SINUSITIS


Tratamiento

Se recomienda tomar las siguientes medidas para reducir la congestión sinusal:

  • Aplicar paños húmedos y calientes en la cara varias veces al día
  • Beber mucho líquido para diluir el moco
  • Inhalar vapor de 2 a 4 veces por día (por ejemplo, sentarse en el baño con la ducha abierta)
  • Utilizar solución salina nasal varias veces al día
  • Utilizar un humidificador

Es importante tener mucho cuidado con los descongestionantes nasales de venta libre. Éstos pueden ayudar al principio, pero utilizarlos de 3 a 5 días puede en realidad empeorar la congestión nasal.

También, para el dolor o la presión sinusal:

  • Evitar volar cuando se está congestionado
  • Evitar temperaturas extremas, cambios bruscos de temperatura e inclinarse hacia delante con la cabeza abajo
  • Ensayar con acetaminofeno (paracetamol) o ibuprofeno

Si las medidas de cuidados personales no están funcionando, el médico pensará en prescribir medicamentos que requieren receta, antibióticos, exámenes adicionales o remisión a un otorrinolaringólogo.

Los aerosoles nasales con corticosteroides también se pueden utilizar para disminuir la hinchazón, en especial si la persona tiene estructuras inflamadas, como los pólipos nasales, o sufre de alergias. El hecho de evitar los desencadenantes de alergias, tomar esteroides nasales, antihistamínicos e inmunoterapia (inyecciones) para las alergias puede ayudar a prevenir la reaparición posterior de la enfermedad.

Los antibióticos se utilizan para curar la infección particular que causa la inflamación sinusal.

La sinusitis aguda debe tratarse durante 10 a 14 días, mientras que la sinusitis crónica debe tratarse de 3 a 4 semanas.

Puede que se requiera una cirugía para limpiar y drenar los senos paranasales, en especial en aquellos pacientes que presentan crisis recurrentes de inflamación a pesar del tratamiento médico. Un médico especialista en oídos, nariz y garganta, también conocido como otorrinolaringólogo, puede realizar esta cirugía.

La mayoría de las infecciones sinusales por hongos requiere una intervención quirúrgica. La reparación quirúrgica de un tabique desviado o de pólipos nasales puede evitar su reaparición.