Prospecto COMIL 50 / 100 / 150 / 200

Composición
Cada comprimido recubierto de COMIL 50 contiene: Lacosamida 50,0 mg. Cada comprimido recubierto de COMIL 100 contiene: Lacosamida 100,0 mg. Cada comprimido recubierto de COMIL 150 contiene: Lacosamida 150,0 mg. Cada comprimido recubierto de COMIL 200 contiene: Lacosamida 200,0 mg.
Indicaciones
Lacosamida está indicada como terapia adyuvante en el tratamiento de las crisis convulsivas parciales con o sin generalización secundaria en pacientes mayores de 17 años con epilepsia.
Dosificación
La dosis inicial recomendada es de 100 mg/día administrada en 2 tomas diarias de 50 mg. En función de la respuesta clínica y la tolerabilidad del paciente, la dosis puede incrementarse a intervalos semanales a razón de 100 mg hasta llegar a una dosis de mantenimiento de 200 a 400 mg/día dividida en 2 tomas. Dosis máxima recomendada: 400 mg/día en 2 tomas diarias de 200 mg. Si se decide discontinuar el tratamiento con lacosamida, se recomienda una reducción progresiva de la dosis (aproximadamente 200 mg por semana). Insuficiencia renal: no es necesario un ajuste de dosis en pacientes con insuficiencia renal leve a moderada. En pacientes con insuficiencia renal severa o pacientes con enfermedad renal terminal se recomienda una dosis máxima de 250 mg/día. La lacosamida puede ser removida por hemodiálisis, por lo tanto, en pacientes sometidos a hemodiálisis se recomienda un suplemento de hasta el 50% de la dosis diaria, que se administrará inmediatamente después de cada sesión. En pacientes con insuficiencia renal terminal puede esperarse una acumulación de un metabolito de lacosamida (sin actividad farmacológica), por lo que debe tenerse especial precaución en el tratamiento de estos pacientes Insuficiencia hepática: la titulación de la dosis debe realizarse con precaución en pacientes con insuficiencia hepática. En pacientes con insuficiencia hepática leve a moderada se recomienda una dosis máxima de 300 mg/día. No se recomienda el uso de lacosamida en pacientes con insuficiencia hepática severa. Pacientes ancianos: no es necesario una reducción de la dosis en pacientes ancianos Pacientes pediátricos: no se han realizado estudios con lacosamida en niños y adolescentes menores de 16 años. Por consiguiente no se recomienda su uso en este grupo etario. Forma de administración: Los comprimidos pueden administrarse con o alejados de las comidas.
Contraindicaciones
Hipersensibilidad a cualquiera de los componentes del producto. Bloqueo aurículo-ventricular de segundo o tercer grado.
Reacciones adversas
Reacciones adversas que indujeron a la discontinuación del tratamiento: aproximadamente un 8 %, 17 % y 29% de los pacientes que recibieron lacosamida en dosis recomendadas de 200, 400 y 600 mg/día, respectivamente (vs. 5% de los pacientes que recibieron placebo) en estudios clínicos controlados, discontinuaron el tratamiento debido a reacciones adversas. Las reacciones adversas más frecuentes reportadas que condujeron a la discontinuación del tratamiento con una frecuencia > 1 % fueron: mareos, ataxia, vómitos, diplopía, náuseas, vértigo y visión borrosa. Los efectos adversos más frecuentemente informados en asociación con el uso de lacosamida con una incidencia 2 %, en pacientes adultos con crisis convulsivas parciales, fueron: Sensoriales: vértigo, diplopía, visión borrosa. Gastrointestinales: náuseas, vómitos, diarrea Nerviosos: mareos, cefaleas, ataxia, somnolencia, temblor, nistagmus, trastorno del equilibrio, deterioro de la memoria. Psiquiátricos: depresión. Dermatológicos: prurito. Otros: fatiga, alteraciones en la marcha, astenia, contusión, laceración de la piel. Alteraciones de laboratorio: en estudios controlados en pacientes adultos con crisis convulsivas parciales que recibieron lacosamida en combinación con otras drogas antiepilépticas, se observaron alteraciones en los parámetros de la función hepática (elevación de ALT ≥ 3) con una incidencia del 0,7 % en comparación con el 0 % de los pacientes tratados con placebo.
Precauciones
Mareos y ataxia: el tratamiento con lacosamida puede causar mareos y ataxia. Por lo tanto, advertir a los pacientes que eviten conducir vehículos u operar maquinarias complejas, hasta tanto conozcan su respuesta a la medicación, ya que el producto puede influir sobre la capacidad para realizar esas tareas. Ritmo cardíaco y alteraciones en la conducción: Prolongación del intervalo PR: en estudios clínicos con lacosamida realizados en voluntarios sanos y pacientes, se ha observado una prolongación del intervalo PR dependiente de la dosis. Por lo tanto, se debe tener precaución cuando se administra lacosamida conjuntamente con otras drogas que puedan provocar la prolongación del intervalo PR. Asimismo, lacosamida debe administrarse con precaución en pacientes con problemas de conducción cardíaca conocida (marcado bloqueo AV de primer grado, bloqueo AV de segundo y tercer grado y enfermedad del nódulo sinusal) o enfermedad cardíaca severa (isquemia miocárdica o insuficiencia cardíaca). En estos pacientes se debe realizar un ECG, antes de comenzar el tratamiento y luego de alcanzar la dosis de mantenimiento. Fibrilación o aleteo auricular: en estudios realizados a pacientes con neuropatía diabética y tratados con lacosamida, el 0,5% de los mismos experimentaron una reacción adversa de fibrilación o aleteo auricular, comparado con el 0% de los pacientes con placebo. Por lo tanto, el tratamiento con lacosamida puede predisponer a desarrollar una arritmia auricular, especialmente en pacientes con neuropatía diabética y/o enfermedad cardiovascular. Se deberá recomendar a los pacientes que informen a su médico en caso de desarrollar síntomas de fibrilación o aleteo auricular (palpitaciones, aceleración del pulso, disnea). Síncope: en estudios controlados en pacientes con neuropatía diabética y tratados con lacosamida, el 1,2% de los mismos reportaron síncope o pérdida de la conciencia como reacción adversa, comparado con los pacientes tratados con placebo. La mayoría de los casos fueron observados en los pacientes que recibían dosis de 400 mg/día, aunque no pudo determinarse la causa. Los casos de síncope, fueron asociados con cambios en la presión arterial ortostática, fibrilación o aleteo auricular asociado a taquicardia, o bradicardia. Reacciones de hipersensibilidad multiorgánica: durante el desarrollo clínico de lacosamida, se ha reportado 1 caso de hepatitis sintomática y nefritis entre 4011 individuos tratados, 10 días después de finalizado el tratamiento con lacosamida. La recuperación se produjo un mes después y sin la necesidad de un tratamiento específico. Otros 2 casos incluyeron: desarrollo de rash y aumento de las enzimas hepáticas, mientras que un cuarto caso incluyó: miocarditis y hepatitis de etiología desconocida. Las reacciones de hipersensibilidad multiorgánicas se han reportado con otras drogas anticonvulsivantes y se han presentado con: fiebre y rash asociados a la afección de otros órganos. Estas reacciones pueden incluir o no: eosinofilia, hepatitis, nefritis, linfadenopatía y/o miocarditis. En caso de aparición de alguno de estos signos o síntomas, el paciente debe ser evaluado inmediatamente y el tratamiento con lacosamida debe ser discontinuado y comenzar un tratamiento alternativo. Discontinuación del tratamiento: lacosamida, al igual que otras drogas antiepilépticas, debe ser discontinuada en forma gradual (durante como mínimo 1 semana) para minimizar la posibilidad de un aumento de la frecuencia convulsiva. Abuso y dependencia: en un estudio en humanos sobre el potencial de abuso de lacosamida, se ha reportado una alta frecuencia de euforia (15%) luego de dosis únicas de 800 mg en comparación con el grupo placebo. En estudios clínicos, luego de la discontinuación abrupta o rápida de lacosamida en pacientes con dolor neuropático diabético, no se observaron signos y síntomas asociados con un síndrome de abstinencia indicativo de dependencia física. Sin embargo, la dependencia psicológica no fue excluida debido a la capacidad de lacosamida de producir euforia. Carcinogénesis, mutagénesis, trastornos de la fertilidad: en los estudios toxicológicos, no se observaron evidencias de carcinogénesis, mutagénesis o trastornos de la fertilidad. Embarazo: en estudios experimentales en ratas preñadas, la administración de lacosamida produjo toxicidad en el desarrollo, observándose un incremento en la mortalidad embriofetal y perinatal y retardo en el crecimiento. Se observó neurotoxicidad en ratas que recibieron lacosamida durante el período postnatal, que se corresponde con el tercer trimestre de embarazo en humanos. No se dispone de estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas, por lo tanto, no deberá utilizarse lacosamida durante el embarazo, a menos que los beneficios potenciales superen los posibles riesgos para el feto. Lactancia: los estudios en ratas han demostrado que lacosamida y/o sus metabolitos se excretan en la leche. Se desconoce si esta droga se excreta en la leche humana. Dado que numerosas drogas pasan a la leche materna y debido al potencial de reacciones adversas serias en lactantes, dependiendo de la importancia de la droga para la madre que amamanta se decidirá respecto a interrumpir la lactancia o interrumpir el tratamiento. Empleo pediátrico: No se ha establecido la seguridad y eficacia en pacientes menores de 17 años. Empleo geriátrico: No se dispone de información suficiente para avalar la eficacia de lacosamida en este grupo etario. Interacciones medicamentosas: In vitro se demostró que lacosamida no induce la actividad enzimática de drogas metabolizadas de las isoenzimas del Citocromo P450 CYP 1A2, 2B6, 2C9, 2C19 y 3A4 y a las concentraciones plasmáticas ensayadas en estudios clínicos no inhibe las isoenzimas 1A1, 1A2, 2A6, 2B6, 2C8, 2C9, 2D6, 2E1, 3A4/5. Asimismo, se demostró que lacosamida, en concentraciones terapéuticas, tiene potencial para inhibir la CYP 2C19. Sin embargo, en estudios in vivo con omeprazol, no demostró tal efecto inhibidor. Lacosamida no es sustrato ni inhibidor del transportador de la P-glucoproteína. Lacosamida es sustrato de CYP 2C19 Otras drogas antiepilépticas: En pacientes sanos, no se modificó la farmacocinética de ácido valproico (600 mg/día) ni de carbamazepina (400 mg/día) por la co-administración de lacosamida (400 mg/día). Asimismo, en pacientes sanos, la famacocinética de lacosamida no se vió afectada por la administración concomitante de ácido valproico y carbamazepina. En estudios clínicos controlados, en pacientes con crisis convulsivas parciales, se demostró que las concentraciones plasmáticas en el estado estacionario de levetiracetam, carbamazepina-epóxido, lamotrigina, topiramato, oxcarbazepina monohidroxi derivado (MHD), fenitoína, ácido valproico, fenobarbital, gabapentina, clonazepam y zonisamida no fueron afectadas por la administración concomitante de lacosamida. Digoxina: En pacientes sanos, no se modificó la farmacocinética de digoxina (0,5 mg/día) cuando se administró conjuntamente con lacosamida (400 mg/día). Metformina: No se modificó la farmacocinética de lacosamida (400 mg/día) cuando se administró conjuntamente con metformina (500 mg 3 veces al día). Omeprazol: El omeprazol es sustrato e inhibidor de CYP 2C19. En pacientes sanos, no se modificó la farmacocinética de omeprazol (40 mg única dosis) cuando se administra conjuntamente con lacosamida (600 mg/día). La farmacocinética de lacosamida (300 mg dosis única) no se ve afectada por la administración concomitante de omeprazol (40 mg/día). Sin embargo, los niveles plasmáticos del metabolito o-desmetil se redujeron un 60% en presencia de omeprazol. Anticonceptivos orales: en pacientes sanos, los perfiles farmacocinéticos y farmacodinámicos de los anticonceptivos orales conteniendo 0,03 mg de etinilestradiol y 0,15 mg de levonorgestrel, no se vieron afectados por la administración conjunta de lacosamida (400 mg/día), excepto por un incremento del 20% en la Cmáx de etinilestradiol.
Advertencias
Ideación y comportamiento suicida. Las drogas antiepilépticas (DAEs), pueden aumentar el riesgo de ideación o de comportamiento suicida cualquiera sea la indicación para la cual han sido prescriptas. Estos pacientes deben ser supervisados ante la posible aparición o el empeoramiento de una depresión preexistente, pensamientos o comportamiento suicida, y/o ante cualquier cambio inusual en el humor o el comportamiento. En estudios placebo-controlados, el empleo de antiepilépticos, se asoció a un incremento al doble en el riesgo de pensamiento y comportamiento suicida, con respecto a placebo. El aumento del riesgo de ideación y comportamiento suicida se observó desde la primera semana de tratamiento, y continuó durante todo el período estudiado. El mismo no ha sido sistemáticamente evaluado en estudios clínicos más allá de las 24 semanas de tratamiento. En consecuencia, se deberá advertir a los familiares y a quienes cuidan a los pacientes acerca del potencial incremento del riesgo de ideación suicida, e instruirlos sobre la importancia de reportar inmediatamente al médico ante cualquier cambio inusual en el comportamiento.
Presentación
Envases con 30 comprimidos recubiertos.
Nota
Para mayor información, ver prospecto adjunto.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *