BERLOFEN® - Dosificación

La dosis recomendada de Berlofen® solución oftálmica es 1 gota, 1 vez por día; o según criterio médico. Para el tratamiento de la inflamación y el dolor postoperatorios, la posología es de 1 gota en el(los) ojo(s) afectado(s) 1 vez por día; comenzando 24 horas antes de la operación, y continuándola durante un periodo de 2 semanas. Para facilitar la recordación, aplicar la gota en un mismo horario diariamente. Ante un olvido de dosis: utilizar una dosis tan pronto como recuerde el olvido. Si está muy cerca del horario de la siguiente dosis, omitir la dosis olvidada. Continuar con la dosis programada habitual. No aplicar dosis dobles para compensar dosis olvidadas. Ante la interrupción del tratamiento, consultar al médico. Instrucciones de uso: 1- Lavarse bien las manos antes de aplicar la solución oftálmica. 2- Abrir la tapa del envase. Ante el primer uso romper el precinto de seguridad. 3- Aplicar el producto en el saco conjuntival del/los ojo/s afectado/s. Para la auto-administración de gotas tener en cuenta los siguientes pasos: Inclinar la cabeza levemente hacia atrás y mirar hacia un punto fijo en el techo. Con el dedo índice, presionar el párpado inferior hacia abajo con suavidad formando una bolsa, este espacio es el saco conjuntival. Presionar el frasco gotero para permitir que la gota caiga en la bolsa o saco conjuntival. Luego de aplicar la gota, cerrar los ojos suavemente sin apretarlos. Oprimir levemente la parte interior del ojo (por donde salen las lágrimas). Mantener los ojos cerrados, antes de abrirlos limpiar suavemente con un pañuelo de papel lágrimas o restos de medicamento no absorbidos. 4- Finalizada la aplicación colocar nuevamente la tapa en el envase. Prevención de la contaminación: Debe evitarse contaminar la punta dosificadora del envase con el ojo, párpados, pestañas, zonas adyacentes, dedos u otras superficies. Evitar compartir el producto con otro usuario. Mantener el medicamento en el envase original bien cerrado. Una vez abierto el frasco gotero se recomienda utilizar, dentro del mes. Pasado ese lapso de tiempo se sugiere descartar el producto, incluso si tuviera solución remanente.