AZATIOPRINA RAFFO® - Precauciones

En virtud del riesgo de toxicidad medular, se deben realizar hemogramas completos (abarcando el conjunto plaquetario) en forma muy frecuente durante todo el transcurso del tratamiento, que será disminuido o interrumpido si aparece leucopenia. En virtud de la disminución de la resistencia a la infección (especialmente virósica) se deben tomar precauciones particulares. En caso de insuficiencia renal y/o hepática las dosis deberán ser reducidas. Se recomienda realizar determinaciones periódicas de transaminasas, fosfatasa alcalina y bilirrubina para la detección temprana de hepatotoxicidad. Carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis y trastornos de la fertilidad: La azatioprina causa depresión temporaria de la espermatogénesis y disminución de la viabilidad y número de espermatozoides en ratas con dosis 10 veces mayores a las dosis terapéuticas humanas. La azatioprina es teratogénica en ratas. La azatioprina no tiene ningún efecto descubrible sobre la fertilidad masculina o femenina. Azatioprina posee un efecto mutagénico potencial y se han podido observar modificaciones cromosómicas en el humano, cuyo significado clínico no ha sido dilucidado aún. Aparentemente los daños causados son reversibles con la discontinuación del tratamiento. Se ha podido observar en los que reciben transplantes un número en aumento progresivo de tumores malignos, sobre todo linforreticulares y epiteliales. Los tumores de piel se producen en pieles expuestas al sol; cabe prevenir al enfermo al respecto y examinarlo regularmente. En otros enfermos tratados con azatioprina, ningún ensayo concluyente permite afirmar el aumento del número de tumores. Embarazo: Los medicamentos del tipo de la azatioprina pueden ejercer una acción teratogénica, desaconsejándose su empleo en la mujeres susceptibles de ser afectadas. Lactancia: Durante el tratamiento con azatioprina debe evitarse la lactancia.