Prospecto BIOFERON®

Descripción
BIOFERON® contiene interferón alfa 2b (ATC código L03A B05) como principio activo; proteína altamente purificada, compuesta por 165 aminoácidos. Su peso molecular aparente es de aproximadamente 19.000 daltons. BIOFERON® se obtiene por fermentación bacteriana de una cepa de Escherichia coli, modificada genéticamente por adición del gen que codifica para interferón alfa 2b.
Composición
Cada vial contiene: BIOFERON® 3 MUI: Interferón alfa 2b humano recombinante 3 MUI. Excipientes: Glicina 20 mg. Albúmina humana 1 mg. Fosfato disódico dodecahidratado / Fosfato monosócido anhidro c.s.p. pH 7.20. BIOFERON® 5 MUI: Interferón alfa 2b humano recombinante 5 MUI. Excipientes: Glicina 20 mg. Albúmina humana 1 mg. Fosfato disódico dodecahidratado / Fosfato monosócido anhidro c.s.p. pH 7.20. BIOFERON® 10 MUI: Interferón alfa 2b humano recombinante 10 MUI. Excipientes: Glicina 20 mg. Albúmina humana 1 mg. Fosfato disódico dodecahidratado / Fosfato monosócido anhidro c.s.p. pH 7.20. Cada ampolla con diluyente contiene: Agua estéril para inyección.
Propiedades
Acción terapéutica: Grupo farmacoterapéutico: Inmunoestimulantes, citoquinas e inmunomoduladores, interferones. Los interferones son una familia de pequeñas moléculas proteicas, producidas y secretadas por células en respuesta a infecciones virales o varios inductores de origen sintético y biológico. Se han identificado tres clases importantes de interferones: alfa, beta y gamma. Estas tres clases principales no son entre sí homogéneas y pueden contener diversas especies moleculares de interferón. En general, los interferones tienen tres acciones: Antiviral: inhibe la replicación viral en células infectadas por virus. Antiproliferativa: suprime la proliferación de células. Inmunomoduladora: estimula la actividad fagocitaria de los macrófagos y aumenta la citotoxicidad específica de los linfocitos para las células blanco.
Farmacodinamia
Los interferones ejercen sus actividades celulares mediante su unión a receptores de membrana específicos en la superficie de la célula. Los receptores de los interferones humanos, aislados de células linfoblásticas humanas, muestran ser proteínas altamente asimétricas. Exhiben selectividad por los interferones humanos pero no por los interferones murinos, lo que sugiere especificidad de especie. Estudios con otros interferones han demostrado dicha especificidad de especie. Se piensa que una vez unido a la membrana celular, el interferón inicia una secuencia compleja de eventos intracelulares que incluyen la inducción de ciertas enzimas. Este proceso es responsable, al menos en parte, de distintas respuestas celulares al interferón, tales como la inhibición de la replicación del virus en células infectadas, la supresión de la proliferación celular y las actividades inmunomoduladoras tales como la estimulación de la actividad fagocitaria de macrófagos y el aumento de la citotoxicidad específica de los linfocitos para las células blanco. Estas actividades en forma individual o conjunta pueden contribuir a los efectos terapéuticos del interferón.
Farmacocinética
Absorción: Intralesional - las concentraciones plasmáticas alcanzadas están por debajo de los niveles detectables; sin embargo, se han comunicado efectos sistémicos, indicando algún grado de absorción sistémica. Intramuscular y subcutánea - mayor a 80 %. Biotransformación: Renal, completa. Los interferones alfa son totalmente filtrados por el glomérulo y sufren una rápida degradación proteolítica durante la reabsorción tubular. Vida media: Intramuscular o subcutánea: 2 a 3 horas. Puede ocurrir acumulación con dosis diarias intramusculares. Tiempo para el pico de concentración: Intramuscular o subcutánea (dosis única): 3 a 12 horas. Eliminación: Uso sistémico: Renal; los metabolitos son casi totalmente reabsorbidos en los túbulos renales, reapareciendo en la circulación sistémica sólo cantidades insignificantes de interferón alfa no modificado.
Indicaciones
Hepatitis B Crónica: Interferón alfa 2b inyectable está indicado en el tratamiento de la hepatitis B crónica en pacientes de ≥ 1 año con enfermedad hepática compensada. Los pacientes con positividad del HBsAg por al menos 6 meses y evidencia de replicación de VHB (HBeAg positivo en suero) con valores elevados de alanino amino transferasa (ALT) sérica, son candidatos al tratamiento. El tratamiento con BIOFERON® puede producir la remisión de la viremia (negativización del HBeAg en suero) y la normalización de las aminotransferasas séricas. Antes de iniciar el tratamiento con BIOFERON®, se recomienda realizar una biopsia hepática para determinar la presencia de la hepatitis crónica y el grado del daño hepático. El médico tratante deberá establecer que el paciente padece enfermedad hepática compensada. Antes de iniciar el tratamiento con BIOFERON® en pacientes con hepatitis B crónica, se deberán tener en cuenta los siguientes criterios: 1) No tener antecedentes de encefalopatía hepática, sangrado de várices, ascitis, u otros signos de descompensación clínica. 2) Bilirrubina normal. 3) Albúmina estable y dentro de los valores normales. 4) Tiempo de Protrombina: normal o prolongado en < 3 segundos en adultos y ≤2 segundos en pacientes pediátricos. 5) Recuento de glóbulos blancos ≥4.000/mm3. 6) Plaquetas: adultos ≥100.000/mm3, pediátricos ≥150.000/mm3. Los pacientes con causas de hepatitis crónica distintas de hepatitis B crónica o hepatitis C crónica no deberán ser tratados con interferón alfa 2b. Antes del inicio del tratamiento con BIOFERON®, se deberán realizar hemograma y recuento de plaquetas para evaluar los niveles basales y monitorear la potencial toxicidad. Estas pruebas de laboratorio deberán realizarse en las semanas 1, 2, 4, 8, 12, y 16. Las pruebas de la función hepática, que incluyen ALT, albúmina, y bilirrubina, se deberán realizar en las semanas 1, 2, 4, 8, 12 y 16. Se deberá evaluar HBeAg, HBsAg y ALT al concluir el tratamiento como también a los 3 y 6 meses de finalizado el tratamiento, ya que durante ese período de 6 meses post tratamiento, los pacientes pueden tornarse virológicamente respondedores. Hepatitis C Crónica: Adultos: BIOFERON® está indicado para el tratamiento de la hepatitis C crónica en pacientes adultos con transaminasas elevadas y hepatopatía compensada y positividad del ARN-VHC o anti-VHC sérico. Se deberá realizar una biopsia hepática para confirmar el diagnóstico de hepatitis crónica. También se deberá realizar una prueba para detectar la presencia de anticuerpos VHC. Los pacientes con otras causas de hepatitis crónica como la hepatitis autoinmune, deberán ser excluidos. El médico tratante deberá establecer que el paciente padece enfermedad hepática compensada. Antes de iniciar el tratamiento con BIOFERON® en pacientes con hepatitis C crónica, se deberán tener en cuenta los siguientes criterios: 1) No tener antecedentes de encefalopatía hepática, sangrado de várices, ascitis, u otros signos de descompensación clínica. 2) Bilirrubina ≤2 mg/dl. 3) Albúmina estable y dentro de los valores normales. 4) Tiempo de Protrombina prolongado en < 3 segundos. 5) Recuento de glóbulos blancos ≥3.000/mm3. 6) Plaquetas ≥70.000/mm3. La creatinina en suero debe estar dentro de los valores normales. Antes de iniciar el tratamiento con BIOFERON®, se deberán realizar hemograma y recuento de plaquetas para evaluar los niveles basales y monitorear la potencial toxicidad. Estas pruebas de laboratorio deberán repetirse en las semanas 1 y 2 luego de iniciado el tratamiento con BIOFERON®, y posteriormente, una vez al mes. Se deberá evaluar ALT sérica aproximadamente cada 3 meses para evaluar la respuesta al tratamiento. Los pacientes con anomalías preexistentes de la glándula tiroides podrán ser tratados si sus niveles de TSH se mantienen en el rango normal con medicación. Los niveles de TSH deben encontrarse dentro de los valores normales al inicio del tratamiento con BIOFERON® y las pruebas de TSH se deberán repetir en los meses 3 y 6. BIOFERON® combinado con ribavirina es comúnmente indicado para el tratamiento de hepatitis C crónica en pacientes con hepatopatía compensada no tratados previamente con interferón alfa o con una recaída posterior al tratamiento con interferón alfa. Niños y adolescentes: BIOFERON® está indicado para su uso como parte de un régimen de combinación con ribavirina, en el tratamiento de niños ≥ 3 años y adolescentes con hepatitis C crónica, que no han recibido tratamiento previamente, con hepatopatía compensada, y ARN-VHC sérico positivo. El tratamiento se indicará en base a cada caso, y se tendrá en cuenta cualquier evidencia de avance de enfermedades tales como inflamación hepática y fibrosis, así como los factores pronósticos de respuesta, carga viral y genotipo del VHC. Leucemia de células vellosas: BIOFERON® está indicado para el tratamiento de leucemia de células vellosas en pacientes (esplenectomizados o no esplenectomizados) de ≥18 años de edad. Leucemia mieloide crónica: Monoterapia: tratamiento en pacientes adultos con leucemia mieloide crónica cromosoma Filadelfia (Ph) o traslocación bcr/abl positiva. En la mayoría de los pacientes tratados, se puede obtener una respuesta hematológica y citogenética mayor/menor. Una respuesta citogenética mayor se define como < 34 % de células leucémicas Ph + en la médula ósea, mientras que una respuesta menor se define como ≥ 34 % pero < 90 % de células Ph + en médula. Tratamiento de combinación: la administración combinada de interferón alfa 2b y citarabina (Ara-C) durante los primeros 12 meses de tratamiento, aumenta significativamente el índice de respuestas citogenéticas mayores y prolonga considerablemente la sobrevida global a tres años, en comparación con la monoterapia de interferón alfa 2b. Mieloma múltiple: BIOFERON® está indicado como tratamiento de mantenimiento en pacientes que han alcanzado una remisión objetiva después de la quimioterapia de inducción inicial (reducción de más del 50 % de la proteína monoclonal). Linfoma folicular: BIOFERON® está indicado para el tratamiento del linfoma folicular de alta carga tumoral como adyuvante en quimioterapia de inducción combinada, tales como los esquemas del tipo CHOP en pacientes mayores de 18 años. La carga tumoral alta se define por tener al menos una de las siguientes características: masa tumoral voluminosa ( > 7cm); compromiso de tres o más ganglios linfáticos (cada uno > 3 cm); síntomas sistémicos (pérdida de peso > 10 %, fiebre > 38° C durante más de 8 días, o sudores nocturnos); esplenomegalia más allá del ombligo; obstrucción de órganos principales o síndrome de compresión; compromiso orbital o epidural; efusión serosa o leucemia. Tumor carcinoide: BIOFERON® está indicado para el tratamiento de tumores carcinoides con afección linfática o metástasis hepática y con síndrome carcinoide. Melanoma maligno: BIOFERON® está indicado como tratamiento adyuvante de cirugía en pacientes mayores de 18 años con melanoma maligno libres de la enfermedad pero con alto riesgo de recurrencia sistémica dentro de los 56 días posteriores a la cirugía (pacientes con compromiso de ganglios linfáticos primario o recurrente). Condiloma acuminado: BIOFERON® está indicado para el tratamiento intralesional en pacientes seleccionados mayores de 18 años con condiloma acuminado que involucra superficies externas de las áreas genital y perianal. Sarcoma de Kaposi asociado al SIDA: BIOFERON® está indicado para el tratamiento en pacientes seleccionados mayores de 18 años con Sarcoma de Kaposi asociado al SIDA. La probabilidad de respuesta al tratamiento con BIOFERON® es mayor en pacientes que no tienen síntomas sistémicos, con linfoadenopatía limitada, y con un sistema inmune relativamente intacto según lo indica un recuento total de CD4.
Dosificación
Hepatitis B Crónica: Adultos: La dosis recomendada de BIOFERON® para el tratamiento de la hepatitis B crónica es de 30 a 35 MUI por semana, administrado por vía subcutánea o intramuscular, ya sea como 5 MUI por día o 10 MUI tres veces por semana, durante 16 semanas. Pediátricos: La dosis recomendada de interferón alfa 2b es de 3 MUI/m2 tres veces por semana durante la primera semana de tratamiento seguido de un aumento en la dosis a 6 MUI/m2 tres veces por semana (máximo de 10 MUI, tres veces por semana), administrado por vía subcutánea durante un total de 16 a 24 semanas. Ajuste de la dosis: Si durante el tratamiento con BIOFERON® se desarrollan reacciones adversas graves o anomalías en los resultados de las pruebas de laboratorio, la dosis deberá modificarse (50 % de reducción) o suspenderse, si fuera necesario, hasta que desaparezcan. Si la intolerancia persiste luego del ajuste de dosis, deberá suspenderse el tratamiento con BIOFERON®. Se deberá reducir un 50 % la dosis administrada en pacientes con desórdenes hematológicos, en caso de recuento de glóbulos blancos < 1500/mm3, recuento de granulocitos < 750/mm3 o recuento de plaquetas < 50000/mm3. Se deberá suspender el tratamiento de forma permanente en caso de recuento de glóbulos blancos < 1000/mm3, recuento de granulocitos < 500/mm3 o recuento de plaquetas < 25000/mm3. El tratamiento con BIOFERON® se reanudará al 100 % de la dosis inicial cuando los recuentos de glóbulos blancos, granulocitos y/o plaquetas vuelvan a los valores normales o basales. Si no se observa una mejora en el ADN-VHB en suero después de 3 a 4 meses de tratamiento (en la dosis máxima tolerada) se deberá suspender el tratamiento con BIOFERON®. Hepatitis C Crónica: Adultos: BIOFERON® es administrado por vía subcutánea o intramuscular a una dosis de 3 MUI tres veces por semana en pacientes adultos, ya sea administrado como monoterapia o como tratamiento combinado con ribavirina. En los pacientes que toleran el tratamiento con una normalización de las concentraciones de alanino-aminotransferasa (ALT) en la semana 16 de tratamiento, se deberá extender de 18 a 24 meses (72 a 96 semanas) a una dosis de 3 MUI tres veces por semana para mejorar el índice de respuesta sostenida. Los pacientes que no muestran una mejoría en las concentraciones de alanino-aminotransferasa (ALT) después de la semana 16 de tratamiento, difícilmente logren alcanzar una respuesta sostenida con la prolongación del tratamiento. Se deberá considerar la suspensión del tratamiento en estos pacientes. Niños mayores de 3 años y adolescentes: Interferón alfa 2b 3 MUI/m2 es administrado por vía subcutánea tres veces por semana en combinación con cápsulas de ribavirina o solución oral administrada por via oral con las comidas en dosis diarias dividida en dos partes (mañana y noche). Pacientes con recidiva (adultos): BIOFERON® combinado con ribavirina. Se recomienda que los pacientes sean tratados con BIOFERON® combinado con ribavirina durante 6 meses. Pacientes no tratados: Adultos: La eficacia de BIOFERON® aumenta en el tratamiento combinado con ribavirina. BIOFERON® deberá administrarse como monoterapia principalmente en caso de intolerancia o contraindicación a la ribavirina. BIOFERON® combinado con ribavirina: se recomienda que los pacientes sean tratados con BIOFERON® combinado con ribavirina durante 6 meses. Se deberá suspender el tratamiento durante un período de 6 meses (es decir, un total de 12 meses) en aquellos pacientes que presentan ARN-VHC negativo a los 6 meses, y con genotipo viral 1 (según esté determinado por una muestra tomada previa al tratamiento) y una alta carga viral previa al tratamiento. Se deberán tener en cuenta otros factores pronóstico negativos (edad > 40 años, sexo masculino, fibrosis en puente) para prolongar el tratamiento a 12 meses. Monoterapia de BIOFERON®: No se ha establecido aún la duración óptima del tratamiento con BIOFERON®, pero se recomienda el tratamiento con una duración de entre 12 y 18 meses. Se recomienda que los pacientes sean tratados con BIOFERON® durante al menos de 3 a 4 meses, momento en que se deberá determinar el estado de ARN-VHC. Se deberá continuar el tratamiento en los pacientes que muestren un ARN-VHC negativo. Niños y adolescentes: Se ha estudiado la eficacia y seguridad de BIOFERON® combinado con ribavirina en niños y adolescentes que no han sido tratados previamente por hepatitis C crónica. Genotipo 1: La duración de tratamiento recomendada es de un año. Aquellos pacientes que no alcanzan una respuesta virológica en la semana 12, tienen muy bajas probabilidades de mostrar una respuesta virológica mantenida (valor predictivo negativo 96 %). La respuesta virológica se define como ausencia de ARN-VHC detectable en la semana 12. Se deberá suspender el tratamiento en estos pacientes. Genotipo 2/3: La duración recomendada de tratamiento es de 24 semanas. Las respuestas virológicas después de 1 año de tratamiento y 6 meses de seguimiento fueron 36 % para el genotipo 1 y 81 % para el genotipo 2/3/4. Ajuste de dosis: Si durante el tratamiento con BIOFERON® se desarrollan reacciones adversas graves, deberá modificarse la dosis (50 % de reducción) o suspenderla si fuere necesario, hasta que desaparezcan. En caso de persistir la intolerancia después del ajuste de la dosis, el tratamiento con BIOFERON® deberá suspenderse. Leucemia de células vellosas: La dosis recomendada es de 2 MUI/m2 administrada por vía intramuscular o subcutánea tres veces por semana durante 6 meses, tanto para pacientes esplenectomizados como no esplenectomizados. No se deberá administrar por vía intramuscular a los pacientes con recuentos de plaquetas menores a 50000/mm3, sino por vía subcutánea. La normalización de una o más variables hematológicas ocurre dentro del período de uno a dos meses de tratamiento con BIOFERON® para la mayoría de los pacientes con leucemia de células vellosas. La mejoría en las tres variables hematológicas (recuento de granulocitos, recuento de plaquetas y nivel de hemoglobina) puede necesitar seis meses o más. Ajuste de dosis: Si durante el tratamiento con BIOFERON® se desarrollan reacciones adversas graves, deberá modificarse la dosis (50 % de reducción) o suspenderla si fuere necesario, hasta que desaparezcan y luego reanudarla en un 50 % (1 MUI/m2). Si se desarrollaran reacciones adversas persistentes o recurrentes después de un ajuste adecuado de la dosis, el tratamiento con BIOFERON® deberá suspenderse. Se deberá suspender el tratamiento con BIOFERON® por enfermedad progresiva o por la falta de respuesta después de 6 meses de tratamiento. Leucemia mieloide crónica: La dosis recomendada de BIOFERON® es de 4 a 5 MUI/m2 administradas diariamente por vía subcutánea. La administración de 5 MUI/m2 diarios de interferón alfa 2b por vía subcutánea en asociación con 20 mg/m2 de citarabina (Ara-C) administrada diariamente por vía subcutánea durante 10 días al mes (hasta una dosis máxima diaria de 40 mg) ha sido beneficiosa en algunos pacientes. Cuando el recuento de glóbulos blancos se encuentra bajo control, se puede administrar la dosis máxima tolerada de BIOFERON® (4 a 5 MUI/m2 diarios) para mantener la remisión hematológica. El tratamiento con BIOFERON® deberá suspenderse después de 8 a 12 semanas de tratamiento si no se ha alcanzado al menos una remisión hematológica parcial o una citorreducción clínica significativa. Mieloma múltiple: Terapia de mantenimiento: En pacientes que se encuentran en una fase plateau (reducción mayor a 50 % de la proteína del mieloma) después de la quimioterapia de inducción inicial, interferón alfa 2b puede administrarse por vía subcutánea como monoterapia a una dosis de 3 MUI/m2 tres veces por semana. Linfoma folicular: La dosis recomendada de interferón alfa 2b es de 5 MUI por vía subcutánea tres veces por semana, durante 18 meses junto con esquemas de quimioterapia que contengan antraciclinas y luego de completado el esquema de quimioterapia. Ajuste de la dosis: Las dosis de drogas mielosupresoras fueron reducidas un 25 % respecto del régimen de dosificación CHOP completo, y la duración del ciclo aumentó en un 33 % (por ejemplo, de 21 a 28 días) cuando se agregó interferón alfa al esquema. Retrasar el ciclo de quimioterapia si el recuento de neutrófilos fue < 1.500/mm3 o el recuento de plaquetas fue < 75.000/mm3. Se deberá suspender permanentemente la administración de BIOFERON® si la aspartato-aminotransferasa (AST) excede más de 5 veces el límite superior de lo normal o la creatinina sérica supera los 2 mg/dl. El tratamiento con BIOFERON® se deberá suspender para un recuento de neutrófilos < 1.000/mm3, o un recuento de plaquetas < 50.000/mm3. La dosis de BIOFERON® se deberá reducir un 50 % (2,5 MUI tres veces por semana) para un recuento de neutrófilos > 1.000/mm3, pero < 1500/mm3. Se puede volver a incrementar la dosis de BIOFERON® a la dosis inicial (5 MUI tres veces por semana) luego de la resolución de la toxicidad hematológica (recuento absoluto de neutrófilos > 1500/mm3). Tumor carcinoide: La dosis habitual es 5 MUI (3 a 9 MUI) administradas por vía subcutánea tres veces por semana. Los pacientes con enfermedad avanzada pueden necesitar una dosis diaria de 5 MUI. El tratamiento deberá suspenderse temporariamente durante y después de la cirugía. El tratamiento puede continuarse por el tiempo que el paciente responda al interferón alfa 2b. Melanoma maligno: Como tratamiento de inducción, el interferón alfa 2b se administra diariamente, por vía intravenosa a una dosis de 20 MUI/m2, cinco veces por semana, durante cuatro semanas; la dosis calculada de interferón alfa 2b se agrega a la solución de 0,9 % de cloruro de sodio y se administra como infusión durante 20 minutos (ver Preparación y administración). Como tratamiento de mantenimiento, la dosis recomendada es de 10 MUI/m2 administrada por vía subcutánea tres veces por semana durante 48 semanas. Si se desarrollan eventos adversos durante el tratamiento con interferón alfa 2b, particularmente si los granulocitos disminuyen a < 500/mm3 o las concentraciones de ALT/AST aumentan a > 5-10 veces el límite superior de lo normal, se deberá suspender el tratamiento temporariamente hasta que los eventos adversos desaparezcan. Se deberá recomenzar el tratamiento con interferón alfa 2b a un 50 % de la dosis previa. Si la intolerancia persiste después de un ajuste adecuado de dosis o si los granulocitos disminuyen a < 250/mm3 o las concentraciones de ALT/AST aumentan a > 10 veces el límite superior de normal, suspender el tratamiento con interferón alfa 2b. Condiloma acuminado: Dosis: La dosis recomendada es de 1,0 MUI por lesión en un máximo de 5 lesiones en un único curso de tratamiento. Se deberán inflitrar las lesiones tres veces por semana en días alternos durante tres semanas. Se puede realizar un curso adicional de tratamiento en las semanas 12-16. Ajuste de dosis: ninguno. Técnica de inyección: La inyección se deberá administrar en forma intralesional, utilizando una jeringa de tuberculina o similar y una aguja con un calibre de 25 a 30G. La aguja debe dirigirse al centro de la base de la lesión, y en un ángulo casi paralelo al plano de la piel (aproximadamente el mismo que se usa habitualmente para la reacción PPD). Esto liberará el interferón en el núcleo dérmico de la lesión, infiltrándola y produciendo una pequeña herida. Se debe tener cuidado de no penetrar la lesión demasiado profundo; no se debe utilizar la administración subcutánea pues esta área está por debajo de la base de la lesión. No inyectar demasiado superficialmente, pues puede producirse pérdida, infiltrando sólo la capa queratínica y no el núcleo dérmico. Sarcoma de Kaposi asociado al SIDA: La dosis de BIOFERON® recomendada para el Sarcoma de Kaposi asociado al SIDA es de 30 MUI/m2 administrada por vía subcutánea o intramuscular tres veces por semana hasta que se observe progresión de la enfermedad o la respuesta máxima después de 16 semanas de tratamiento. Frecuentemente, se requiere una reducción de la dosis. Ajuste de dosis: Se deberá reducir la dosis de BIOFERON® en un 50 % o suspenderla en caso de reacciones adversas graves. Se podrá continuar con la dosis reducida de BIOFERON® si las reacciones adversas desaparecen con la interrupción de la dosis. Se deberá suspender permanentemente la administración de BIOFERON® si persisten las reacciones adversas o si recurren en pacientes que reciben dosis reducidas. Preparación y administración: BIOFERON® inyectable se reconstituye con agua estéril para inyectables, USP. La solución reconstituida es límpida e incolora a ligeramente amarilla. No reutilizar la ampolla una vez extraida la dosis a administrar. desechar las partes no utilizadas. No se garantiza la esterilidad de las partes sobrantes del producto una vez retirada la dosis de la ampolla para dosis única. Administración por vías intramuscular, subcutánea, o intralesional: Introducir 1 ml del diluyente para BIOFERON® (agua estéril para inyectables, USP) en el vial de BIOFERON®. Agitar suavemente para facilitar la completa disolución del polvo. Retirar la dosis apropiada de BIOFERON® y administrar por vía intramuscular, subcutánea o intralesional. Los medicamentos de uso parenteral deberán ser examinados visualmente antes de su administración en cuanto a partículas y cambios de color. Infusión intravenosa: La solución para infusión deberá prepararse inmediatamente antes de ser utilizada. Introducir 1 ml de diluyente para interferón alfa 2b (agua estéril para inyectables, USP) en el vial de BIOFERON®. Agitar suavemente para facilitar la completa disolución del polvo. Retirar la dosis apropiada y añadirla a 100 ml de solución de cloruro de sodio USP al 0,9 %. La concentración final de interferón alfa 2b recombinante inyectable no deberá ser menor de 10 MUI/100 ml.
Contraindicaciones
Hipersensibilidad al principio activo o cualquiera de sus excipientes. Antecedentes de enfermedad cardíaca preexistente, o sea, insuficiencia cardiaca congestiva no controlada, infarto de miocardio reciente, alteraciones arrítmicas severas. Disfunción hepática o renal severas; incluida la ocasionada por metástasis. Epilepsia y/o afección de la función del sistema nervioso central (SNC). Hepatitis crónica con cirrosis hepática no compensada. Hepatitis crónica en pacientes que están siendo o han sido tratados recientemente con agentes inmunosupresores salvo casos de tratamiento breve con corticoides. Hepatitis autoinmune; o antecedentes de enfermedad autoinmune; pacientes que han recibido un trasplante y se encuentran inmunosuprimidos. Enfermedad tiroidea preexistente excepto que sea controlada con tratamiento convencional. Existencia o antecedente de condición psiquiátrica grave, particularmente depresión grave, ideación suicida o intento de suicidio. Tratamiento combinado con ribavirina: está contraindicado en pacientes con clearance de creatinina menor de 50 ml/min. El tratamiento de BIOFERON® con cápsulas de ribavirina no debe ser usado por mujeres embarazadas o por hombres cuyas mujeres estén embarazadas. Se deberá tener extremo cuidado de evitar un embarazo en pacientes mujeres y en parejas mujeres de pacientes hombres en tratamiento con BIOFERON®/ribavirina cápsulas. Los pacientes con hepatitis autoinmune no deben ser tratados con BIOFERON®/ribavirina cápsulas. Para mayor información, ver prospecto de tratamiento combinado con ribavirina cápsulas.
Reacciones adversas
La mayoría de los efectos adversos, a excepción del síndrome pseudogripal (fiebre, fatiga, cefalea, escalofríos, mialgia), están vinculados a la dosis. Son usualmente de carácter leve a moderado a dosis sistémicas menores a 10 MUI /día. La disminución de la presión arterial ocurre frecuentemente con la administración sistémica pero en raras ocasiones es sintomática; la hipotensión puede ocurrir durante la administración o hasta dos días posteriores al tratamiento, y puede requerir terapia de apoyo con reemplazo de fluidos para mantener el volumen intravascular; la hipertensión puede ocurrir pero usualmente es de carácter leve y pasajero. Se ha comunicado el desarrollo de anticuerpos neutralizantes (ver prospecto de ribavirina para efectos no deseados asociados a ribavirina si BIOFERON® es administrado en combinación con ribavirina). En muy raras ocasiones la monoterapia de BIOFERON® o el tratamiento combinado con ribavirina puede estar asociado a anemia aplásica. Los eventos adversos cardiovasculares, particularmente arritmias, parecieron estar asociados mayormente con enfermedad cardiovascular preexistente y tratamiento previo con agentes cardiotóxicos. En raras ocasiones se reportó miocardiopatía, que puede ser reversible en pacientes sin evidencia previa de enfermedad cardíaca al interrumpir la administración de interferón alfa. Se ha reportado una amplia variedad de alteraciones autoinmunes y mediadas por el sistema inmunitario con interferones alfa, tales como trastornos tiroideos, lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoidea (nueva aparición o agravada), púrpura trombocitopénica idiopática y trombótica, vasculitis, y neuropatías incluyendo mononeuropatías.


Las anormalidades de laboratorio clínicamente significativas, que ocurren más frecuentemente con dosis mayores a 10 MUI por día, incluyen reducción en los recuentos de granulocitos y leucocitos; disminución en los niveles de hemoglobina y recuentos de plaquetas; aumento en los niveles de fosfatasa alcalina, lactato deshidrogenasa (LDH), creatinina sérica, nitrógeno ureico sérico. Se ha observado un aumento en los niveles séricos de ALT/AST en algunos pacientes sin hepatitis como así también en algunos pacientes con hepatitis B crónica coincidiendo con el clearance del ADN viral. Niños y adolescentes: En general, el perfil de los eventos adversos es similar al observado en adultos, aunque existe una preocupación específica en pediatría con respecto a la inhibición del crecimiento (disminución de la altura y el peso). Asimismo, se reportaron con más frecuencia en comparación con pacientes adultos, ideación e intentos de suicidio durante el tratamiento y durante los 6 meses de seguimiento después del tratamiento. Al igual que en los pacientes adultos, los niños y adolescentes experimentaron otros eventos adversos psiquiátricos (por ejemplo, depresión, labilidad emocional y somnolencia). Además, ocurrieron con más frecuencia en comparación con pacientes adultos, trastornos en el lugar de inyección, fiebre, anorexia, vómitos, y labilidad emocional, en niños y adolescentes. Se requirieron modificaciones en las dosis en la mayoría de los casos por anemia y neutropenia. Efectos indeseables muy frecuentes y frecuentes reportados en pacientes pediátricos:

Precauciones
Los interferones alfa pueden causar o agravar trastornos neuropsiquiátricos, autoinmunes, isquémicos e infecciosos fatales o con riesgo de vida. Los pacientes deberían ser rigurosamente monitoreados mediante exámenes clínicos y de laboratorio. Los pacientes con signos o síntomas severos persistentes o de empeoramiento de estos cuadros deben suspender el tratamiento. En muchos casos, aunque no en todos, estos trastornos desaparecen luego de la suspensión del tratamiento con BIOFERON®. Durante el tratamiento con interferón alfa 2b se han observado en raras ocasiones reacciones agudas de hipersensibilidad (por ejemplo, urticaria, angioedema, broncoconstricción, anafilaxis) al interferón alfa 2b. En caso de que una reacción de este tipo se desarrolle, se deberá suspender la medicación e iniciar un tratamiento médico adecuado. Un rash temporario no requiere la interrupción del tratamiento. Los efectos adversos de grado moderado a grave pueden requerir la modificación de los esquemas de dosis del paciente. En algunos casos, puede requerir la finalización del tratamiento con BIOFERON®. Todo paciente que desarrolle una anormalidad de la función hepática durante el tratamiento con BIOFERON® deberá ser controlado rigurosamente y se deberá suspender el tratamiento si los signos y síntomas persisten, ésta puede estar asociada con el síndrome pseudogripal reportado frecuentemente durante el tratamiento con interferón. Si la fiebre persiste deberán descartarse otras causas. Debido al reporte de casos de exacerbación de psoriasis y sarcoidosis causados por interferón alfa, el uso de BIOFERON® en pacientes con estas patologías sólo se recomienda si el beneficio justifica el riesgo potencial. El tratamiento con BIOFERON® debe administrarse con precaución en pacientes con antecedentes de enfermedad cardiovascular. También se deberán controlar rigurosamente los pacientes con antecedentes de infarto de miocardio y/o trastornos arrítmicos previos o actuales que requieran tratamiento con interferón alfa 2b. Se han observado efectos adversos cardiovasculares que incluyen hipotensión, arritmia, o taquicardia de 150 latidos por minuto o más, y raramente se han observado infarto de miocardio y cardiomiopatía. Algunos pacientes con estos efectos adversos no tenían antecedentes de enfermedades cardiovasculares. Se reportó cardiomiopatía temporaria en pacientes con Sarcoma de Kaposi asociado a SIDA tratados con interferón alfa 2b recombinante. Durante el tratamiento con BIOFERON®, o hasta dos días posteriores al tratamiento, puede presentarse hipotensión, que puede requerir la iniciación de un tratamiento de soporte que incluya fluidoterapia para mantener el volumen intravascular. En raras ocasiones se presentaron arritmias supraventriculares que parecieron estar relacionadas con alteraciones preexistentes y con tratamientos previos con agentes cardiotóxicos. Estas experiencias adversas fueron controladas mediante una modificación en la dosis o la suspensión del tratamiento, aunque podrían requerir un tratamiento adicional específico. BIOFERON® debe ser administrado con precaución en pacientes con procesos médicos debilitantes, tales como aquellos con antecedentes de enfermedad pulmonar (por ejemplo, enfermedad pulmonar obstructiva crónica) o diabetes mellitus con tendencia a la cetoacidosis. También se deberá tener precaución en pacientes con trastornos de la coagulación (por ejemplo, tromboflebitis, embolia pulmonar) o mielosupresión severa. En raras ocasiones se han observado infiltrados pulmonares, neumonitis y neumonía, en pacientes tratados con interferón alfa, en algunas ocasiones con resultado fatal. No se ha establecido su etiología. Todo paciente que desarrolle fiebre, tos, disnea u otro síntoma respiratorio, deberá ser sometido a una radiografía de tórax. Si la placa de tórax muestra infiltrados pulmonares o se evidencia la presencia de afectación de la función pulmonar, el paciente deberá ser controlado rigurosamente y si fuera apropiado, deberá suspender el tratamiento con interferón alfa. La rápida suspensión de la administración de interferón alfa y el tratamiento con corticosteroides parece estar asociada con la resolución de los eventos adversos pulmonares. Se ha reportado el desarrollo de auto-anticuerpos y trastornos autoinmunes durante el tratamiento con interferones alfa. Los pacientes con predisposición al desarrollo de trastornos autoinmunes pueden presentar un riesgo elevado. Los pacientes con síntomas o signos compatibles con trastornos autoinmunes deberán ser evaluados cuidadosamente, y se deberá volver a evaluar el riesgo-beneficio de continuar con el tratamiento con interferón. En raras ocasiones se han observado diabetes mellitus e hiperglucemia en pacientes tratados con interferón alfa 2b recombinante inyectable. Los pacientes sintomáticos deberán controlar la glucosa en sangre y realizar su correspondiente seguimiento. Los pacientes con diabetes mellitus pueden requerir un ajuste de su régimen antidiabético. Se han observado niveles de triglicéridos elevados en pacientes tratados con interferones. Los niveles de triglicéridos elevados deberán ser tratados clínicamente. La hipertrigliceridemia puede desencadenar pancreatitis. La suspensión del tratamiento con BIOFERON® se deberá tener en cuenta para los pacientes con triglicéridos elevados de manera persistente (triglicéridos > 1.000 mg/dl) asociados con síntomas de pancreatitis potencial tales como, dolor abdominal, náuseas o vómitos. En raras ocasiones se han desarrollado alteraciones en la función tiroidea, ya sea hipotiroidismo o hipertiroidismo, en pacientes tratados con interferón alfa 2b. Se desconoce el mecanismo por el cual el interferón alfa 2b puede alterar la función tiroidea. En presencia de disfunción tiroidea, el tratamiento con BIOFERON® sólo podrá utilizarse si es posible mantener al paciente dentro de valores normales mediante medicación. Antes de iniciar el tratamiento con BIOFERON®, se deberán evaluar las concentraciones de TSH. Interrumpir el tratamiento si no es posible mantener la función tiroidea dentro de los límites normales con medicación. La suspensión del tratamiento con interferón alfa 2b no siempre ha revertido la disfunción tiroidea que ocurre durante el tratamiento. Se observaron casos fatales como consecuencia de la hepatotoxicidad en pacientes tratados con interferón alfa. Todo paciente que desarrolle anormalidades de la función hepática durante el tratamiento debe ser monitoreado cuidadosamente, debiéndose suspender el tratamiento si fuera necesario. Si bien estos acontecimientos se han comunicado más a menudo en pacientes con hepatitis C crónica tratados con interferón alfa, también se han observado en pacientes con enfermedades oncológicas tratados con interferón alfa. El tratamiento con interferón alfa 2b produce mielosupresión, pudiendo llevar a citopenias severas, incluyendo la ocurrencia muy poco frecuente de anemia aplásica. Se aconseja realizar un recuento sanguíneo completo antes del tratamiento y monitorear rutinariamente durante el mismo. Se deberá suspender el tratamiento con BIOFERON® en pacientes en los que se observó disminución del recuentos de neutrófilos ( < 500/mm3) o plaquetas ( < 25000/mm3). El tratamiento con interferón alfa 2b u otros interferones alfa puede inducir o agravar la disminución o pérdida de la visión, retinopatía con edema macular, obstrucciónde una arteria o vena de la retina, hemorragias de la retina y manchas blancas, neuritis óptica y edema papilar. Todos los pacientes deberán someterse a un examen ocular antes de iniciar el tratamiento. Los pacientes con trastornos oftalmológicos preexistentes (retinopatía diabética o hipertensiva) deberán someterse a exámenes oftalmológicos periódicos durante el tratamiento con interferón alfa. Cualquier paciente que desarrolle síntomas oculares deberá someterse a un examen ocular completo. Se deberá suspender el tratamiento con interferón alfa 2b en pacientes que manifiesten un empeoramiento de los trastornos oftalmológicos o desarrollen nuevas alteraciones. Sistema nervioso central y periférico: Se observaron efectos graves sobre el sistema nervioso central (SNC), en particular depresión, ideación suicida e intento de suicidio en algunos pacientes durante el tratamiento con interferón alfa 2b, e incluso después de la suspensión del tratamiento, principalmente durante el período de seguimiento de 6 meses. Entre niños y adolescentes tratados con interferón alfa 2b en combinación con ribavirina, se comunicaron ideación suicida o intentos de suicidio con más frecuencia que en pacientes adultos durante el tratamiento y el período de seguimiento después del tratamiento. Al igual que en los pacientes adultos, los niños y adolescentes experimentaron otros eventos adversos psiquiátricos (depresión, labilidad emocional, y somnolencia). Se han registrado otros efectos sobre el sistema nervioso central que incluyen la conducta agresiva (muchas veces contra otras personas), confusión y alteraciones del estado mental. Se deberá monitorear rigurosamente a los pacientes por cualquier signo o síntoma de alteraciones psiquiátricas. Si estos síntomas aparecen, el médico tratante deberá tener en cuenta la gravedad potencial de estos efectos indeseados y deberá considerar la necesidad de una terapia adecuada. Si los síntomas psiquiátricos continúan o empeoran, o se identifica la ideación suicida, se recomienda suspender el tratamiento con BIOFERON® y controlar al paciente con intervención psiquiátrica apropiada. Pacientes con existencia o historia de enfermedad psiquiátrica previa: Si se considera necesario el tratamiento con interferón alfa 2b en pacientes adultos con existencia o historia de enfermedades psiquiátricas graves, éste solo deberá iniciarse luego de haberse garantizado un diagnóstico individualizado apropiado y el tratamiento de la enfermedad psiquiátrica. Está contraindicado el uso de interferón alfa 2b en niños y adolescentes con existencia o historia de enfermedades psiquiátricas graves. Se observó obnubilación significativa y coma en algunos pacientes, que incluyen casos de encefalopatía, usualmente en personas de edad avanzada tratadas con dosis altas. Aunque estos efectos generalmente son reversibles, en algunos pacientes la resolución completa requirió hasta tres semanas. En raras ocasiones, ocurrieron convulsiones con altas dosis de interferón alfa 2b. Hepatitis C crónica y Hepatitis B crónica: BIOFERON® no debe administrarse a pacientes con enfermedad hepática descompensada, hepatitis autoinmune o pacientes con antecedentes de enfermedad autoinmune, y pacientes inmunosuprimidos que hayan recibido trasplante. Existen reportes de que el tratamiento con BIOFERON® puede empeorar la enfermedad hepática, incluyendo ictericia, encefalopatía hepática, falla hepática, y muerte después del tratamiento con interferón alfa 2b en estos pacientes. Se deberá interrumpir el tratamiento en pacientes que desarrollen signos o síntomas de falla hepática. Los pacientes con hepatitis B crónica con evidencia de disminución de las funciones hepáticas, pueden presentar un alto riesgo de descompensación clínica durante el tratamiento con BIOFERON®. En dichos pacientes, si los valores de ALT aumentan durante el tratamiento con BIOFERON® por hepatitis B crónica, se deberá realizar un seguimiento cuidadoso que incluya el monitoreo riguroso de la sintomatología clínica y las pruebas de la función hepática para ALT, tiempo de protrombina, fosfatasa alcalina, albúmina, y bilirrubina. Se deberán evaluar los riesgos potenciales contra los beneficios potenciales del tratamiento, antes de indicar el tratamiento con BIOFERON® en estos pacientes. Se asoció el tratamiento combinado de BIOFERON® con ribavirina a la anemia hemolítica. El tratamiento combinado de BIOFERON® con ribavirina no se recomienda en pacientes con insuficiencia renal grave, y se debe administrar con precaución en pacientes con insuficiencia renal moderada. Pacientes con SIDA: Los pacientes coinfectados con VIH y que reciban Tratamiento Antirretroviral de Gran Actividad (TARGA) pueden presentar mayor riesgo de desarrollar acidosis láctica. Se deberá tener precaución al adicionar BIOFERON® y ribavirina al TARGA. Los pacientes coinfectados con cirrosis avanzada que reciban TARGA pueden presentar mayor riesgo de descompensación hepática y muerte. La adición de la monoterapia con interferones o su combinación con ribavirina puede aumentar el riesgo en este subgrupo de pacientes. Pueden existir efectos adversos sinérgicos entre interferón alfa 2b y zidovudina. Los pacientes que recibieron zidovudina concomitantemente han presentado una mayor incidencia de neutropenia que la prevista con la administración de zidovudina sola. Es recomendable un cuidadoso monitoreo del recuento de glóbulos blancos en todos los pacientes que están mielosuprimidos y en todos los pacientes que reciban otras medicaciones mielosupresoras. Quimioterapia concomitante: La administración de BIOFERON® con otros agentes quimioterápicos (por ejemplo, Ara-C, ciclofosfamida, doxorrubicina, y tenipósido) puede conducir al aumento del riesgo de toxicidad (en cuanto a gravedad y duración), poniendo en riesgo la vida. Los eventos adversos potencialmente amenazantes que ponen en riesgo la vida o resultan fatales más frecuentemente reportados son mucositis, diarrea, neutropenia, empeoramiento de la función renal, y trastornos electrolíticos. Debido al riesgo de aumento de la toxicidad, se requerirán cuidadosos ajustes en las dosis de BIOFERON® y de los agentes quimioterápicos concomitantes. Trastornos dentales y periodontales: Se han reportado trastornos dentales y periodontales, que pueden ocasionar la caída de dientes en pacientes que reciben tratamiento combinado con interferón alfa y ribavirina. Además, la sequedad bucal puede tener un efecto perjudicial sobre los dientes y las membranas mucosas de la boca durante el tratamiento combinado de BIOFERON® y ribavirina a largo plazo. Los pacientes deberán cepillarse muy bien sus dientes dos veces al día y realizarse exámenes dentales periódicos. Además, algunos pacientes pueden experimentar vómitos. Interacciones con otros productos y otras formas de interacción: Los narcóticos, hipnóticos o sedantes deberán administrarse con precaución en su uso concomitante con BIOFERON®. No se han evaluado completamente las interacciones entre BIOFERON® y otros productos medicinales. Se deberá tener extrema precaución en la administración de BIOFERON® en combinación con otros agentes potencialmente mielosupresores. Los interferones pueden afectar el proceso metabólico oxidativo. Esto deberá tenerse en cuenta durante el tratamiento concomitante con productos medicinales que se metabolicen por esta vía, como los derivados de la xantina, teofilina o aminofilina. Durante el tratamiento concomitante con xantinas deberán monitorearse los niveles séricos de teofilina y ajustar la dosis si fuera necesario. La administración de BIOFERON® con otros agentes quimioterápicos puede conducir a incrementar el riesgo de toxicidad. Ver también el prospecto de ribavirina si BIOFERON® es administrado en combinación con ribavirina. Efectos en la habilidad para conducir y operar maquinarias: Se deberá advertir a los pacientes que pueden desarrollar fatiga, somnolencia o confusión durante el tratamiento con BIOFERON® y, por lo tanto, se recomienda no conducir vehículos ni operar maquinarias. Pruebas de laboratorio: Se deben realizar pruebas hematológicas y análisis bioquímicos (recuento sanguíneo completo y diferencial, recuento de plaquetas, electrólitos, enzimas hepáticas, proteína sérica, bilirrubina sérica y creatinina sérica) en todos los pacientes, antes y, periódicamente, durante el tratamiento sistémico con BIOFERON®. En los pacientes con hepatitis B o C, se deberán llevar a cabo las pruebas de laboratorio recomendadas en las semanas 1, 2, 4, 8, 12, 16 y posteriormente, durante todo el tratamiento, cada dos meses. Si los valores de ALT empeoran (≥2 veces el valor basal) durante el tratamiento con BIOFERON®, se puede continuar con su administración a menos que se observen signos o síntomas de falla hepática. Durante la exacerbación de ALT deberán monitorearse las pruebas de función hepática: ALT, tiempo de protrombina, fosfatasa alcalina, albúmina y bilirrubina, a intervalos de dos semanas. Antes y durante el curso del tratamiento se deberán tomar electrocardiogramas de aquellos pacientes con anormalidades cardíacas preexistentes y/o que se encuentren en etapas avanzadas de cáncer. Con la administración intralesional de interferón alfa 2b recombinante inyectable se han reportado reacciones que fueron de carácter leve a moderado tales como leucopenia y AST, por lo que se deberá considerar el monitoreo de estos parámetros de laboratorio. Se sugiere la realización de placas de tórax basales que deberán repetirse ante indicación clínica. Se deberán monitorear las pruebas de función hepática y recuento diferencial de glóbulos blancos de manera semanal durante la fase de inducción del tratamiento y de manera mensual durante la fase de mantenimiento del tratamiento, en los pacientes con melanoma maligno. Carcinogénesis, Mutagénesis, afectación de la fertilidad: No se han realizado estudios con BIOFERON® inyectable para determinar su carcinogenicidad. El interferón puede afectar la fertilidad. Los interferones alfa han demostrado afectar el ciclo menstrual en humanos. En mujeres tratadas con interferón leucocitario humano se han reportado disminuciones en las concentraciones de estradiol y progesterona séricos. Por lo tanto, las mujeres fértiles no deben recibir tratamiento con BIOFERON® a menos que utilicen métodos anticonceptivos efectivos durante el período del tratamiento. BIOFERON® deberá utilizarse con precaución en el hombre fértil. Los estudios de mutagenicidad han demostrado que el interferón alfa 2b recombinante inyectable no es mutagénico. Embarazo categoría C: El interferón alfa 2b recombinante inyectable ha demostrado efectos abortivos en monos, a dosis de 18 y 30 MUI/kg (equivalente estimado en humanos 5 y 10 MUI/kg en base al ajuste del área de la superficie corporal de un adulto de 60 kg). No existen estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas. BIOFERON® debe administrarse durante el embarazo sólo si los beneficios potenciales justifican el riesgo potencial para el feto. Embarazo categoría X: sólo es aplicable al tratamiento combinado BIOFERON®/ribavirina (ver prospecto ribavirina). La ribavirina causa serios defectos de nacimiento cuando se la administra durante el embarazo. El uso de BIOFERON® en combinación con ribavirina está contraindicado. Madres en período de lactancia: Se desconoce si este medicamento se excreta en la leche humana. Sin embargo, los estudios en ratones han demostrado que los interferones son excretados en la leche. Debido al potencial de causar reacciones adversas graves en lactantes, deberá decidirse si se suspende la lactancia o la administración de BIOFERON®, teniendo en cuenta las necesidades de tratamiento de la madre. Uso pediátrico: General: No se ha establecido la seguridad y eficacia general del tratamiento con interferón alfa en los pacientes menores de 18 años salvo para hepatitis B crónica. Hepatitis B crónica: Se ha establecido la seguridad y eficacia en pacientes pediátricos de 1 a 17 años de edad (ver Indicaciones, Dosificación; Hepatitis B Crónica). No se ha establecido la seguridad y efectividad en pacientes pediátricos menores de 1 año. Uso en geriatría: En general, el tratamiento con BIOFERON® debe administrarse con precaución en pacientes ancianos, ya que pueden presentar con mayor frecuencia disminución de las funciones hepáticas, renales, y de médula ósea, y/o función cardíaca y enfermedad concomitante o tratamientos con otros fármacos. BIOFERON® es sustancialmente excretado por riñón y el riesgo de reacciones adversas a BIOFERON® puede ser mayor en pacientes con función renal alterada. Debido a que los pacientes ancianos a menudo tienen la función renal disminuida, éstos deberán ser monitoreados cuidadosamente durante el tratamiento, y se deberán realizar ajustes de las dosis en base a los síntomas y/o anormalidades de laboratorio. Albúmina (humana): BIOFERON® contiene albúmina, un derivado de la sangre humana. El riesgo de transmisión de enfermedades virales es extremadamente remoto, basado en los procesos de obtención de la albúmina y de manufactura del producto. El riesgo teórico de transmisión de enfermedad de Creutzfeldt-Jakob también es considerado remoto. No han sido identificados casos de transmisión de enfermedades virales por albúmina.
Conservación
BIOFERON® Inyectable debe conservarse entre 2° y 8° C. Una vez reconstituido, usar inmediatamente.
Sobredosificación
La experiencia en casos de sobredosis es muy limitada. En general, los efectos primarios de una sobredosis son consistentes con los efectos vistos en dosis terapéuticas de interferón alfa 2b. Se han reportado anormalidades de la función hepática, falla renal, hemorragia, e infarto de miocardio en casos de sobredosis administrada por única vez y/o tratamientos de mayor duración que los prescriptos. No se esperan efectos tóxicos luego de la ingestión oral de interferón alfa 2b dado que los interferones son pobremente absorbidos una vez ingeridos en forma oral. Se recomienda la consulta con los siguientes Centros especializados: Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez: (011) 4962-0666/2247; Hospital Posadas: (011) 4658-7777. Tratamiento: No hay antídoto específico para el interferón alfa 2b. La hemodiálisis y diálisis peritoneal no se consideran efectivas para el tratamiento por sobredosis.
Información al paciente
Se debe advertir a los pacientes sobre: 1) la necesidad de recurrir a atención médica en caso de tener síntomas que indiquen reacciones adversas graves asociadas al producto. Estas reacciones adversas pueden incluir los siguientes síntomas: depresión (intentos de suicidio), cardiovasculares (dolor torácico), toxicidad oftalmológica (disminución o pérdida de la visión), pancreatitis o colitis (dolor abdominal severo), y citopenias (fiebre alta persistente, hematomas, disnea), 2) ciertos efectos colaterales tales como la fatiga y la disminución en la concentración que pueden interferir con la habilidad para realizar ciertas tareas, 3) los riesgos en el feto a aquellas pacientes embarazadas a las que se administra BIOFERON® en combinación con ribavirina. Indicar el uso de dos métodos anticonceptivos durante el tratamiento y durante los seis meses posteriores a la interrupción del tratamiento a las pacientes mujeres y parejas mujeres de pacientes hombres, 4) La importancia de mantenerse bien hidratados durante las etapas iniciales del tratamiento e informar que el uso de un antipirético puede mejorar alguno de los síntomas pseudo-gripales. En caso de permitir la autoadministración de BIOFERON®, se deberá instruir a tales pacientes sobre el adecuado desecho de agujas y jeringas.
Presentación
1 vial con polvo liofilizado + 1 ampolla con 1 ml de diluyente + 1 jeringa descartable + 2 agujas descartables.
Revisión
Abril 2008.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *