Prospecto BIDECAR 3,125 / 6,25 / 12,5 / 25 / 50BIDECAR CR 10 / 20 / 40 / 80

Composición
BIDECAR 3,125: cada comprimido ranurado contiene: carvedilol 3,125mg. BIDECAR 6,25: cada comprimido ranurado contiene: carvedilol 6,25mg. BIDECAR 12,5: cada comprimido ranurado contiene: carvedilol 12,5mg. BIDECAR 25: cada comprimido ranurado contiene: carvedilol 25mg. BIDECAR 50: cada comprimido ranurado contiene: carvedilol 50mg. Cada cápsula de liberación controlada de BIDECAR CR 10 contiene: carvedilol fosfato 10mg. Cada cápsula de liberación controlada de BIDECAR CR 20 contiene: carvedilol fosfato 20mg. Cada cápsula de liberación controlada de BIDECAR CR 40 contiene: carvedilol fosfato 40mg. Cada cápsula de liberación controlada de BIDECAR CR 80 contiene: carvedilol fosfato 80mg.
Indicaciones
Tratamiento de la hipertensión arterial esencial, como monoterapia o en asociación con agentes antihipertensivos, especialmente diuréticos tiazídicos (véase Interacciones). Tratamiento de la insuficiencia cardíaca congestiva leve a severa (clase II - IV/ NYHA) de origen isquémico o cardiomiopático en conjunción con digitálicos, diuréticos e inhibidores de la ECA. Se puede prescribir carvedilol a pacientes que no toleren ningún inhibidor de la ECA y, también, a pacientes tratados o no, con digitálicos, hidralazina o nitratos. Tratamiento de la cardiopatía isquémica. Indicado para la reducción de la mortalidad cardiovascular en pacientes clínicamente estables con disfunción ventricular izquierda posinfarto de miocardio (fracción de eyección ≤40% con o sin insuficiencia cardíaca sintomática).
Dosificación
BIDECAR CR es una formulación de liberación controlada para la administración en una única dosis diaria. Los pacientes controlados con BIDECAR como monoterapia o en asociación con otras drogas pueden ser tratados con BIDECAR CR teniendo en cuenta la siguiente equivalencia: dosis diaria de carvedilol: BIDECAR Baliarda: 6,25mg (3,125mg dos veces al día). BIDECAR CR Baliarda: 10mg una vez al día. BIDECAR Baliarda: 12,5mg (6,25mg dos veces al día). BIDECAR CR Baliarda: 20mg una vez al día. BIDECAR Baliarda: 25mg (12,5mg dos veces al día). BIDECAR Baliarda: 40mg una vez al día*. BIDECAR Baliarda: 50mg (25mg dos veces al día). BIDECAR CR Baliarda: 80mg una vez al día*. * En pacientes ancianos o en aquellos con alto riesgo de hipotensión, mareos o síncope tratados con 25mg/día o 50mg/día de BIDECAR, se recomienda una dosis inicial de 20mg/día o 40mg/día de BIDECAR CR, respectivamente. Si es necesario y de acuerdo con la tolerancia del paciente, la dosis podrá titularse luego de por lo menos 2 semanas de tratamiento. Hipertensión arterial esencial: adultos: la dosificación debe ser individualizada. La dosis recomendada para el inicio del tratamiento es de 6,25mg dos veces al día de BIDECAR, o 20mg una vez al día de BIDECAR CR durante los primeros 7-14 días, aumentando luego a 25mg/día de BIDECAR en una o dos tomas diarias o 40mg una vez al día de BIDECAR CR. Esta dosis es la adecuada en la mayoría de los pacientes. No obstante, de ser necesario, las dosis pueden incrementarse posteriormente, a intervalos no menores de dos semanas, hasta un máximo de 50mg/día de BIDECAR administrados en una o dos tomas diarias u 80mg de BIDECAR CR una vez al día. Insuficiencia cardíaca congestiva: la dosificación debe ser individualizada y estrictamente monitoreada por el médico durante la fase de ajuste. En aquellos pacientes que reciben digitálicos, diuréticos e inhibidores de la ECA, las dosis de éstos deben ser estabilizadas antes del inicio del tratamiento con carvedilol. La dosis recomendada para el inicio del tratamiento es de 3,125mg dos veces al día de BIDECAR, o 10mg una vez al día de BIDECAR CR durante dos semanas. Si esta dosis es bien tolerada (frecuencia cardíaca > 50 lat/min, presión arterial sistólica > 85mmHg, ausencia de efectos adversos) la misma puede aumentarse, a intervalos no menores de dos semanas, a 6,25mg dos veces por día de BIDECAR, o 20mg una vez al día de BIDECAR CR, seguidos por 12,5mg dos veces por día de BIDECAR, o 40mg una vez al día de BIDECAR CR, y posteriormente 25mg dos veces por día de BIDECAR, u 80mg una vez al día de BIDECAR CR. La dosis debe ser aumentada hasta el máximo nivel tolerado por el paciente. Se recomienda una dosis máxima de 50mg por día en los pacientes con peso corporal menor de 85kg y de 100mg por día en aquellos que pesan más de 85kg. Antes de cada aumento de dosis, el paciente debe ser examinado por el médico para verificar la ausencia de signos de descompensación. El agravamiento de la insuficiencia cardíaca o la retención hídrica deben ser tratados con un aumento de la dosis del diurético, pudiendo ocasionalmente ser necesario disminuir la dosis de carvedilol o interrumpir transitoriamente el tratamiento. En caso de discontinuarse el tratamiento durante más de dos semanas, se reiniciará la terapia nuevamente con la dosis inicial recomendada y se ajustará la dosis según las pautas posológicas indicadas precedentemente. Los síntomas de vasodilatación pueden corregirse inicialmente mediante la reducción de la dosis del diurético. Si los síntomas persisten puede recurrirse a la reducción de la dosis del inhibidor de la ECA, seguida de la disminución de la dosis de carvedilol o su discontinuación transitoria. En ese caso, la dosis de carvedilol no debe ser incrementada hasta tanto los síntomas de empeoramiento de la insuficiencia cardíaca o la vasodilatación no se hayan corregido. A menudo los síntomas de vasodilatación no precisan tratamiento, pero puede resultar útil distanciar las tomas de carvedilol y del inhibidor de la ECA. La dosis de carvedilol debe disminuirse si el paciente presenta bradicardia (frecuencia cardíaca < 55 latidos/minuto). Los episodios de mareos o retención de líquido al comienzo del tratamiento con carvedilol deben, por lo general, atenderse sin interrumpir el tratamiento, y no impiden más adelante, una titulación exitosa del carvedilol ni una respuesta favorable al mismo. Tratamiento prolongado de la cardiopatía isquémica: la dosis inicial recomendada es de 12,5mg dos veces al día durante los dos primeros días, aumentando luego a 25mg dos veces al día. Si fuera necesario, la dosis puede incrementarse posteriormente a intervalos no menores de dos semanas hasta alcanzar la dosis diaria máxima recomendada de 100mg administrados en dos tomas diarias. La dosis máxima recomendada en pacientes ancianos es de 50mg en dos tomas diarias. Disfunción ventricular izquierda posinfarto de miocardio: la dosificación debe ser individualizada y estrictamente monitoreada por el médico durante la fase de ajuste. El producto puede administrarse en pacientes hospitalizados o ambulatorios. El tratamiento debe comenzar una vez que el paciente se encuentre hemodinámicamente estable y la retención de líquidos haya sido minimizada. La dosis inicial recomendada es 6,25mg dos veces al día de BIDECAR, o 20mg una vez al día de BIDECAR CR. En función de la tolerancia del paciente esta dosis podrá aumentarse, a intervalos de 3 a 10 días, a 12,5mg dos veces al día de BIDECAR, o 40mg una vez al día de BIDECAR CR, seguidos por 25mg dos veces al día de BIDECAR, u 80mg una vez al día de BIDECAR CR. En pacientes con hipotensión arterial, bradicardia o retención de líquidos se deberá considerar una reducción de la dosis y/o una velocidad de titulación más lenta. Pacientes tratados con b-bloqueantes por vía oral o IV durante la fase aguda del infarto de miocardio no requieren un ajuste de la dosis. Situaciones posológicas particulares: insuficiencia renal: no es necesario una reducción de la dosis inicial. Insuficiencia hepática: se recomienda prudencia durante la titulación de la dosis. Pacientes ancianos: durante la transferencia a la formulación de liberación controlada de pacientes ancianos previamente tratados con dosis altas de la formulación de carvedilol de liberación inmediata (12,5mg o 25mg dos veces al día), a fin de minimizar el riesgo de mareos, síncope o hipotensión, se recomienda una menor dosis inicial. Si es necesario y de acuerdo con la tolerancia del paciente, la dosis podrá titularse luego de por lo menos 2 semanas de tratamiento. Forma de administración: BIDECAR: los comprimidos deben ingerirse con suficiente líquido. No es necesario administrar durante las comidas. Sin embargo, en pacientes con insuficiencia cardíaca se recomienda la toma con las comidas para enlentecer la absorción y reducir la incidencia de efectos ortostáticos. BIDECAR CR: las cápsulas deben administrarse en una única toma diaria en la mañana, junto con las comidas. Las cápsulas deben ingerirse enteras con líquido suficiente y no deben ser partidas ni masticadas. Discontinuación del tratamiento: como regla general, el tratamiento con carvedilol es de larga duración. No debe interrumpirse bruscamente, sino en un período de varios días (por ejemplo, una reducción de la posología a la mitad cada 3 días), particularmente en pacientes con afecciones coronarias.
Contraindicaciones
Hipersensibilidad a los componentes del producto. Insuficiencia cardíaca descompensada (clase IV NYHA) que requiera tratamiento inotrópico intravenoso. A esos pacientes debería retirárseles la terapia intravenosa antes de comenzar el tratamiento con carvedilol. Antecedentes de enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Asma. Bloqueo AV de segundo y tercer grado. Bradicardia severa (menos de 45-50 lat/min), a menos que el paciente cuente con un marcapasos permanente. Shock cardiogénico. Enfermedad del nódulo sinusal. Hipotensión severa (PAS < 85mmHg). Insuficiencia hepática severa.
Reacciones adversas
En estudios clínicos, el perfil de reacciones adversas observado con la formulación de liberación controlada fue similar al observado con la formulación de liberación inmediata. No son de esperar diferencias en el perfil de seguridad en base a la similitud de los niveles plasmáticos obtenidos con ambas formulaciones. A continuación, se detallan las reacciones adversas reportadas en estudios clínicos con la formulación de liberación inmediata de carvedilol. Insuficiencia cardíaca congestiva: en el estudio multicéntrico COPERNICUS en pacientes con insuficiencia cardíaca grave, se evaluó la tolerancia de carvedilol en dosis diarias de hasta 50mg (n=1.156), en comparación con la administración de placebo (n=1.133), encontrándose que el 9,4% de los pacientes del grupo carvedilol abandonó el tratamiento a causa de reacciones adversas (comparado con el 11,2% de pacientes con placebo). En pacientes tratados con carvedilol se han reportado, con incidencia > 1% y superior a placebo, las siguientes reacciones adversas: sistema nervioso autónomo: incremento de la sudoración. Cardiovasculares: bradicardia, hipotensión, bloqueo auriculoventricular, hipotensión postural, angina de pecho agravada, hipertensión, palpitaciones. Sistema nervioso central: mareos, cefalea, hiperestesia, vértigo, parestesia. Gastrointestinales: diarrea, náuseas, vómitos, melena, periodontitis. Sistemas hepático y biliar: incremento de la SGPT y de la SGOT. Metabólicas/nutricionales: incremento del peso corporal, incremento del nitrógeno ureico en sangre, incremento de nitrógeno no proteico, hipercolesterolemia, hiperuricemia, hipoglucemia, hiponatremia, incremento de la fosfatasa alcalina, glucosuria, hipervolemia, incremento de la creatinina, diabetes mellitus, incremento de la cGT, pérdida de peso. Hematológicas: reducción de la protrombina, púrpura, trombocitopenia. Músculo-esqueléticas: artralgia, calambres musculares. Psiquiátricas: somnolencia. Respiratorias: sinusitis, bronquitis, infección del tracto respiratorio superior, incremento de la tos. Reproductivas (varón): impotencia. Urinarios: hematuria, insuficiencia renal, albuminuria. Visuales: visión anormal. Otras: fatiga, dolor, edema generalizado, edema de piernas, fiebre, alergia, malestar, hipovolemia, astenia, dolor de espalda. Hipertensión: la seguridad de carvedilol en pacientes hipertensos ha sido extensamente evaluada (más de 2.100 pacientes en estudios estadounidenses y alrededor de 2.900 pacientes evaluados en otros ensayos internacionales). En general, en dosis de hasta 50mg por día ha sido bien tolerado. La mayoría de las reacciones adversas que se comunicaron durante el tratamiento con carvedilol fueron de leves a moderadas. En ensayos controlados contra placebo, si bien no hubo una diferencia general en la tasa de abandono entre los grupos carvedilol y placebo, el abandono del ensayo fue más común entre los pacientes tratados con carvedilol a causa de hipotensión postural (1% vs. 0%). La incidencia general de reacciones adversas se eleva con el incremento de la dosis de carvedilol. En ensayos clínicos estadounidenses sobre hipertensión (con grupo placebo-control), se han observado con incidencia superior al 1% (e independientemente de la causalidad), y con mayor frecuencia entre los pacientes tratados con carvedilol que en el grupo placebo, las siguientes reacciones adversas: cardiovasculares: bradicardia, hipotensión postural, edema periférico. Sistema nervioso central: mareos, insomnio. Gastrointestinales: diarrea. Hematológicas: trombocitopenia. Metabólicas: hipertrigliceridemia. Respiratorias: faringitis. Aparatos urinario y renal: infección del tracto urinario. Disfunción del ventrículo izquierdo posinfarto de miocardio: en un estudio clínico en pacientes con disfunción ventricular izquierda posinfarto de miocardio, el perfil de reacciones adversas asociadas al tratamiento con carvedilol fue similar al observado en pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva. Las reacciones adversas adicionales reportadas con una incidencia superior a placebo, fueron: > 3%: disnea, anemia y edema pulmonar; > 1% y ≤3%: síndrome símil gripe, accidente cerebrovascular, trastornos vasculares periféricos, hipotonía, depresión, dolor gastrointestinal, artritis y gota. La única reacción adversa asociada con la discontinuación del tratamiento, observada con una incidencia > 1% y superior a placebo fue hipotensión.
Precauciones
Hipotensión/hipotensión postural: en el estudio multicéntrico COPERNICUS en pacientes con insuficiencia cardíaca grave, se observó hipotensión/hipotensión postural y síncope en 15,1% y 2,9% de los pacientes tratados con carvedilol vs. 8,7% y 2,3% de los pacientes que recibieron placebo (véase Precauciones, Uso geriátrico). El riesgo de hipotensión es mayor durante los primeros treinta días de la posología, correspondientes al período de titulación. Función renal: raramente se ha observado un deterioro reversible en la función renal durante el tratamiento con carvedilol en pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva con presión arterial baja (presión sanguínea sistólica < 100mmHg), cardiopatía isquémica, enfermedades vasculares difusas y/o insuficiencia renal subyacente. En este caso se recomienda monitorear la función renal particularmente durante el período de ajuste de dosis, y, si la función renal empeora, reducir la dosis o discontinuar el tratamiento con carvedilol. La función renal vuelve a los valores basales cuando se suspende el carvedilol. Empeoramiento de la insuficiencia cardíaca: durante la titulación de la dosis de carvedilol puede ocurrir un empeoramiento de la insuficiencia cardíaca o retención de líquido. De suceder esto debe aumentarse la dosis de diuréticos, pero la dosis de carvedilol no debe elevarse hasta que se reanude la estabilidad clínica (véase Dosificación). En ocasiones, es preciso disminuir la dosis de carvedilol o suspenderla temporariamente. Estos episodios no excluyen una posterior titulación exitosa de carvedilol, o una respuesta favorable del paciente al carvedilol. Feocromocitoma: en pacientes con feocromocitoma, deben usarse como primera alternativa terapéutica agentes a-bloqueantes. Aunque no existen experiencias, carvedilol por poseer actividad farmacológica a y b-bloqueante puede ser usado en esta patología con precaución. Bradicardia: durante los estudios clínicos se ha observado bradicardia en 2% de los pacientes hipertensos, en 9% de los pacientes con insuficiencia cardíaca y en 6,5% de los pacientes con disfunción ventricular izquierda posinfarto de miocardio. En un estudio clínico en pacientes con insuficiencia cardíaca o disfunción ventricular izquierda posinfarto de miocardio, se reportó bradicardia en 0,5% de los pacientes tratados con carvedilol. Si la frecuencia de las pulsaciones cae por debajo de 55 lat/min, es necesario reducir la dosis de carvedilol. Angor de Prinzmetal: agentes b-bloqueantes no selectivos pueden provocar dolor de pecho en pacientes con angina vasospástica de Prinzmetal. Aunque la actividad a-bloqueante puede prevenir este síntoma, se recomienda administrar con precaución en estos pacientes. Psoriasis: en los pacientes con historia reconocida de psoriasis o con antecedentes familiares de psoriasis, la administración de betabloqueantes puede agravar los síntomas de esta afección o inducir erupciones cutáneas semejantes. En estos casos deberá evaluarse cuidadosamente la relación riesgo-beneficio. Reacciones alérgicas: al igual que con otros betabloqueantes, existe el riesgo de un aumento de sensibilidad frente a diferentes alergenos o de la gravedad de las reacciones anafilácticas. Aquellos pacientes con historia clínica de reacción anafiláctica grave ante diversos alergenos pueden ser más propensos. Estos pacientes pueden no responder a las dosis habituales de epinefrina que se usan para tratar las reacciones alérgicas. Portadores de lentes de contacto: en caso de usar lentes de contacto, debe tenerse presente la posibilidad de disminución de la secreción lacrimal. Broncospasmo no alérgico: los pacientes con enfermedades broncoespásticas no deberían en general recibir b-bloqueantes. Sin embargo, carvedilol puede usarse con precaución en aquellos que no responden o no toleran otros agentes antihipertensivos. Se recomienda administrar la mínima dosis efectiva y reducir la dosis ante la menor evidencia de broncospasmo. Uso pediátrico: la seguridad y eficacia en menores de 18 años no ha sido establecida. Uso geriátrico: exceptuándose los mareos -cuya incidencia en estudios clínicos en pacientes hipertensos fue del 8,8% entre los pacientes ancianos y del 6% entre los pacientes jóvenes-, no se observaron diferencias en la eficacia y seguridad entre los pacientes ancianos y los jóvenes. No obstante, una sensibilidad mayor en algunos pacientes ancianos no puede ser descartada. En un estudio clínico en pacientes con insuficiencia cardíaca, la transferencia desde la dosis más alta de la formulación de liberación inmediata de carvedilol (25mg dos veces al día) a la formulación de liberación controlada a la dosis de 80mg una vez al día, se asoció con un incremento de dos veces en la incidencia combinada de hipotensión, síncope y mareos en pacientes ancianos ( > 65 años). Embarazo y lactancia: los estudios realizados en animales han mostrado efectos adversos en el feto y no se dispone de estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas. El carvedilol puede ser usado durante el embarazo únicamente si el beneficio potencial para la madre justifica el riesgo fetal. En experimentos en animales, se ha observado que el carvedilol y/o sus metabolitos son excretados en la leche materna, por lo que no se recomienda su administración durante la lactancia. Interacciones medicamentosas: antihipertensivos y drogas con acción hipotensora: la administración conjunta con carvedilol puede potenciar el efecto hipotensor. Agentes depletores de las catecolaminas: la terapéutica simultánea con reserpina o inhibidores de la MAO puede originar la potenciación del efecto hipotensor y/o bradicardia severa. Inductores e inhibidores del metabolismo hepático: la rifampicina puede reducir los niveles séricos (disminuye el ABC y la Cmáx) del carvedilol en aproximadamente 70%, disminuyendo de ese modo potencialmente su acción hipotensora. La cimetidina aumenta el ABC sin modificar la Cmáx del carvedilol. Clonidina: la administración concomitante de clonidina y agentes beta-bloqueantes puede potenciar el efecto hipotensor y la disminución del ritmo cardíaco. El tratamiento combinado con carvedilol y clonidina debe suspenderse gradualmente retirando el carvedilol con varios días de antelación a clonidina. Antagonistas cálcicos: se han observado casos aislados de trastornos de la conducción del calcio cuando se administra junto con diltiazem y carvedilol (aunque raras veces con compromiso hemodinámico). Cuando se administran junto con carvedilol y agentes bloqueadores de los canales de calcio -del tipo verapamilo, diltiazem, bepridilo-, se aconseja un cuidadoso control de la presión arterial y el ECG, dado que puede producirse un marcado descenso tensional, bradicardia u otros trastornos del ritmo cardíaco. Estos fármacos no deben administrarse por vía endovenosa durante el tratamiento con carvedilol ante el riesgo de depresión miocárdica. Antiarrítmicos de clase I: la coadministración con carvedilol puede inducir trastornos de la contractilidad, del automatismo y de la conducción (mecanismos simpáticos compensatorios). Digoxina: carvedilol puede causar elevación clínicamente significativa de las concentraciones plasmáticas de la digoxina (15%). Ambos enlentecen la conducción aurículo-ventricular. En consecuencia, se recomienda monitorear la concentración de digoxina durante el inicio, el ajuste de dosis y la discontinuación del tratamiento con carvedilol. Anestésicos generales: el carvedilol reduce los mecanismos cardiovasculares de compensación. Ante la necesidad de someterse a la anestesia no deberá interrumpirse abruptamente el tratamiento con carvedilol, y será preciso informar al anestesista sobre esta medicación. Inhibidores del CYP2D6: la interacción de carvedilol con inhibidores del CYP2D6 (como quinidina, fluoxetina, paroxetina, y propafenona) no ha sido estudiada, pero estas drogas podrían aumentar los niveles séricos del R(+) enantiómero del carvedilol. Un análisis en retrospectiva de los efectos colaterales atribuidos a carvedilol en ensayos clínicos demostró que los metabolizadores lentos del CYP2D6 presentan una proporción más alta de mareos durante la titulación ascendente, lo que se atribuiría a los efectos vasodilatadores del R(+)enantiómero a-bloqueante en concentración plasmática incrementada. Insulina e hipoglucemiantes orales: los b-bloqueantes pueden aumentar el efecto hipoglucemiante de la insulina y de los hipoglucemiantes orales. Los signos de hipoglucemia pueden quedar enmascarados, especialmente la taquicardia. En consecuencia, se recomienda monitorear la glucemia durante el tratamiento con carvedilol. Fármacos que disminuyen la conducción aurículo-ventricular: en pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva controlados con digitálicos, diuréticos e inhibidores de la ECA, el carvedilol debe ser utilizado con precaución, ya que tanto estos fármacos como el carvedilol disminuyen la conducción AV (sinergia de efectos). Ciclosporina: la coadministración de carvedilol y ciclosporina puede ocasionar un aumento de las concentraciones plasmáticas de ciclosporina. El paciente debe ser vigilado y una adaptación de la posología puede ser necesaria. Amiodarona: la amiodarona y su metabolito, la desetilamiodarona, incrementaron, en al menos dos veces, la concentración del S(-) enantiómero del carvedilol (vía inhibición del CYP2C9 y de la glucoproteína-P). La administración concomitante de carvedilol y amiodarona u otro inhibidor del CYP2C9 (ej. fluconazol) puede aumentar las propiedades b-bloqueantes del carvedilol, resultando en una mayor disminución de la conducción cardíaca o la frecuencia cardíaca. En consecuencia, los pacientes deben ser monitoreados en busca de signos de bradicardia o bloqueo cardíaco, en particular al inicio del tratamiento concomitante.
Advertencias
Enfermedad vascular periférica: los b-bloqueantes pueden precipitar o agravar los síntomas de una insuficiencia arterial en pacientes con una vasculopatía periférica. En pacientes que sufren enfermedad de Raynaud, carvedilol puede exacerbar los síntomas. Diabetes e hipoglucemia: en pacientes con diabetes mellitus, el carvedilol puede enmascarar los primeros síntomas de hipoglucemia aguda (ej. taquicardia). En pacientes diabéticos con insuficiencia cardíaca congestiva, el uso de carvedilol puede asociarse a un empeoramiento de la hiperglucemia. Por lo tanto, en estos pacientes se requiere supervisión médica especial y un control regular de la glucemia al iniciar la terapia con carvedilol y durante el período de titulación de dosis. Puede ser necesario un ajuste de la dosis de insulina o del hipoglucemiante oral. Tirotoxicosis: al igual que otros agentes b-bloqueantes el carvedilol puede enmascarar los síntomas de hipertiroidismo tales como la taquicardia. La interrupción abrupta del tratamiento puede conducir a una exacerbación de los síntomas de hipertiroidismo o puede precipitar una crisis tiroidea. Anestesia y cirugía mayor: deben administrarse con precaución agentes anestésicos que deprimen la función miocárdica (éter, ciclopropano y tricloroetileno) en pacientes tratados con carvedilol debido al riesgo de sinergismo de los efectos inotrópicos negativos e hipotensores. Interrupción del tratamiento: el tratamiento con carvedilol no debe interrumpirse abruptamente, particularmente en los pacientes que sufren enfermedad isquémica. Se recomienda reducir la posología en forma progresiva durante una a dos semanas. Habilidad para manejar u operar maquinarias: deberá advertirse a aquellos pacientes que operen maquinarias, conduzcan vehículos, desempeñen tareas peligrosas o que requieran completa alerta mental, que la administración de carvedilol puede influir sobre la capacidad de reacción, fundamentalmente en asociación con alcohol. Lesión hepática: se ha observado raramente en pacientes bajo tratamiento con carvedilol lesión hepatocelular leve. En estudios con pacientes hipertensos controlados contra placebo, la incidencia de anormalidades en la función hepática, comunicadas como efecto adverso, fue del 1,1% de los pacientes medicados con carvedilol y del 0,9% entre quienes recibían placebo. En todos los casos fue reversible. Los primeros signos/síntomas de esta disfunción hepática son: prurito, oscurecimiento de la orina, anorexia persistente, ictericia, molestias en el cuadrante superior derecho, síntomas similares a los de la gripe. Debe suspenderse la terapia con carvedilol en caso de poseer evidencia de laboratorio de una lesión hepática o ictericia.
Conservación
Mantener en lugar seco, a temperatura no superior a 30°C.
Sobredosificación
Las LD50 agudas por vía oral en ratones machos y hembras y en ratas machos y hembras superan los 8.000mg/kg. Sintomatología: en caso de sobredosis, pueden sobrevenir: hipotensión severa, bradicardia, insuficiencia cardíaca, shock cardiogénico, paro cardíaco. Pueden observarse asimismo problemas respiratorios, broncospasmo, vómitos y convulsiones generalizadas. Tratamiento: además de los procedimientos generales, se impone el monitoreo y la corrección de los parámetros vitales (en unidad de terapia intensiva si fuera necesario). A poco de la ingesta, se puede proceder a un lavado de estómago o a una emesis inducida farmacológicamente. En función de la sintomatología presente, pueden administrarse los siguientes fármacos: para bradicardia excesiva: atropina, 2mg, intravenosa. Si la bradicardia resiste a la terapia, deberá colocarse un marcapasos. Para mantener la función cardiovascular: glucagón, de 5 a 10mg, intravenoso, rápidamente seguido por una infusión continua de 5mg/hora de simpaticomiméticos (dobutamina, isoprenalina, adrenalina) en dosis acordes con el peso y el efecto. Si domina la vasodilatación periférica, puede ser necesario administrar adrenalina o noradrenalina, procediéndose a un monitoreo continuo del cuadro circulatorio. En caso de broncoespasmo, deben administrarse beta simpaticomiméticos (en aerosol o intravenosos) o aminofilina intravenosa. En caso de convulsiones, se recomienda una inyección intravenosa lenta de diazepam o de clonazepam. En caso de intoxicación grave donde se aprecien síntomas de shock, debe proseguirse el tratamiento con antídotos durante un lapso suficiente, que guarde relación con la vida media del carvedilol (7-10 hs). Ante la eventualidad de una sobredosificación, concurrir al Hospital más cercano o consultar a los centros toxicológicos del Hospital Posadas (Tel.: 4654-6648/4658-7777) y del Hospital de Pediatría Ricardo Gutiérrez (Tel.: 4962-2247/6666).
Presentación
BIDECAR 3,125 / 6,25 / 12,5 / 25: envases con 28 y 56 comprimidos ranurados. BIDECAR 50: envases con 28 comprimidos ranurados. BIDECAR CR 10 / 20 / 40 / 40: envases con 28 cápsulas de liberación controlada.
Nota
Para mayor información, ver prospecto del producto.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *