Prospecto AROPAX®

Composición
Fórmula cuali-cuantitativa: Cada comprimido recubierto de Aropax® 20 mg contiene: Paroxetina, como Clorhidrato 20,0 mg; Fosfato dibásico de calcio dihidratado 317,67 mg; Glicolato sódico de almidón 5,95 mg; Estearato de magnesio 3,50 mg; Opadry YS-1-7003 7,00 mg.
Indicaciones
Aropax® (Paroxetina) está indicado para el tratamiento de la depresión. Luego de una respuesta inicial satisfactoria, la continuidad de Aropax® es efectiva en la prevención de las recaídas de la depresión. Aropax® también está indicado en el tratamiento de los síntomas y en la prevención de las recaídas de los Trastornos Obsesivo Compulsivo (TOC) y Trastorno de Pánico con o sin agorafobia. Aropax® está indicado para el tratamiento de los síntomas de los Trastornos de Ansiedad Social/ Fobia Social. Aropax® ha demostrado ser efectivo en el tratamiento del Trastorno por Estrés Postraumático. Aropax® está indicado en el tratamiento de los síntomas y en la prevención de la recaída del Trastorno de Ansiedad Generalizada.
Dosificación
Adultos: Se recomienda la administración oral de Aropax® una vez por día con el desayuno. El comprimido debe ingerirse sin masticar. Depresión: La dosis recomendada es de 20 mg por día. La dosis se puede incrementar en forma gradual de a 10 mg por semana hasta alcanzar los 50 mg por día de acuerdo con la respuesta del paciente. Trastornos Obsesivo-Compulsivo: Adultos: Para el tratamiento de los Trastornos Obsesivo-Compulsivo se recomienda una dosis diaria de 40 mg. Los pacientes deben iniciar el tratamiento con 20 mg de Aropax® e incrementar semanalmente la dosificación de a 10 mg. Algunos pacientes lograrán beneficios con dosis de hasta 60 mg diarios. Pánico: Adultos: La dosis recomendada diaria es de 40 mg. Los pacientes deberán comenzar el tratamiento con una dosis de 10 mg diarios e incrementar semanalmente de a 10 mg de acuerdo a la respuesta del paciente. Algunos pacientes podrían lograr beneficios con dosis de hasta 50 mg diarios. En general, existe la posibilidad de desmejoramiento de la sintomatología del pánico durante la etapa inicial del tratamiento; por lo tanto se recomienda comenzar con una dosis baja. Trastornos de Ansiedad Social/Fobia Social: Adultos: La dosis recomendada diaria es de 20 mg diarios. Los pacientes deberán comenzar el tratamiento con una dosis de 20 mg diarios y si no se produce mejoramiento luego de dos semanas, se podrán beneficiar incrementando la dosis hasta un máximo de 50 mg/día. La dosis se debe incrementar de a 10 mg en intervalos de por lo menos una semana, de acuerdo a la respuesta del paciente. Aropax® ha demostrado ser efectivo para los Trastornos de Ansiedad Social/Fobia Social en estudios controlados con placebo durante 12 semanas. Existe limitada evidencia de la eficacia luego de las 12 semanas de tratamiento. Trastorno por Estrés Post-Traumático: Adultos: Para la mayoría de los pacientes la dosis de inicio y mantenimiento es de 20 mg diarios. Sin embargo, algunos pacientes que no responden a la dosis de 20 mg pueden beneficiarse incrementando la dosis de a 10 mg hasta un máximo de 50 mg diarios de acuerdo a la respuesta del paciente. La efectividad de Aropax® para el Trastorno de Estrés Post-Traumático no ha sido evaluada más allá de 12 semanas en estudios controlados con placebo. Trastorno de Ansiedad Generalizada: La dosis de inicio y mantenimiento recomendada es de 20 mg diarios. Como con todas las drogas antidepresivas, la dosis debe ser revisada y ajustada si es necesario dentro de las dos a tres semanas de iniciada la terapia y cuando se juzgue clínicamente apropiado. Los pacientes deben ser tratados por un período suficiente para asegurar que estén libres de síntomas. Este período debe ser de al menos cuatro a seis meses para la depresión y puede ser más largo aún para TOC y pánico. Como con otras medicaciones psicoactivas, se debe evitar la discontinuación abrupta. Información General: Discontinuación de Aropax®: Al igual que otras drogas psicoactivas, generalmente debe evitarse la discontinuación abrupta. En estudios clínicos recientes, el régimen usado en la etapa de discontinuación involucró una disminución gradual en la dosis diaria de 10 mg/día en intervalos semanales. Adultos: Cuando se alcanzó la dosis diaria de 20 mg/día, los pacientes continuaron con esta dosis durante una semana antes de terminar con el tratamiento. Si después de disminuir la dosis o de discontinuar el tratamiento se observan síntomas de intolerancia, debería considerarse reanudar la dosis anteriormente prescripta. Subsecuentemente, el médico debería continuar con la disminución en la dosificación de una manera más gradual. Pacientes de edad avanzada: Se han observado mayores concentraciones de Aropax® en plasma en personas de edad avanzada. Se debe iniciar el tratamiento con una dosis de 20 mg por día, la cual se puede ir aumentando de a 10 mg por semana hasta alcanzar un máximo de 40 mg diarios según la respuesta del paciente. Niños menores de 18 años: No se ha comprobado la eficacia de la paroxetina en niños menores de 18 años. Estudios clínicos controlados en depresión no demostraron eficacia y no sustentaron el uso de la paroxetina en el tratamiento de la depresión en niños menores de 18 años. Pacientes con insuficiencia renal y/o hepática: Se han observado mayores concentraciones de Aropax® en plasma en pacientes con insuficiencia hepática o renal (clearance de creatinina < 30 ml/min). Por lo tanto, la dosis se debe limitar al extremo más bajo del rango terapéutico.
Contraindicaciones
Aropax® está contraindicado en aquellos pacientes con antecedentes de hipersensibilidad a la paroxetina y cualquiera de los excipientes de los comprimidos. No debe ser usado en menores de 18 años con Trastorno Depresivo Mayor (DSM IV). Al igual que con otros antidepresivos, Aropax® no debe administrarse en combinación con drogas inhibidoras de la monoaminooxidasa (IMAO) (incluyendo linezolida, un antibiótico que es un inhibidor reversible no selectivo de la MAO y cloruro de metiltionina (azul de metileno)) o dentro de las 2 semanas de terminado el tratamiento con IMAO. De igual modo, no deben administrarse los IMAO hasta dos semanas después de terminado el tratamiento con Aropax®. Aropax® no debe administrarse en combinación con tioridazina, porque al igual que otras drogas inhibidoras de la enzima hepática CYP450 2D6, la paroxetina puede elevar los niveles plasmáticos de la tioridazina. La administración de tioridazina sola puede producir la prolongación del intervalo QTc asociada con arritmia ventricular seria como torsades de pointes y muerte súbita. Aropax® no debe administrarse en combinación con pimozida.
Reacciones adversas
La intensidad y la frecuencia de algunas de las reacciones adversas pueden disminuir con la continuidad del tratamiento y no generalmente interrumpirlo. Las reacciones adversas se detallan a continuación clasificadas por sistema orgánico y frecuencia. Las frecuencias se definen como: Muy comunes (≥1/10), comunes (≥1/100, < 1/10), poco comunes (≥1/1.000, < 1/100), raramente (≥1/10.000, < 1/1.000), muy raramente ( < 1/10.000), incluyendo reportes aislados. Las frecuencias de eventos comunes y poco comunes fueron determinadas, generalmente, a partir de un pool de datos de seguridad de una población > 8.000 pacientes tratados con paroxetina en un estudio clínico y citados como un exceso de incidencia sobre el placebo. Los eventos de frecuencia raramente y muy raramente fueron determinados de datos post-comercialización y se refieren a una tasa de reportes en lugar de frecuencia verdadera. Trastornos de la sangre y sistema linfático: Poco comunes: Sangrado anormal, predominantemente de la piel y membranas mucosas (mayormente equimosis). Muy raramente: Trombocitopenia. Trastornos del sistema inmune: Muy raramente: Reacciones alérgicas (incluyendo urticaria y angioedema). Trastornos endócrinos: Muy raramente: Síndrome de secreción inapropiada de la hormona antidiurética (SIADH). Trastornos metabólicos y nutricionales: Comunes: Incremento en los niveles de colesterol, disminución del apetito. Raramente: Hiponatremia. Se ha reportado hiponatremia predominantemente en pacientes ancianos y a veces debido al síndrome de secreción inapropiada de la hormona antidiurética (SIADH). Trastornos psiquiátricos: Comunes: Somnolencia, insomnio, agitación, sueños anormales (incluyendo pesadillas). Poco comunes: Confusión, alucinaciones. Raramente: Reacciones maníacas. Estos síntomas pueden deberse por una enfermedad subyacente. Trastornos del sistema nervioso: Comunes: Mareos, temblor, cefalea. Poco comunes: Trastornos extrapiramidales. Raramente: Convulsiones, acatisia, síndrome de las piernas inquietas (SPI). Muy raramente: Síndrome serotoninérgico (los síntomas pueden incluir agitación, confusión, diaforesis, alucinaciones, hiperreflexia, mioclonos, taquicardia y temblor). Se han recibido algunas veces reportes de trastornos extrapiramidales incluyendo distonía oro-facial en pacientes con trastornos subyacentes del movimiento o que hubieran estado recibiendo medicación neuroléptica. Trastornos oculares: Comunes: Visión borrosa. Poco comunes: Midriasis. Muy raramente: Glaucoma agudo. Trastornos cardíacos: Poco comunes: Taquicardia sinusal. Trastornos vasculares: Poco comunes: Hipotensión postural. Trastornos respiratorios, torácicos y del mediastino: Comunes: Bostezos. Trastornos gastrointestinales: Muy comunes: Náuseas. Comunes: Constipación, diarrea, vómitos, sequedad bucal. Muy raramente: Sangrado gastrointestinal. Trastornos hepatobiliares: Raramente: Elevación de las enzimas hepáticas. Muy raramente: Eventos hepáticos (hepatitis, algunas veces asociada con ictericia y/o falla hepática). Debe considerarse la discontinuación de la paroxetina si se observa una prolongada elevación de los resultados de las pruebas de la función hepática. Trastornos de la piel y tejido subcutáneo: Comunes: Sudoración. Poco comunes: Rash cutáneo. Muy raramente: Reacciones adversas cutáneas severas (incluyendo eritema multiforme, Síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica), reacciones de fotosensibilidad. Trastornos renales y urinarios: Poco comunes: Retención urinaria, incontinencia urinaria. Trastornos del sistema reproductivo y trastornos mamarios: Muy comunes: Disfunción sexual. Raramente: Hiperprolactinemia / galactorrea. Trastornos generales y condiciones del sitio de administración: Comunes: Astenia, aumento de peso. Muy raramente: Edema periférico. Síntomas observados luego de la discontinuación del tratamiento con paroxetina: Comunes: Mareos, trastornos sensoriales, trastornos del sueño, ansiedad, cefalea. Poco comunes: Agitación, náusea, temblor, confusión, sudoración, diarrea. Al igual que con otras drogas psicoactivas, la discontinuación de la paroxetina (particularmente de manera abrupta), puede provocar síntomas como mareos, trastornos sensoriales (incluyendo parestesia, sensaciones del tipo shock eléctrico y tinnitus), trastornos del sueño (incluyendo sueños intensos), agitación o ansiedad, náuseas, cefalea, temblor, confusión, diarrea y sudoración. Por lo general son síntomas leves a moderados y se autolimitan. Ningún grupo especial de pacientes pareció ser más sensible a estos síntomas. Se recomienda, por lo tanto, que cuando ya no se necesite el tratamiento antidepresivo, se proceda a discontinuarlo gradualmente mediante reducción progresiva de la dosis. Reacciones adversas en Estudios Clínicos Pediátricos: En estudios clínicos pediátricos se reportaron las siguientes reacciones adversas las cuales ocurrieron con una frecuencia de al menos 2% de pacientes y en una proporción de al menos el doble que la observada con placebo: Inestabilidad emocional (autoagresión, pensamientos suicidas, intencionalidad suicida, llanto y fluctuaciones del estado de ánimo), disminución del apetito, temblor, sudoración, hiperquinesia y agitación. Los pensamientos suicidas y la intencionalidad suicida se observaron principalmente en estudios clínicos en adolescentes con Episodio Depresivo Mayor. Se observó particularmente hostilidad en niños con Trastorno Obsesivo Compulsivo, y especialmente en menores de 12 años de edad. En estudios en los que se usó un régimen de graduación, se reportaron los siguientes síntomas con una frecuencia de al menos 2% de pacientes y en una proporción de al menos el doble que la observada con placebo durante la fase de graduación o cuando se discontinuó el tratamiento con paroxetina: Inestabilidad emocional, nerviosismo, mareos, náuseas y dolor abdominal.
Precauciones
Menores de 18 años: En estudios clínicos, los eventos adversos relacionados con suicidio (intencionalidad suicida y pensamientos suicidas) y hostilidad (predominantemente agresión, comportamiento opuesto e ira) fueron más frecuentemente observados en niños y adolescentes tratados con Aropax®, comparado con aquellos tratados con placebo. No se dispone de datos de seguridad a largo plazo en niños y adolescentes con respecto al crecimiento, al desarrollo madurativo, cognitivo y del comportamiento. Deterioro clínico y riesgo de suicidio en adultos: En adultos jóvenes, especialmente aquellos con Trastorno Depresivo Mayor, el riesgo de comportamiento suicida puede incrementarse durante el tratamiento con Aropax®. Otras afecciones psiquiátricas para las que se prescribe Aropax®, pueden estar asociadas con un aumento del riesgo de comportamiento suicida, estas afecciones, pueden también coexistir con el Trastorno Depresivo Mayor. Adicionalmente, los pacientes con antecedentes de comportamiento o pensamientos suicidas, adultos jóvenes y aquellos pacientes que demuestran un grado significativo de ideación suicida antes de comenzar el tratamiento, se encuentran en mayor riesgo de presentar pensamientos suicidas o intentos de suicidio. Todos los pacientes deben ser vigilados para determinar deterioro clínico (incluyendo el desarrollo de nuevos síntomas) y suicidio durante el transcurso del tratamiento, y especialmente al inicio de un curso de tratamiento, o cuando realicen cambios en la dosis, ya sean incrementos o reducciones de la misma. Acatisia: Raramente, se ha asociado el uso de Aropax® u otros inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRSs) con el desarrollo de acatisia, la cual se caracteriza por una sensación interna de inquietud y agitación psicomotora, tal como la incapacidad para permanecer sentado o de pie y generalmente está asociada con malestar subjetivo. Ésta tiene una mayor probabilidad de presentarse en las primeras semanas de tratamiento. Síndrome Serotoninérgico/Síndrome Neuroléptico Maligno: En raras ocasiones, asociado con el tratamiento con Aropax® puede presentarse el desarrollo de un síndrome serotoninérgico o eventos del tipo del síndrome neuroléptico maligno, particularmente cuando es combinado con otros fármacos serotoninérgicos y/o neurolépticos. Como estos síndromes pueden resultar en afecciones que ponen en riesgo la vida, el tratamiento con Aropax® debe discontinuarse si se presenta esa situación (caracterizados por un conjunto de síntomas tales como hipertermia, rigidez, mioclonía, inestabilidad autonómica con posibles fluctuaciones rápidas de los signos vitales, incluyendo alteraciones del estado mental tales como confusión, irritabilidad, agitación extrema progresando a delirio y coma) y debe instaurarse tratamiento sintomático de apoyo. Aropax® no debe usarse en combinación con precursores de la serotonina (tales como L-triptófano, oxitriptan) debido al riesgo del síndrome serotoninérgico. Manía y Trastorno Bipolar: Un episodio depresivo mayor puede ser la manifestación inicial del trastorno bipolar. Generalmente se cree (aunque no se ha establecido en estudios clínicos) que el tratamiento de tal episodio con un antidepresivo como monoterapia puede aumentar la probabilidad de precipitación de un episodio maníaco/mixto en los pacientes con riesgo de padecer trastorno bipolar. Debe destacarse que Aropax® no está aprobado para uso en el tratamiento de la depresión bipolar. Igual que con todos los antidepresivos, la paroxetina debería usarse con precaución en los pacientes con una historia de manía. Tamoxifeno: Algunos estudios han mostrado que la eficacia de tamoxifeno, medido por el riesgo de recaída de cáncer de mama/mortalidad, puede ser reducida cuando se co-prescribe con Aropax® como resultado de la inhibición irreversible de paroxetina sobre CYP2D6. Este riesgo puede incrementarse con una mayor duración de la co-administración. Fracturas óseas: Estudios epidemiológicos sobre el riesgo de fracturas óseas luego de la exposición a algunos antidepresivos, incluyendo ISRSs, han reportado una asociación con fracturas. El riesgo ocurre durante el tratamiento y es mayor en los estadios tempranos del mismo. La posibilidad de fractura debe ser considerada en el cuidado de pacientes tratados con Aropax®. Inhibidores de la Monoaminooxidasa: El tratamiento con Aropax® debe iniciarse con precaución por lo menos 2 semanas luego de terminar el tratamiento con inhibidores de la MAO y la dosis de Aropax® debe aumentarse gradualmente hasta obtener la respuesta óptima. Pacientes con deterioro renal/hepático: Se recomienda proceder con precaución en pacientes con deterioro renal severo o en aquellos con deterioro hepático. Patologías cardíacas: Aropax® no produce cambios clínicos importantes en la presión arterial, en el ritmo cardíaco y en el ECG. Como con todas las drogas psicoactivas, se recomienda controlar con precaución el tratamiento de pacientes con patologías cardíacas. Diabetes: El tratamiento con inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina puede alterar el control glucémico en pacientes con diabetes, posiblemente a causa de una mejoría de los síntomas depresivos. Puede ser necesario el ajuste de la dosis de insulina y/o hipoglucemiantes orales. Epilepsia: Como con otros antidepresivos, Aropax® se debe utilizar con precaución en pacientes con epilepsia. Convulsiones: En general, la incidencia de convulsiones en pacientes tratados con Aropax® es menor al 0,1%. Se debe suspender el tratamiento en caso de observarse convulsiones. Glaucoma: Como con otros inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS), Aropax® puede causar midriasis, y debe ser usado con precaución en pacientes con glaucoma de ángulo estrecho. Terapia electroconvulsiva: No existen suficientes pruebas clínicas sobre la administración de Aropax® en forma conjunta con una terapia electroconvulsiva. Hiponatremia: Se ha reportado raramente, predominantemente en ancianos. La hiponatremia generalmente revierte con la discontinuación de la paroxetina. Hemorragia: Con el tratamiento con Aropax® se han reportado sangrado de la piel y de las membranas mucosas (incluyendo sangrado gastrointestinal). Por lo tanto, Aropax® debería usarse con precaución en pacientes que estén siendo tratados concomitantemente con fármacos que puedan incrementar el riesgo de sangrado, y en los pacientes con una tendencia conocida a sangrar o en aquellos con afecciones disponentes. Síntomas observados al discontinuar el tratamiento con Aropax® en adultos: Se han reportado mareo, trastornos sensoriales (incluyendo parestesia, sensaciones de descarga eléctrica y tinnitus), trastornos del sueño (incluyendo pesadillas), agitación o ansiedad, náuseas, temblor, confusión, sudoración, cefalea y diarrea. Generalmente estos síntomas son leves a moderados; sin embargo, en algunos pacientes pueden ser de intensidad severa. Generalmente se presentan en los primeros días después de discontinuar el tratamiento, pero, en raras ocasiones, ha habido reportes de esos síntomas en pacientes que han omitido inadvertidamente una dosis. Usualmente, estos síntomas son autolimitados y en condiciones normales remiten antes de 2 semanas, aunque en algunos individuos pueden ser prolongados (de 2-3 meses o más). Por lo tanto, se recomienda que al discontinuar el tratamiento, la dosis de Aropax® sea reducida gradualmente durante un período de varias semanas o meses, de acuerdo con las necesidades del paciente.
Advertencias
Ensayos clínicos controlados no han mostrado eficacia y no pueden sustentar el uso de paroxetina en niños con Trastorno Depresivo Mayor (DSM IV). Paroxetina no está indicada en menores de 18 años. Si se toma la decisión de discontinuar el tratamiento, la medicación debe ser reducida lo más rápidamente posible, pero teniendo en cuenta el esquema indicado para cada principio activo, dado que en algunos casos la discontinuación abrupta puede asociarse con ciertos síntomas de retirada. Uso durante el embarazo y la lactancia: Embarazo: Pruebas en animales no han demostrado efectos embriotóxicos selectivos o teratogénicos. Recientes estudios epidemiológicos respecto de los efectos en el embarazo luego de la exposición materna a antidepresivos durante el primer trimestre, han reportado un incremento en el riesgo de malformaciones congénitas, particularmente cardiovasculares (por ejemplo: Defectos ventriculares y del atrio septal) asociadas con el uso de paroxetina. Los datos sugieren que el riesgo de tener un niño con un defecto cardiovascular luego de la exposición materna a la paroxetina es aproximadamente 1/50, comparado con la tasa esperada para dichos defectos de aproximadamente 1/100 niños en la población en general. El médico deberá considerar la opción de tratamientos alternativos en mujeres embarazadas o en aquellas que planifiquen estarlo, y deberá prescribir Aropax® sólo si el beneficio potencial es superior al posible riesgo. Ha habido reportes de nacimientos prematuros en mujeres embarazadas expuestas a la paroxetina o a otros ISRSs, aunque no se ha establecido una relación causal con la terapia con la droga. Los neonatos deben ser observados si el uso materno de Aropax® se prolongó en las etapas finales del embarazo, debido a que han habido reportes de complicaciones en neonatos expuestos a Aropax® o a otros ISRSs a fines del tercer trimestre del embarazo. Sin embargo, no se ha confirmado una asociación causal con la terapia con la droga. Entre los hallazgos clínicos reportados se han descripto: Distress respiratorio, cianosis, apnea, convulsiones, temperatura inestable, problemas relacionados con la alimentación, vómitos, hipoglucemia, hipertonía, hipotonía, hiperreflexia, temblor, nerviosismo, irritabilidad, letargo, llanto constante y somnolencia. En algunos casos los síntomas reportados fueron descriptos como síntomas de la discontinuación en los neonatos. En la mayoría de los casos, se reportó que las complicaciones surgieron tanto inmediatamente como al poco tiempo ( < 24 horas) después del parto. Estudios epidemiológicos han mostrado que el uso de ISRSs (incluyendo paroxetina) en el embarazo, particularmente el uso en el embarazo avanzado, se asoció con un incremento en el riesgo de hipertensión pulmonar persistente del recién nacido (HPP). Se reportó un incremento del riesgo, entre niños nacidos de mujeres que usaron ISRSs en estadios avanzados del embarazo, de 4 a 5 veces mayor que el observado en la población general (a razón de 1 a 2 por 1.000 embarazos). Lactancia: Pequeñas cantidades de paroxetina son excretadas en la leche materna. En estudios publicados, las concentraciones séricas en los lactantes amamantados fueron no detectables ( < 2 ng/ml) o muy bajas ( < 4 ng/ml). No se observaron signos de efectos del fármaco en estos lactantes. Sin embargo, Aropax® no debería usarse durante la lactancia a menos que los beneficios previstos para la madre justifiquen los riesgos potenciales para el lactante.
Interacciones
Drogas serotoninérgicas: Igual que con otros ISRSs (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina), la coadministración con drogas serotoninérgicas puede producir varios efectos asociados con la 5-HT (síndrome serotoninérgico). Debe recomendarse precaución y se requiere un monitoreo más estrecho cuando drogas serotoninérgicas (como por ejemplo: L-triptófano, triptanos, tramadol, antidepresivos ISRSs, litio, fentanilo y preparaciones a base de hipericina) se combinan con Aropax®. El uso concomitante de Aropax® e inhibidores de la MAO (incluyendo linezolida, un antibiótico que es un inhibidor reversible no selectivo de la MAO y cloruro de metiltionina (azul de metileno)) está contraindicado. Enzimas metabolizadoras de drogas: Las drogas que inducen o inhiben las enzimas hepáticas metabolizadoras pueden afectar el metabolismo o la farmacocinética de Aropax®. Cuando se debe administrar Aropax® en forma conjunta con un conocido inhibidor de la metabolización de la droga se recomienda utilizar la dosis mínima. No se considera necesario ajustar la dosis inicial cuando se administra junto con inductores conocidos de la enzima metabolizadora de la droga (carbamazepina, rifampicina, fenobarbital, fenitoína). Cualquier ajuste subsiguiente en la dosis debe basarse en el efecto clínico (tolerabilidad y eficacia). Anticonvulsivantes: Carbamazepina, fenitoína, valproato sódico. La administración concomitante no muestra ningún efecto en los perfiles farmacocinéticos y farmacodinámicos en los pacientes epilépticos. Prociclidina: La administración diaria de paroxetina incrementa significativamente los niveles plasmáticos de prociclidina. Si se observan efectos anticolinérgicos, debe reducirse la dosis de prociclidina. Potencia inhibitoria de la paroxetina sobre la enzima CYP2D6: Igual que con otros antidepresivos, incluyendo otros ISRSs, la paroxetina inhibe la enzima CYP2D6 del citocromo hepático P450. La inhibición de la enzima CYP2D6 puede resultar en una elevación de las concentraciones plasmáticas de las drogas coadministradas metabolizadas por esta enzima. Éstas incluyen algunos antidepresivos tricíclicos (por ejemplo: Amitriptilina, nortriptilina, imipramina y desipramina), neurolépticos fenotiazínicos (por ejemplo: Perfenazina y tioridazina, risperidona, algunos antiarrítmicos de Tipo 1c (por ejemplo: Propafenona y flecainida) y metoprolol. Tamoxifeno tiene un importante metabolito activo, endoxifeno, producido por CYP2D6 y contribuye significativamente a la eficacia de tamoxifeno. La inhibición irreversible de CYP2D6 por paroxetina conduce a la reducción en las concentraciones plasmáticas de endoxifeno. CYP3A4: Un estudio de interacción in vivo en el que tuvo lugar la coadministración en condiciones en estado estable de paroxetina y terfenadina, un sustrato de la enzima CYP3A4 del citocromo P450, no reveló efectos de la paroxetina sobre los parámetros farmacocinéticos de la terfenadina. Un estudio semejante de interacción in vivo no reveló efectos de la paroxetina sobre los parámetros farmacocinéticos del alprazolam y viceversa. No se espera que la administración concurrente de paroxetina con terfenadina, alprazolam y otros fármacos que son sustratos de la enzima CYP3A4 represente un peligro. Estudios clínicos han demostrado que la absorción y la farmacocinética de la paroxetina no son afectadas o sólo son afectadas marginalmente (es decir, en un nivel que no justifica el cambio del régimen posológico) por: alimentos; antiácidos; digoxina; propranolol. Alcohol: La paroxetina no aumenta el deterioro de las aptitudes mentales y motoras causadas por el alcohol, sin embargo, no se recomienda el uso concomitante de Aropax® y alcohol. Pimozida: En un estudio con una única dosis baja de pimozida (2 mg) se han demostrado niveles incrementados de la misma cuando se coadministró con paroxetina. Esto se explica por las conocidas propiedades inhibidoras de la paroxetina sobre el CYP2D6. Debido al estrecho índice terapéutico de la pimozida y su conocida habilidad de prolongar el intervalo QT, está contraindicado el uso concomitante de pimozida y Aropax®. Fosamprenavir/ritonavir: La coadministración de fosamprenavir/ritonavir con paroxetina disminuyó significativamente los niveles plasmáticos de paroxetina. Cualquier ajuste de dosis debe ser guiado por el efecto clínico (tolerabilidad y eficacia).
Conservación
Conservar a una temperatura inferior a los 25°C.
Sobredosificación
La información de sobredosis es limitada. Se han registrado intentos de sobredosis en pacientes que ingirieron 2.000 mg solos o en combinación con otras drogas, incluido con alcohol. Los síntomas de sobredosis de Aropax® han indicado que, conjuntamente a aquellos síntomas descriptos en Reacciones Adversas, se han reportado, fiebre, cambios en la presión arterial, contracciones musculares involuntarias, ansiedad y taquicardia. Se han descripto ocasionalmente eventos tales como cambios en el ECG o coma y muy raramente un desenlace fatal pero generalmente cuando se asoció Aropax® con otras drogas psicotrópicas, con o sin alcohol. No se conoce un antídoto específico. El tratamiento debe realizarse con las medidas generales utilizadas para los casos de sobredosis con cualquier antidepresivo. El manejo del paciente debe ser según indicación clínica. Ante la eventualidad de una sobredosificación, concurrir al Hospital más cercano o comunicarse con los Centros de Toxicología del Hospital de Pediatría Ricardo Gutiérrez (011) 4962-6666/2247 o al Hospital A. Posadas (011) 4654-6648/4658-7777. Optativamente a otros Centros de Intoxicaciones. Abuso y Drogadependencia: Los estudios clínicos realizados hasta el momento, no revelan tendencia al abuso.
Presentación
Aropax® 20 mg se presenta en envases conteniendo 10 y 30 comprimidos recubiertos ranurados.
Nota
Es información de prescribir abreviada.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *