BLACOR® - Precauciones

General: La absorción sistémica de corticoesteroides tópicos produjo supresión reversible del eje HPA (hipotálamo-pituitario-adrenal), manifestaciones del síndrome de Cushing, hiperglucemia y glucosuria en algunos pacientes. Las condiciones que producen aumentos de la absorción sistémica incluyen la aplicación de los corticoesteroides más potentes, el uso sobre amplias superficies, uso prolongado y la adición de parches oclusivos. Por lo tanto, los pacientes que reciben una gran dosis de un esteroide tópico potente aplicada en una gran superficie deben ser evaluados periódicamente en busca de signos de supresión del eje HPA mediante el uso de pruebas de cortisol libre urinario y de estimulación de ACTH. Si se nota supresión del eje HPA se debe intentar discontinuar la droga, reducir la frecuencia de aplicación o sustituir el esteroide por uno menos potente. La recuperación de la función del eje HPA generalmente se completa una vez discontinuada la droga. Con poca frecuencia pueden ocurrir signos y síntomas por la discontinuación del esteroide lo cual requiere corticoesteroides sistémicos como suplemento. Los niños pueden absorber en proporción cantidades mayores de corticoesteroides tópicos y en consecuencia son más susceptibles a la toxicidad sistémica. Si se desarrolla irritación se debe discontinuar el corticoesteroide tópico e instituir una terapia adecuada. Ante la presencia de infecciones dermatológicas debe instituirse el uso de un agente antibacteriano o antifúngico apropiado. Si no ocurre inmediatamente una respuesta favorable el corticoesteroide debe discontinuarse hasta que la infección haya sido adecuadamente controlada. Exámenes de laboratorio: Los siguientes exámenes pueden ayudar a evaluar la supresión del eje HPA: Prueba de cortisol libre urinario, prueba de estimulación ACTH. Carcinogénesis, Mutagénesis y Daño a la fertilidad: No se han realizado estudios en animales a largo plazo para evaluar el potencial carcinogénico o el efecto en la fertilidad de los corticoesteroides aplicados de forma tópica. Los estudios para determinar mutagenicidad con Prednisolona e Hidrocortisona revelaron resultados negativos. Embarazo, Categoría C: Los corticoesteroides son generalmente teratogénicos en animales de laboratorio cuando se administran en forma sistémica a niveles de dosis relativamente bajos. Los corticoesteroides más potentes mostraron ser teratogénicos luego de la aplicación dérmica en animales de laboratorio. No hay estudios adecuados y bien controlados de los efectos teratogénicos de los corticoesteroides aplicados en forma tópica en mujeres embarazadas. Por lo tanto, los corticoesteroides tópicos deben usarse durante el embarazo sólo si los beneficios potenciales justifican el riesgo potencial para el feto. Las drogas de esta clase no deben ser usadas en forma prolongada en pacientes embarazadas, en cantidades altas o por tiempo prolongado. Lactancia: No se conoce si la administración de corticoesteroides puede resultar en una absorción sistémica suficiente para producir cantidades detectables en la leche humana. Los corticoesteroides administrados por vía sistémica se secretan por la leche materna en cantidades que no tienden a tener un efecto deletéreo en el niño. Sin embargo, debe decidirse si discontinuar la lactancia o la droga, tomando en cuenta la importancia de la droga para la madre. Uso pediátrico: No se recomienda el uso en niños menores de 12 años. Los pacientes pediátricos pueden mostrar mayor susceptibilidad a supresión del eje HPA y síndrome de Cushing inducidos por corticoesteroides tópicos que los pacientes maduros debido a la mayor proporción área superficial de la piel/peso corporal. La supresión del eje HPA, síndrome de Cushing e hipertensión intracraneal se han reportado en niños tratados con corticoesteroides tópicos. Las manifestaciones de la supresión adrenal en niños incluyen retraso lineal en crecimiento, aumento de peso retardado, niveles de cortisol plasmático bajos, y ausencia de respuesta ante estímulo por ACTH. Las manifestaciones de hipertensión intracraneal incluyen fontanelas abultadas, jaquecas, y papiledema bilateral. La terapia crónica con corticoesteroides puede interferir con el crecimiento y desarrollo de los niños.