Prospecto BONVIVA®

Composición
Cada comprimido recubierto contiene 150mg de ácido ibandrónico (en forma de ibandronato monosódico monohidratado).
Propiedades
Código ATC: M05B A 06. Mecanismo de acción: el ácido ibandrónico pertenece al grupo de los bisfosfonatos nitrogenados, que actúa sobre el tejido óseo e inhibe la actividad osteoclástica, sin interferir con el reclutamiento de los osteoclastos. Su acción selectiva obedece a su elevada afinidad por la matriz mineral ósea. El ácido ibandrónico reduce la resorción ósea, sin afectar directamente la formación de tejido óseo. Propiedades farmacodinámicas: la administración prolongada, diaria o intermitente, a ratas, perros y monos con un intervalo extenso libre de dosis, se asoció con la formación de tejido óseo nuevo de calidad normal y un aumento o conservación de la resistencia mecánica, aún con dosis dentro del rango tóxico. La eficacia de la administración tanto diaria como intermitente en el ser humano con un intervalo de 9-10 semanas sin medicación de ácido ibandrónico fue confirmada en el estudio clínico (MF 4411), en donde se pudo observar el efecto de BONVIVA® en la prevención de fracturas. En los estudios con animales se comprobó la disminución de las concentraciones plasmáticas y urinarias de los marcadores bioquímicos de recambio óseo (por ej.: desoxipiridinolina y telopéptidos C y N entrecruzados del colágeno de tipo I), el aumento de la densidad mineral ósea (DMO) y el descenso de la incidencia de fracturas. En un estudio de Fase I sobre bioequivalencia, llevado a cabo en 72 mujeres posmenopáusicas tratadas con un total de cuatro dosis orales de 150mg, cada 28 días, se observó la inhibición del CTX sérico (mediana de inhibición 28%) dentro de las 24 horas de la primera dosis. La mediana de inhibición máxima (69%) se alcanzó seis días más tarde. Tras la tercera y la cuarta dosis, la mediana de inhibición máxima fue de 74% y se observó pasados seis días de la administración de la dosis. Veintiocho días después de la cuarta dosis, la mediana de inhibición había disminuido a 56%. Tras la suspensión del ibandronato se observó la pérdida de supresión de los marcadores bioquímicos de resorción ósea. Eficacia clínica: BONVIVA® 150mg mensuales: densidad mineral ósea (DMO): en un estudio multicéntrico, de diseño doble-ciego, de un año de duración (MB 16549) en mujeres posmenopáusicas con osteoporosis (Registro T de la DMO basal de la columna lumbar por debajo de -2,5), se comprobó que la pauta de 150mg de BONVIVA® mensuales es, al menos, tan eficaz como la de 2,5mg diarios de BONVIVA®. En el análisis de eficacia primaria, los aumentos de los valores basales medios de la DMO de la columna lumbar al año fueron de 4,9% (Intervalo de confianza de 95% [IC]: 4,4%; 5,3%) en el grupo con 150mg mensuales (n = 327) y 3,9% (IC 95%: 3,4%; 4,3%) en el grupo con 2,5mg diarios (n = 318). En un análisis de diseño prospectivo (p = 0,002), la pauta de 150mg mensuales de BONVIVA® también fue superior a la de 2,5mg diarios de BONVIVA®, respecto de la densidad mineral ósea de la columna lumbar. Los aumentos promedio de la DMO observados en los grupos tratados con 150mg mensuales y 2,5mg diarios fueron respectivamente de 3,1% y 2% en cadera completa; 2,2% y 1,7% en cuello del fémur y 4,6% y 3,2% en el trocánter. En cuanto a la DMO de la columna lumbar, el 91,3% de las pacientes del grupo que recibió 150mg mensuales respondió al tratamiento, definido como el aumento de la DMO de la columna lumbar por encima de los valores basales, en comparación con el 84% del grupo que recibió 2,5mg diarios (p = 0,005). En cuanto a la DMO de la cadera completa, el 90% de las pacientes del grupo que recibió 150mg mensuales respondió al tratamiento, definido como el aumento de la DMO de la cadera completa por encima de los valores basales, en comparación con el 76,7% del grupo que recibió 2,5mg diarios (p < 0,001). Consideradas en conjunto la columna lumbar y la cadera completa, según el criterio más preciso, el 83,9% de las pacientes del grupo que recibió 150mg mensuales respondió al tratamiento durante un año, en comparación con el 65,7% del grupo que recibió 2,5mg diarios (p < 0,001). Marcadores bioquímicos de resorción ósea: en todas las etapas que se hicieron las mediciones; es decir, después de 3, 6 y 12 meses de tratamiento, se observaron reducciones clínicamente significativas en los niveles de CTX sérico. A los 12 meses, el cambio relativo medio en relación con los valores basales fue -76% con el esquema terapéutico de 150mg mensuales y -67% con el esquema terapéutico de 2,5mg diarios; el 83% de las pacientes que recibieron 150mg mensuales respondieron al tratamiento, definida como respuesta una disminución > 50% con respecto a los valores basales, en comparación con el 73,9% de las pacientes que recibieron 2,5mg diarios (p = 0,006). Sobre la base de los resultados del estudio BM 16549, se puede esperar que la pauta de 150mg mensuales de BONVIVA® sea, al menos, tan eficaz como la de 2,5mg diarios de BONVIVA® en la prevención de fracturas. BONVIVA® 2,5mg diarios: en un estudio clínico doble-ciego, randomizado y comparativo con placebo, de 3 años de duración, se comprobó una disminución significativa desde el punto de vista estadístico en la incidencia de nuevas fracturas de la columna lumbar radiográficas, morfométricas y clínicas. En el estudio participaron mujeres de entre 55 y 80 años de edad, con 5 años como mínimo de posmenopausia, que tenían una DMO de la columna lumbar con 2 a 5 DT por debajo del índice premenopáusico medio (Registro T) al menos en una vértebra (L1-L4) y antecedentes de una a cuatro fracturas vertebrales previas. Todas las pacientes recibieron diariamente 500mg de calcio y 400UI de vitamina D. En el análisis de eficacia se incluyó a 2929 pacientes. Con la pauta de 2,5mg diarios, la incidencia relativa de nuevas fracturas vertebrales radiográficas disminuyó en forma significativa un 62%. También se redujeron en forma significativa las fracturas vertebrales clínicas un 49%. Asimismo, se registró una disminución significativa desde el punto de vista estadístico de la reducción de la estatura en comparación con el placebo. El tratamiento diario durante 3 años aumentó un 5,3% la DMO de la columna lumbar en comparación con el placebo, más calcio y vitamina D y un 6,5% en comparación con los valores basales. Tras la suspensión del tratamiento, los parámetros de resorción ósea aumentaron nuevamente a los valores basales, presentes antes de comenzar con el tratamiento. El análisis histológico de las biopsias óseas tomadas a los 2 y 3 años de tratamiento en mujeres posmenopáusicas ha puesto de manifiesto un tejido óseo de calidad normal, sin signos de mineralización defectuosa. Farmacocinética: los efectos farmacológicos del ácido ibandrónico, no guardan una relación directa con sus concentraciones plasmáticas. Absorción: la biodisponibilidad absoluta fue de aproximadamente 0,6%. El grado de absorción disminuye cuando el ácido ibandrónico se ingiere con los alimentos sólidos o líquidos, excepto el agua pura. Cuando BONVIVA® se administra con un desayuno normal, su biodisponibilidad disminuye en un 90%. El aumento de la concentración plasmática es proporcional a la dosis administrada hasta los 50mg; en tanto, si la dosis es más alta se observan aumentos por encima de los proporcionales. Las concentraciones plasmáticas máximas se alcanzaron en el lapso entre 30 minutos y 2 horas (promedio: 1 hora), después de la dosis en ayunas. Sin embargo, no se aprecia ninguna disminución importante de la biodisponibilidad si el ácido ibandrónico se toma 60 minutos antes de una comida. Tanto la biodisponibilidad como el aumento de la DMO disminuyen cuando se administra un alimento sólido o líquido menos de 60 minutos después de la dosis de BONVIVA®. En los estudios clínicos se estipuló un intervalo de 6 horas entre la ingesta de la última comida y la administración de BONVIVA®. Distribución: tras la exposición sistémica inicial, el ácido ibandrónico se une rápidamente al hueso o se elimina con la orina. El volumen terminal aparente de distribución es de 90 litros como mínimo, y la cantidad de fármaco que llega al tejido óseo se calcula en un 40-50% de la dosis circulante. En un estudio, la fijación a la proteína sérica humana in vitro fluctuaba entre 99,5% y 90%, con concentraciones de ibandronato de 2 hasta 10ng/ml, y en otro estudio, aproximadamente 85,7% con concentraciones de 0,5 hasta 10ng/ml. Metabolismo: no hay indicios de que el ácido ibandrónico se metabolice en los animales o en el ser humano. Eliminación: entre el 40% y el 50% de la fracción absorbida de ácido ibandrónico desaparece de la circulación por absorción ósea, mientras que el resto se elimina en forma inalterada por los riñones. La fracción no absorbida de ácido ibandrónico se elimina de forma inalterada con las heces. La vida media de eliminación terminal varía entre las 10 y las 72 horas. Los niveles plasmáticos iniciales descienden rápidamente hasta alcanzar el 10% de los valores pico dentro del lapso de 8 horas, tras la administración oral. El clearance total del ácido ibandrónico es bajo, oscila entre 84 y 160ml/min. El clearance renal (aproximadamente 60ml/min en las mujeres sanas posmenopáusicas), que representa entre el 50% y el 60% del clearance total, está relacionado con el clearance de la creatinina. Farmacocinética en poblaciones especiales: raza: no existen indicios de diferencias interétnicas. Pacientes con insuficiencia renal: el clearance renal del ácido ibandrónico guarda una relación lineal con el clearance de la creatinina. No es necesario ajustar la dosis en las pacientes con insuficiencia renal leve o moderada (clearance de la creatinina ≥30ml/min). Las pacientes con insuficiencia renal grave (clearance de la creatinina ≤30ml/min) tratadas con 10mg diarios de ácido ibandrónico por vía oral durante 21 días, presentaron concentraciones plasmáticas entre 2 y 3 veces mayores que las pacientes con la función renal normal y un clearance total de ácido ibandrónico de 44ml/min. Tras la administración de 0,5mg por vía intravenosa, las cifras de clearance total, renal y extrarrenal disminuyeron respectivamente un 67%, un 77% y un 50% en pacientes con insuficiencia renal grave. Sin embargo, el consiguiente aumento de la exposición no se asoció con una reducción de la tolerabilidad. La relación riesgo/beneficio deberá evaluarse individualmente en las pacientes con insuficiencia renal severa. Pacientes con insuficiencia hepática: no se cuenta con datos farmacocinéticos del ácido ibandrónico en pacientes con insuficiencia hepática. El hígado no desempeña ninguna función importante en el clearance del ácido ibandrónico, dado que éste no se metaboliza, sino que desaparece del organismo mediante secreción renal y captación ósea. Por lo tanto, no es necesario ajustar la dosis de las pacientes con insuficiencia hepática. Pacientes ancianos: el único factor que debe tomarse en consideración es la disminución de la función renal relacionada con la edad. Niños y adolescentes: no se cuenta con datos en niños y adolescentes menores de 18 años. Datos preclínicos: en los estudios prolongados, independientemente del esquema terapéutico y la vía de administración (IV u oral), el riñón fue el primer órgano objetivo de la toxicidad; los órganos secundarios fueron el hígado y el tracto intestinal. Todavía no se han llevado a cabo estudios con administración oral intermitente de dosis elevadas. Mutagénesis y carcinogénesis: no existen indicios acerca del potencial carcinogénico. Los estudios de genotoxicidad no revelaron evidencias de actividad genética del ácido ibandrónico. Toxicidad reproductiva: no se observaron signos de teratogenia ni toxicidad fetal en las ratas y conejos tratados con ácido ibandrónico por vía oral, ni tampoco efectos adversos sobre el desarrollo en la descendencia F1 en ratas con una exposición extrapolada equivalente a 35 veces, como mínimo, por encima de la exposición humana. Los efectos adversos del ácido ibandrónico en los estudios de toxicidad reproductiva con la rata fueron idénticos a los observados con los compuestos de la clase de los bisfosfonatos. Entre ellos se incluye la disminución del número de sitios de implantación, la interferencia con el parto natural (distocia) y el aumento de las variaciones viscerales (síndrome ureteropielorrenal).
Indicaciones
Tratamiento de la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas, para reducir el riesgo de fracturas vertebrales.
Dosificación
La dosis recomendada es de un comprimido recubierto de 150mg una vez al mes. El comprimido recubierto deberá tomarse preferentemente todos los meses en la misma fecha. La dosis de 150mg de BONVIVA® deberá tomarse por la mañana 60 minutos antes de ingerir el primer alimento sólido o líquido, inclusive agua mineral, y también 60 minutos antes de otra medicación oral, incluyendo el calcio. Los comprimidos recubiertos deberán tragarse enteros con un vaso de agua pura (por lo menos 200ml) en posición erguida, de sentado o de pie. Las pacientes no deberán recostarse hasta que hayan transcurrido 60 minutos de la ingesta del comprimido de 150mg de BONVIVA®. La dosis de 150mg de BONVIVA® sólo se puede tomar con agua pura sola. Se debe tener presente que algunas aguas minerales pueden tener un alto contenido de calcio y, por lo tanto, no deberán usarse. Las pacientes no deberán masticar ni succionar el comprimido recubierto de 150mg de BONVIVA®, porque corren el riesgo de sufrir ulceración orofaríngea. Se debe informar a las pacientes que si se olvidaran de tomar alguna de las dosis de 150mg de BONVIVA®, podrán hacerlo a la mañana siguiente de advertir el olvido, a menos que la próxima toma de la dosis regular fuera dentro de un lapso menor a siete días. Si la toma de la próxima dosis regular venciera dentro del lapso de siete días, las pacientes deberán esperar hasta que llegue la fecha establecida para esa toma y, luego, continuar tomando el comprimido mensualmente, según la planificación original. Las pacientes no deberán tomar dos comprimidos durante la misma semana. Si la ingesta alimenticia fuese insuficiente, las pacientes deberán recibir un suplemento de calcio y/o vitamina D (ver Precauciones). Pacientes con insuficiencia renal: no es necesario ajustar la dosis en las pacientes con insuficiencia renal leve o moderada (clearance de creatinina ≥30ml/min). Cuando el clearance de creatinina fuese inferior a 30ml/min, la administración de la dosis de 150mg de BONVIVA® deberá estar fundamentada en la evaluación individual de la relación riesgo/beneficio. Pacientes con insuficiencia hepática: no es necesario ajustar la dosis. Pacientes de edad avanzada: no es necesario ajustar la dosis. Niños y adolescentes: no se cuenta con ninguna experiencia sobre su seguridad y eficacia en pacientes menores de 18 años.
Contraindicaciones
BONVIVA® 150mg está contraindicado en pacientes con antecedentes de alergia al principio activo o a cualquiera de sus excipientes.
Reacciones adversas
La seguridad del tratamiento diario con 2,5mg de BONVIVA® se estudió en 1.585 pacientes. La proporción total de pacientes con efectos farmacológicos adversos fue similar a la del placebo; en tanto, los informados con mayor frecuencia que con el placebo fueron dispepsia, diarrea, exantema y mialgia/artralgia. En el estudio de un año de duración en mujeres posmenopáusicas con esteoporosis (BM 16549), se observó la similitud de los perfiles de seguridad tanto con 150mg mensuales como con 2,5mg diarios de BONVIVA®. La proporción total de pacientes que experimentaron algún efecto secundario; es decir, una reacción adversa como posible o probablemente relacionada con la medicación en estudio, fue de 22,7% con 150mg mensuales de BONVIVA® y de 21,5% con 2,5mg diarios de BONVIVA®. La intensidad de la mayoría de estos efectos secundarios fue entre leve y moderada, pero en ningún caso fue necesario interrumpir el tratamiento. En la Tabla 1 aparecen las reacciones adversas comprobadas en más del 1% de las pacientes tratadas con 150mg mensuales de BONVIVA® o con 2,5mg diarios de BONVIVA® en el estudio de un año de duración (BM 16549) y de las pacientes tratadas con 2,5mg diarios de BONVIVA® en el estudio de tres años de duración sobre prevención de las fracturas (MF 4411). En la Tabla aparecen los efectos secundarios comprobados en los dos estudios con una incidencia más alta que en las pacientes tratadas con placebo en el estudio MF 4411.

Efectos secundarios registrados con una frecuencia ≤1%: a continuación, se resumen las reacciones adversas registradas en el estudio MF 4411 con mayor frecuencia tras la administración diaria de 2,5mg de BONVIVA®, en comparación con el placebo y en el estudio BM 16549 con mayor frecuencia tras la administración mensual de 150mg de BONVIVA®, en comparación con la administración diaria de 2,5mg de BONVIVA®. Sistema inmunológico: excepcionales: reacciones alérgicas, incluyendo angioedema, edema facial, urticaria. Sistema nervioso: ocasionales: leve mareo, cansancio. Reacciones gastrointestinales: ocasionales: disfagia, vómitos, gastritis; esofagitis, incluyendo ulceración o estrechez esofágica. Excepcionales: duodenitis. Sistema musculoesquelético: ocasionales: artralgia, dolor de espalda. Resultados de las pruebas de laboratorio: en el estudio "pivotal" de tres años de duración (MF 4411) no se apreciaron diferencias entre la administración diaria de 2,5mg de BONVIVA® y el placebo, en los resultados anormales de las pruebas de laboratorio indicativas de disfunción hepática o renal, alteraciones hematológicas, hipocalcemia o hipofosfatemia. Asimismo, tampoco se observaron diferencias entre los grupos en el estudio de un año de duración (BM 16549). Experiencia poscomercialización: se ha informado sobre osteonecrosis de mandíbula en pacientes tratadas con bisfosfonatos.
Precauciones
Antes de iniciar el tratamiento con BONVIVA® 150mg es preciso corregir eficazmente la hipocalcemia y otros trastornos del metabolismo óseo y mineral. Es importante que el consumo de calcio y vitamina D sea suficiente en todas las pacientes. Se ha observado que los bisfosfonatos pueden causar disfagia, esofagitis y úlceras gástricas; por lo tanto, se recomienda que las pacientes presten especial atención a las instrucciones posológicas, al método y a la duración de la administración y sus posibilidades de cumplirlas (ver Dosificación). Las pacientes deberán suspender el tratamiento si presentaran signos o síntomas indicativos de irritación esofágica, tales como la aparición o el empeoramiento de disfagia, dolor al tragar, dolor retroesternal y pirosis. Dado que tanto los antiinflamatorios no esteroides (AINEs) como los bisfosfonatos se asocian con la irritación gastrointestinal, deberán extremarse las precauciones cuando se administren en forma simultánea con BONVIVA® 150mg. Se ha descripto osteonecrosis de la mandíbula en pacientes tratadas con bisfosfonatos. La mayoría de los casos se ha manifestado en pacientes con cáncer sometidos a procedimientos dentales, pero también se registraron algunos casos en pacientes con osteoporosis postmenopáusica u otros diagnósticos. Los factores de riesgo conocidos para osteonecrosis de mandíbula incluían un diagnóstico de cáncer, terapias simultáneas (por ejemplo, quimioterapia, radioterapia, corticosteroides), y trastornos comórbidos (por ejemplo, anemia, coagulopatía, infección, enfermedad dental preexistente). La mayoría de los casos se refería a pacientes tratadas por vía intravenosa, pero también se informaron algunos casos de administración oral. Para las pacientes que desarrollen osteonecrosis de la mandíbula (ONJ) durante la terapia con bisfosfonatos, la cirugía dental puede exacerbar esta condición. Para las pacientes que requieren procedimientos dentales no hay datos disponibles para sugerir si la discontinuación del tratamiento con bisfosfonatos reduce el riesgo de ONJ. El juicio clínico del médico tratante debe orientar sobre cómo proceder con cada paciente sobre la base de la evaluación individual de la relación riesgo/beneficio. Embarazo y lactancia: BONVIVA® 150mg no debe administrarse durante el embarazo ni la lactancia. No existen suficientes datos sobre su uso en mujeres embarazadas. Los resultados de los estudios en ratas revelan algunos efectos de toxicidad reproductiva. Se ignora la posibilidad de que exista algún riesgo en el ser humano. Se desconoce si el ácido ibandrónico pasa a la leche materna. En los estudios en ratas lactantes se comprobó la existencia de bajos niveles de ácido ibandrónico en la leche materna tras su administración intravenosa. Efectos sobre la capacidad para conducir y utilizar máquinas: todavía no se han llevado a cabo los estudios pertinentes.
Interacciones
La ingesta de alimentos y líquidos, en particular, de productos que contienen calcio y otros cationes multivalentes; por ej.: aluminio, magnesio, hierro, incluyendo a la leche y el agua mineral, pueden interferir en la absorción del ácido ibandrónico. Por tal razón, tanto los alimentos y líquidos, así como también los comprimidos de calcio y otros productos medicinales no deberán ingerirse hasta que hayan transcurrido 60 minutos de la administración oral de BONVIVA® 150mg. En los estudios sobre interacciones farmacocinéticas en mujeres posmenopáusicas no se describieron posibles interacciones con el tamoxifeno ni con la terapia de reemplazo hormonal (estrógeno). Tampoco se han observado interacciones con la administración simultánea de BONVIVA® y melfalano/prednisolona en pacientes con mieloma múltiple. En un estudio sobre interacción farmacocinética en voluntarias sanas se comprobó que 75mg de ranitidina (25mg inyectados por vía intravenosa 90 y 15 minutos antes y 30 minutos después de la administración del ibandronato) aumentaron la biodisponibilidad oral de 10mg de ibandronato en torno al 20%. Este porcentaje de aumento no se considera de trascendencia clínica. El ibandronato no se metaboliza en el hígado ni inhibe el sistema hepático del citocromo P450. Se excreta por vía renal. Al parecer, de acuerdo con los fundamentos de los resultados del estudio en la rata, la vía de secreción no incluye los conocidos sistemas de transporte ácido o básico implicados en la excreción de otros fármacos. En el estudio de un año de duración en mujeres posmenopáusicas con osteoporosis (BM 16549), la incidencia de episodios de tipo digestivo alto en las pacientes que tomaban simultáneamente aspirina y AINEs fue similar tanto en las pacientes tratadas con 2,5mg diarios como con 150mg mensuales de ibandronato. De un número mayor de 1.500 pacientes en el estudio BM 16549, donde se comparaban entre sí los esquemas terapéuticos de administración mensual y diaria de ácido ibandrónico, el 14% de las pacientes requirió bloqueadores de la histamina (H2) o inhibidores de la bomba de protón. Entre estas pacientes, la incidencia de episodios de tipo digestivo alto en las tratadas con 150mg mensuales de BONVIVA® fue similar a la de las tratadas con 2,5mg diarios de BONVIVA®.
Conservación
Conservar a temperatura entre 15°C y 30°C.
Sobredosificación
No se dispone de información específica acerca del tratamiento de la sobredosis con 150mg de BONVIVA®. No obstante, sobre la base de la experiencia con esta clase de compuestos, es posible que la sobredosis oral cause efectos secundarios de tipo digestivo alto, tales como malestar gástrico, dispepsia, esofagitis, gastritis y úlcera gástrica. Se puede administrar leche o antiácidos para fijar BONVIVA® 150mg. Dado el riesgo de irritación esofágica, se desaconseja la provocación del vómito y se aconseja mantener al paciente en posición erecta. Aunque BONVIVA® se pueda dializar, todavía no se cuenta con experiencia práctica al respecto en caso de sobredosis.
Presentación
Comprimidos recubiertos de 150mg: envase con 1.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *