CLARITROM - Indicaciones

Tratamiento de las infecciones leves a moderadas causadas por las cepas de microorganismos sensibles a claritromicina, tales como: Adultos: Exacerbación bacteriana aguda de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica debida a Haemophilus influenzae, Moraxella catarrhalis o Streptococcus pneumoniae. Neumonía debida a M. Pneumoniae o S. Pneumoniae. Faringitis/amigdalitis causada por Streptococcus pyogenes, como alternativa al tratamiento de primera línea, en los casos en que éste no puede utilizarse (la droga de elección en el tratamiento y prevención de infecciones estreptocóccicas y en la profilaxis de la fiebre reumática es la penicilina administrada por vía oral o IM). Sinusitis maxilar aguda debida a H. influenzae, M. catarrhalis o S. pneumoniae. Infecciones no complicadas de la piel y estructuras cutáneas debidas a Staphylococcus aureus, Streptococcus pyogenes (los abscesos habitualmente requieren drenaje quirúrgico) Infecciones micobacterianas diseminadas debidas a M. avium o M. intracellulare. Ulcera duodenal para la erradicación de H. pylori, en presencia de inhibidores de la secreción ácida. Prevención de la enfermedad diseminada por el CMA en pacientes con infección HIV avanzada. Niños: Otitis media aguda causada por Haemophilus influenzae, Moraxella catarrhalis o Streptococcus pneumoniae. Faringitis/amigdalitis causada por Streptococcus pyogenes. Sinusitis maxilar aguda, debida a H. influenzae, M. catarrhalis o S. pneumoniae. Infección no complicadas de la piel y sus estructuras cutáneas debido a Staphylococcus aureus, Streptococcus pyogenes (los abscesos habitualmente requieren drenaje quirúrgico). Infecciones micobacterianas diseminadas debidas a M. avium o M. intracellulare.