CLINDAMICINA NORTHIA - Reacciones adversas

Los siguientes efectos secundarios/adversos han sido reportados con la utilización de Clindamicina y se han seleccionado en función de su posible importancia clínica. Reacciones gastrointestinales: Dolor abdominal, colitis Pseudomembranosa, esofagitis, náuseas, vómitos, y diarrea. El comienzo de los síntomas de la colitis Pseudomembranosa puede ocurrir durante o después del tratamiento antibacteriano. Reacciones de hipersensibilidad: Erupción generalizada en piel de características morbiliforme (maculopapulosas) es la reacción adversa que se ha reportado con más frecuencia. Durante la terapia con la droga también se ha observado rash de tipo urticariano como también la aparición de bullas y vesículas en la superficie de la piel. En raras ocasiones se ha descripto eritema multiforme semejando el Síndrome de Stevens-Johnson. También se han reportado unos pocos casos de reacciones anafilácticas. Piel y membranas mucosas: Se han descripto casos de dermatitis exfoliativa. Prurito, Vaginitis. Se relacionan con los casos de hipersensibilidad. Reacciones hepáticas: Se han observado ictericia y anormalidades de la función hepática durante el tratamiento con Clindamicina. Reacciones renales: Aunque no se relacionen directamente con la administración de Clindamicina se han descripto lesiones y compromiso de la función renal evidenciados por azoemia, oliguria y proteinuria. Reacciones hematopoyéticas: Han sido reportados neutropenia y eosinofilia. También se ha mencionado (raramente) agranulocitosis y trombocitopenia. Reacciones Musculoesqueléticas: Se ha reportado raramente casos aislados de poliartritis. Requieren Atención Médica: Incidencia más frecuente: Calambres o dolor abdominal o de estómago, y distensión abdominal, severos. Diarrea acuosa y severa, que también puede ser sanguinolenta. Fiebre. Aumento de la sed. Aumento de la pérdida de peso. Náuseas o vómitos. Cansancio o debilidad no habituales (colitis Pseudomembranosa). Requieren atención médica sólo si persisten o son molestos: Incidencia más frecuente: Diarrea leve. Rash cutáneo (Hipersensibilidad). Incidencia menos frecuente: Prurito de piel, rectal o del área genital (sobrecrecimiento fúngico). Aquellos que indican posible colitis pseudomembranosa y requieren atención médica si se producen después de suspender la medicación: Dolor o calambres de abdomen o de estómago, y distensión abdominal severos. Diarrea acuosa y severa, que también puede ser sanguinolenta. Fiebre. Aumento de la sed. Aumento de la pérdida de peso. Náuseas o vómitos. Cansancio o debilidad no habituales. Tratamiento de los efectos adversos: Algunos pacientes pueden desarrollar colitis pseudomembranosa asociada a antibióticos (AAPMC), producida por la toxina de Clostridium difficile, durante o después de la administración de lincomicinas. Los casos leves pueden responder solamente con la retirada del fármaco. Los casos de moderados a severos pueden necesitar reposición de líquidos, electrólitos y de proteínas. En los casos que no responden a las medidas mencionadas o en casos más severos, se pueden utilizar Metronidazol oral, Bacitracina oral o Vancomicina oral. La Vancomicina oral es eficaz en dosis de 125 a 500 mg cada 6 horas durante 5 a 10 días. Las recidivas se pueden tratar con un segundo ciclo de estos medicamentos. Se ha demostrado que las resinas colestiramina y colestipol se unen a la toxina de C. difficile in vitro. Si se administra la resina colestiramina o colestipol junto con la Vancomicina oral, se deben administrar los medicamentos separados varias horas antes entre sí, ya que se ha demostrado que las resinas también se unen a la Vancomicina oral. Además, la colitis Pseudomembranosa asociada a antibióticos puede ocasionar diarrea acuosa severa, que se puede producir durante la terapia o hasta varias semanas después de suspenderla. Si se produce diarrea, no se recomienda administrar antidiarreicos antiperistálticos, ya que pueden retrasar la eliminación de las toxinas del colon, y así prolongar y/o empeorar la diarrea.