CIPRO 5% - Indicaciones

Cipro® está indicado para el tratamiento de infecciones no complicadas y complicadas producidas por patógenos sensibles al ciprofloxacino: Infecciones respiratorias. El ciprofloxacino se puede considerar un tratamiento aconsejable para las neumonías producidas por Klebsiella spp, Enterobacter spp, Proteus spp, E. coli, Pseudomonas aeruginosa, Haemophilus spp, Moraxella catarrhalis, Legionella y Staphylococcus. Otitis medias y sinusitis, sobre todo si están producidas por gérmenes gramnegativos, entre ellos Pseudomonas aeruginosa o Staphylococcus. Infecciones oculares. Infecciones renales y de la vía urinaria descendente. Infecciones genitales, entre ellas anexitis, gonorrea y prostatitis. Infecciones de la cavidad abdominal (p. ej., infecciones del tubo digestivo o de la vía biliar, peritonitis). Infecciones de la piel y tejidos blandos. Infecciones de los huesos y articulaciones. Septicemia. Infecciones o riesgo inminente de infección (profilaxis) de pacientes con un sistema inmunitario debilitado (p. ej., pacientes tratados con inmunosupresores o pacientes con neutropenia). Descontaminación intestinal selectiva de los pacientes inmunodeprimidos. Profilaxis de infecciones invasivas causadas por Neisseria meningitidis. Niños: Infecciones urinarias complicadas y pielonefritis: el ciprofloxacino se puede administrar a los niños para el tratamiento, de 2a o 3a línea, de las infecciones urinarias complicadas y pielonefritis causadas por E. coli (intervalo de edades examinado en los estudios clínicos: 1-17 años). Reagudizaciones pulmonares de la fibrosis quística asociadas a P. aeruginosa (intervalo de edades examinado en los estudios clínicos: 5-17 años). El tratamiento sólo se iniciará después de una cuidadosa evaluación de los riesgos y beneficios, dados los posibles acontecimientos adversos relacionados con las articulaciones y tejidos vecinos. Se han efectuado ensayos clínicos con niños en las indicaciones enumeradas antes. La experiencia clínica con otras indicaciones es limitada.