AZATIOPRINA RAFFO® - Dosificación

Se aconseja la ingesta de azatioprina durante las comidas a fin de evitar manifestaciones gastrointestinales indeseables. En receptores de transplantes: La azatioprina es generalmente administrada en una dosis única diaria en el día del transplante o, en la minoría de los casos, 1 a 3 días antes del mismo. La dosis no debe incrementarse a niveles tóxicos ante la amenaza de un rechazo. La discontinuación de la droga puede ser necesaria en caso de toxicidad hematológica severa u otra toxicidad aunque la suspensión de la misma pudiera llevar al rechazo. Dosis de ataque: 5 mg/kg; después una posología de mantenimiento; 1 a 5 mg/kg en función de la tolerancia clínica y/o hematológica del paciente. Sin contraindicación formal, el tratamiento será continuado seguido aún en dosis débil después de varios años, a riesgo de rechazo en unas pocas semanas. Otras enfermedades: La droga puede administrarse en dosis únicas o en 2 dosis divididas. La posología y duración del tratamiento son variables en función del caso clínico y de su gravedad, por una parte, y del efecto buscado, por la otra parte. El efecto favorable a veces no se manifiesta más que algunos días o algunas semanas después de iniciado el tratamiento. De todas maneras, si no aparece ningún efecto positivo al cabo de 3 meses, se debe suspender el tratamiento. Al inicio del tratamiento, las dosis son fijadas entre 1 y 2,5 mg/kg/día, pudiendo ser reducidas después si aparecen complicaciones. A medida que la evolución clínica sea favorable se reducirá la posología en 0,5 mg/kg cada 4 semanas, hasta la obtención de la dosis mínima eficaz. En la hepatitis crónica activa por lo general es suficiente una posología de 1 a 1,5 mg/kg/día. Se pueden sugerir posologías inferiores en la poliartritis reumatoidea.