BETNOVATE® N - Precauciones

En lo posible debe evitarse el tratamiento tópico continuo durante un plazo prolongado, particularmente en niños, debido a que la supresión adrenal puede producirse aun sin oclusión. La cara, más que otras áreas del cuerpo, puede exhibir cambios atróficos después de un tratamiento prolongado con corticoides tópicos potentes. Al aplicar el preparado sobre los párpados, se debe tener especial cuidado de que el mismo no penetre en los ojos, ya que puede ocasionar glaucoma. Si la infección bacteriana persiste, deberá suspenderse su uso y determinar el germen causal. La extensión de la infección requiere la suspensión del tratamiento corticosteroideo tópico. Si la infección no cura en una semana deben realizarse cultivos y test de sensibilidad para verificar el organismo causante y determinar si se puede cambiar el tratamiento. La aplicación extensa o recurrente puede incrementar el riesgo de sensibilización por contacto. Los productos que contienen agentes antimicrobianos no deben ser diluidos. La extensión de la infección puede ocurrir debido al efecto de enmascaramiento del esteroide. Los esteroides tópicos pueden resultar peligrosos en la psoriasis por distintas causas, incluyendo recaídas por efecto rebote, aparición de tolerancia, riesgo de una psoriasis pustular generalizada y desarrollo de toxicidad local o sistémica debido a la alteración de la función de barrera cutánea de la piel. Si se utilizan en la psoriasis, es importante realizar una cuidadosa vigilancia del paciente. La infección bacteriana está favorecida por el calor y la humedad que produce el vendaje oclusivo, de modo que la piel debe limpiarse antes de aplicar un nuevo apósito. Luego de una absorción sistémica significativa, los aminoglucósidos como la neomicina pueden causar ototoxicidad irreversible, la neomicina puede causar nefrotoxicidad potencial. En casos de deterioro renal, la depuración plasmática de neomicina está reducida.