiliares: Ictericia. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Dermatitis seborreica, foliculitis, eritema, exfoliación cutánea. Trastornos musculosqueléticos y del tejido conjuntivo: Artritis, artrosis, trastornos en los tendones. Trastornos renales y urinarios: Infecciones urinarias. Trastornos del aparato reproductor y de la mama: Trastornos de la próstata, menorragia. Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración: Dolor de espalda, fatiga, edema, rigidez, escalofríos y reacciones inflamatorias en el sitio de la inyección. Asociación Copegus/peginterferón alfa-2a: La Tabla 16 presenta las reacciones adversas más frecuentes que sobrevienen en ≥ 10% de los pacientes tratados con Copegus y peginterferón alfa-2a. Pacientes no respondedores a un tratamiento anterior de la hepatitis C crónica: En un estudio clínico de más de 72 y 48 semanas de duración en pacientes que no habían respondido previamente a interferón alfa-2b pegilado/ribavirina, el 12% de los pacientes del grupo de 72 semanas interrumpió el tratamiento con peginterferón alfa-2a y el 13% discontinuó Copegus, por efectos indeseables o valores anormales de laboratorio. En comparación, en el grupo de 48 semanas, el 6% suspendió el tratamiento con peginterferón alfa-2a y el de Copegus el 7%. Análogamente, en pacientes con cirrosis, la tasa de interrupción de peginterferón alfa-2a y Copegus fue mayor en el grupo tratado por 72 semanas (13% y 15%) que en el grupo tratado por 48 semanas (6% y 6%). Los pacientes que interrumpieron el tratamiento anterior por toxicidad hematológica fueron excluidos de este estudio. Otro estudio incluyó pacientes con fibrosis quística o cirrosis avanzada (puntaje Ishak entre 3 y 6), que no habían respondido a un tratamiento previo. El recuento de plaquetas en estos pacientes al comienzo del estudio había disminuido a menos de 50.000/mm3, y el tratamiento duró 48 semanas. Debido a la alta prevalencia de cirrosis/fibrosis avanzada y el bajo recuento inicial de plaquetas en los pacientes de este estudio, se compararon los hemogramas patológicos durante las primeras 20 semanas y se registraron las siguientes frecuencias: hemoglobina < 10 g/dl en el 26,3%, recuento absoluto de neutrófilos (RAN) < 750/mm3 en el 30% y recuento de plaquetas < 50.000/mm3 en un 13% (véase Precauciones). Pacientes coinfectados por VHC y VIH: En los pacientes coinfectados por VHC y VIH, el perfil de efectos adversos clínicos de peginterferón alfa-2a (utilizado solo o en asociación con ribavirina) fue comparable al observado en los pacientes infectados solo por VHC. Se comprobó una disminución del recuento absoluto de células CD4+, que no siempre se produjo junto con una reducción del porcentaje de células CD4+, durante las cuatro primeras semanas de tratamiento con peginterferón alfa-2a. Esta disminución de células CD4+ fue reversible después de la reducción de la dosis o de la interrupción del tratamiento. La utilización de peginterferón alfa-2a no tuvo consecuencias negativas visibles sobre el control de la viremia de VIH durante el tratamiento y en el período posterior de seguimiento. Existen datos limitados sobre seguridad (n = 31) en pacientes coinfectados con recuento de células CD4+ < 200/ml (véase el prospecto de envase de peginterferón alfa-2a).


Los datos que figuran en la Tabla 16 provienen de tres estudios clínicos diferentes y por lo tanto, no puede establecerse entre ellos una comparación directa. En el estudio sobre el tratamiento asociado de peginterferón alfa-2a y Copegus, los síntomas gripales y los trastornos gastrointestinales fueron registrados como eventos aislados, no así en el estudio sobre la terapia combinada de interferón alfa-2a y Copegus.


Los efectos adversos mencionados a continuación sobrevinieron con una frecuencia ≥ 2%, pero < 10%, en los pacientes con infección por VHC o coinfección por VHC/VIH en tratamiento asociado de Copegus y peginterferón alfa-2a. Trastornos de la sangre y del sistema linfático: Linfadenopatía, anemia, trombocitopenia. Trastornos endócrinos: Hipotiroidismo, hipertiroidismo. Trastornos del sistema nervioso y psiquiátricos: Trastornos de la memoria, disgeusia, parestesia, hipoestesia, temblor, distimia, distimia emocional, nerviosismo, agresividad, disminución de la libido, impotencia, migraña, mareo, hiperestesia, pesadillas, síncope, intento de suicidio, psicosis y alucinaciones. Trastornos oculares: Visión borrosa, xeroftalmía, inflamación ocular, dolor ocular (véase Precauciones). Trastornos del oído y del laberinto: Vértigo, otalgia. Trastornos cardíacos: Palpitaciones, edema periférico, taquicardia. Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos: Infecciones de las vías respiratorias, dolor de garganta, rinitis, rinofaringitis, sinusitis, neumonía, sensación de opresión torácica, disnea de esfuerzo, epistaxis, candidiasis bucal, bronquitis. Trastornos gastrointestinales: Gastritis, flatulencia, sequedad bucal, úlcera bucal, hemorragia gingival, gingivitis, queilitis, constipación, estomatitis, disfagia, glositis. Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo: Afecciones cutáneas, eczema, psoriasis, urticaria, fotosensibilidad, aumento de la sudoración, sudoración nocturna, síndrome de ruborización (sofocos). Trastornos musculosqueléticos y del tejido conjuntivo: Dolor óseo, dolor de espalda, dolor en la nuca, calambres musculares, debilidad muscular, dolores de la musculatura esquelética, artritis. Trastornos generales y alteraciones en el lugar de administración: Síntomas gripales, malestar general, escalofríos, rubor, herpes simple, dolor torácico, sed. Al igual que con otros interferones alfa, los siguientes efectos adversos graves se observaron en ocasiones raras en ensayos clínicos en los pacientes tratados con la asociación peginterferón alfa-2a/Copegus o interferón alfa-2a/Copegus: Infección respiratoria baja, infección cutánea, púrpura trombocitopénica trombótica (TTP), manifestaciones autoinmunes (por ejemplo, púrpura trombocitopénica idiopática, tiroiditis, psoriasis, artritis reumatoidea, lupus eritematoso sistémico), intento de suicidio, psicosis y alucinaciones, neuropatía periférica, retinopatía, neuropatía óptica, pérdida de visión, otitis externa, endocarditis, arritmias, fibrilación auricular, pericarditis, angina de pecho, hemorragia cerebral, neumonía intersticial con desenlace fatal, embolia pulmonar, úlcera gastrointestinal, hemorragia gastrointestinal, pancreatitis, trastornos de la función hepática, esteatosis hepática, colangitis, neoplasma hepático maligno, úlcera de la córnea, miositis, sarcoidosis, coma y sobredosis. En un estudio clínico (NV15801), se observaron intenciones suicidas o tentativas de suicidio en el 1% de los pacientes (5/451) que recibieron Copegus asociado con peginterferón alfa-2a. En los pacientes con conductas suicidas se interrumpió el tratamiento. Los siguientes efectos adversos se observaron en pacientes coinfectados por VHC y VIH tratados con peginterferón alfa-2a más ribavirina (frecuencia de ≥ 1%, pero ≤ 2%): Hiperlactatemia/acidosis láctica, gripe, neumonía, inestabilidad emocional, apatía, acúfenos, dolor faringolaríngeo, queilitis, lipodistrofia adquirida y cromaturia. En casos muy raros, los interferones alfa, peginterferón alfa-2a incluido, pueden provocar una pancitopenia con anemia aplásica, cuando se los emplea en monoterapia o en combinación con ribavirina. Valores de laboratorio: En los estudios clínicos de Copegus en asociación con peginterferón alfa-2a o interferón alfa-2a, la mayoría de los resultados de los estudios de laboratorio anormales retornaron a los valores normales luego de la modificación de la dosis (véase Dosificación). El efecto adverso típico de la ribavirina es la hemólisis. Hasta el 15% de los pacientes tratados durante 48 semanas con Copegus 1.000/1.200 mg en asociación con peginterferón alfa-2a presenta disminución de la concentración de hemoglobina a < 10 g/dl. Durante el tratamiento combinado con interferón alfa-2a, esta proporción llega hasta el 19%. Cuando se administraron 800 mg de Copegus en asociación con peginterferón alfa-2a durante 24 semanas, sólo el 3% de los pacientes mostraron niveles de hemoglobina < 10 g/dl. Es poco probable que la disminución de la hemoglobina conduzca a una interrupción del tratamiento. En la mayoría de los casos, la disminución de la hemoglobina se produjo en una fase temprana del tratamiento y se estabilizó simultáneamente con el aumento compensatorio de los reticulocitos. La mayoría de los casos de anemia, leucopenia y trombocitopenia fueron leves (Grado 1 de la OMS). Se observaron modificaciones en los valores de laboratorio de Grado 2 de la OMS en hemoglobina (4%), leucocitos (24%) y trombocitos (2%). Se registró neutropenia moderada (recuento absoluto de neutrófilos (RAN): 0,749 - 0,5 x 109/l), así como neutropenia severa (RAN: < 0,5 x 109/l) en el 24% (216/887) y el 5% (41/887) de los pacientes tratados durante 48 semanas con 1.000/1.200 mg de Copegus en asociación con peginterferón alfa 2a. En casos muy raros, los interferones alfa, incluyendo peginterferón alfa-2a, pueden estar asociados a pancitopenia con anemia aplásica, cuando se utiliza en monoterapia o en asociación con ribavirina. Se observó aumento de la concentración de ácido úrico y de los valores indirectos de bilirrubina vinculados con hemólisis en algunos pacientes tratados con Copegus en asociación con peginterferón alfa 2a o interferón alfa-2a. Los valores se normalizaron dentro de las 4 semanas de finalizado el tratamiento. Esta alteración sólo se asoció con síntomas clínicos (gota aguda) en casos infrecuentes (2/755). Valores de laboratorio de pacientes coinfectados por VHC y VIH: Los efectos adversos hematológicos como neutropenia, trombocitopenia y anemia se observaron claramente con mayor frecuencia en pacientes coinfectados con VHC/VIH, pero generalmente fueron controlados con un ajuste de la dosis o la administración de factores de crecimiento. Sólo en raras ocasiones fue necesaria la interrupción del tratamiento. Se verificó una disminución del recuento absoluto de neutrófilos por debajo de 500 células/mm3 en el 13% de los pacientes en monoterapia con peginterferón alfa-2a y en el 11% de los que recibieron terapia combinada. Se comprobó disminución del recuento de plaquetas por debajo de 50.000 células/mm3 en el 10% de los pacientes tratados en monoterapia con peginterferón alfa-2ª y en el 8% de aquellos que recibieron terapia combinada. Se observó anemia (concentración de hemoglobina < 10 g/dl) en el 7% de los pacientes que recibieron peginterferón alfa-2a en monoterapia y en el 14% de los tratados con la asociación. Experiencia poscomercialización: En el período poscomercialización, se reportaron muy raramente casos de eritema multiforme, síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica, eritroblastopenia (aplasia pura de células rojas) y comportamiento agresivo que puede estar dirigido contra terceros (pensamiento homicida), así como convulsiones, pérdida de la capacidad auditiva, parálisis facial, angioedema y reacciones anafilactoides, durante el tratamiento asociado de peginterferón alfa-2a y ribavirina, Raramente se informó deshidratación durante la asociación de Copegus con interferones alfa. Al igual que con la monoterapia, se informó desprendimiento seroso de la retina durante la combinación de Copegus con peginterferón alfa-2a. Al igual que con otros interferones alfa, se han informado casos de rechazo de trasplante renal y hepático con peginterferón alfa-2a en monoterapia o en la terapia combinada con Copegus. Comunicación de reportes de reacciones adversas: Es importante comunicar las presuntas reacciones adversas después de la autorización del medicamento. Esto permite la monitorización continua de la relación riesgo/beneficio. Se solicita a los profesionales de la salud informar de cualquier sospecha de efectos adversos severos asociados con el uso de Copegus al Área de Farmacovigilancia de Roche al siguiente teléfono 0800-77-ROCHE (76243). En forma alternativa, esta información puede ser reportada ante ANMAT. Ante cualquier inconveniente con el producto, el paciente puede llenar la ficha que está en la Página Web de la ANMAT: http://www.anmat.gov.ar/farmacovigilancia/Notificar.asp o llamar a ANMAT responde al 0800-333-1234.