Prospecto CIPRO 5%

Composición
Cada frasco con granulado para suspensión contiene: Ciprofloxacino 5 g.
Indicaciones
Cipro® está indicado para el tratamiento de infecciones no complicadas y complicadas producidas por patógenos sensibles al ciprofloxacino: Infecciones respiratorias. El ciprofloxacino se puede considerar un tratamiento aconsejable para las neumonías producidas por Klebsiella spp, Enterobacter spp, Proteus spp, E. coli, Pseudomonas aeruginosa, Haemophilus spp, Moraxella catarrhalis, Legionella y Staphylococcus. Otitis medias y sinusitis, sobre todo si están producidas por gérmenes gramnegativos, entre ellos Pseudomonas aeruginosa o Staphylococcus. Infecciones oculares. Infecciones renales y de la vía urinaria descendente. Infecciones genitales, entre ellas anexitis, gonorrea y prostatitis. Infecciones de la cavidad abdominal (p. ej., infecciones del tubo digestivo o de la vía biliar, peritonitis). Infecciones de la piel y tejidos blandos. Infecciones de los huesos y articulaciones. Septicemia. Infecciones o riesgo inminente de infección (profilaxis) de pacientes con un sistema inmunitario debilitado (p. ej., pacientes tratados con inmunosupresores o pacientes con neutropenia). Descontaminación intestinal selectiva de los pacientes inmunodeprimidos. Profilaxis de infecciones invasivas causadas por Neisseria meningitidis. Niños: Infecciones urinarias complicadas y pielonefritis: el ciprofloxacino se puede administrar a los niños para el tratamiento, de 2a o 3a línea, de las infecciones urinarias complicadas y pielonefritis causadas por E. coli (intervalo de edades examinado en los estudios clínicos: 1-17 años). Reagudizaciones pulmonares de la fibrosis quística asociadas a P. aeruginosa (intervalo de edades examinado en los estudios clínicos: 5-17 años). El tratamiento sólo se iniciará después de una cuidadosa evaluación de los riesgos y beneficios, dados los posibles acontecimientos adversos relacionados con las articulaciones y tejidos vecinos. Se han efectuado ensayos clínicos con niños en las indicaciones enumeradas antes. La experiencia clínica con otras indicaciones es limitada.
Dosificación
Salvo otra indicación médica se recomienda la siguiente dosificación: Uso en adultos:

Media cucharada de medida (aproximadamente 2.5 ml) contiene aproximadamente 125 mg de ciprofloxacino y 1 cucharada de medida (aproximadamente 5.0 ml), aproximadamente 250 mg de ciprofloxacino. La determinación de dosis para un paciente en particular debe tener en cuenta la severidad y la naturaleza de la infección, la susceptibilidad del microorganismo causante de la enfermedad, la integridad de los mecanismos de defensa del paciente y el estado de la función renal y hepática. Uso en ancianos: Los pacientes de edad avanzada deberían recibir dosis lo más bajas posible, de acuerdo con la gravedad de sus afecciones y la eliminación de creatinina (clearance). Uso en niños y adolescentes: Los datos clínicos y farmacocinéticos disponibles apoyan el uso de ciprofloxacino en pediatría en pacientes con fibrosis quística (edad 5-17 años) con exacerbación pulmonar aguda asociada a infección por Pseudomonas aeruginosa, a una dosis de 20 mg/kg de peso corporal 2 veces al día por vía oral (dosis máxima diaria 1500 mg). Infección complicada de vías urinarias y pielonefritis: la posología recomendada para combatir las infecciones urinarias complicadas o la pielonefritis varía entre 6 y 10 mg/kg I.V. cada 8 horas, con un máximo de 400 mg por administración, o entre 10 y 20 mg/kg por vía oral cada 12 horas, con un máximo de 750 mg por toma. Duración del tratamiento: La duración del tratamiento depende de la gravedad del proceso y de la evolución clínica y bacteriológica. Es imprescindible continuar el tratamiento hasta por lo menos 3 días después de que desaparezcan la fiebre o los síntomas clínicos. Duración media del tratamiento: 1 día para la gonorrea y cistitis agudas no complicadas; hasta 7 días para las infecciones renales, de la vía urinaria y de la cavidad abdominal; durante todo el período de neutropenia de los pacientes con debilitamiento de las defensas corporales; durante 2 meses, como máximo, para la osteomielitis; y durante 7 a 14 días para todas las demás infecciones. El tratamiento de las infecciones estreptocócicas se extenderá, como mínimo, 10 días, debido al riesgo de complicaciones tardías. Las infecciones causadas por Chlamydia también requieren un tratamiento mínimo durante 10 días. Niños y adolescentes: Para la exacerbación pulmonar aguda de la fibrosis quística asociada a infección con Pseudomonas aeruginosa en pacientes pediátricos (edad 5-17 años): la duración del tratamiento es de 10-14 días. Para infecciones complicadas de vías urinarias y pielonefritis debido a E. coli en pacientes pediátricos (edad 1-17 años); la duración del tratamiento es de 10 a 21 días. Insuficiencia renal y hepática: Adultos: Insuficiencia renal: Si el aclaramiento de creatinina varía entre 30 y 60 ml/min./1.73 m

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *